Enroque Corto Río Cuarto

Por Gabriel Marclé y Francisco Cuggino

Los pesimistas

Juan Manuel Llamosas

Después de un buen tiempo sin hablar, el dirigente del PJ le escribía al periodista para darle su postura en torno a la buscada proyección política de Juan Manuel Llamosas.

Dirigente: Quería hablarle hace mucho, pero ahora me picó el bichito porque noto que faltan opiniones contrarias. Se pone muy monótono todo…

Periodista: ¡Eh! Qué sorpresa. Me interesaría saber a qué tema se refiere con esto.

D: Es un tema que ustedes vienen tratando, la proyección de Llamosas a la provincia. Prendo la radio y los dirigentes del llamosismo que escuché, todos repiten lo mismo en coro. Noto que hay una especie de optimismo, pero yo creo que es más un intento de profecía autocumplida. Si alguno de ellos se entera que digo esto, me van a salir a matar; pero quiero decirles que no todos estamos tan confiados como ellos. De hecho, somos bastante pesimistas.

P: Apareció usted y la nube negra. Me imagino que Llamosas y su gente no deben quererlo cerca (Risas)

D: No caemos bien los que carecemos de obsecuencia. Pasa que yo siempre recuerdo el histórico reclamo que se hace desde acá, uno que excede lo partidario. Lo hacemos los peronistas y también los radicales. Tiene que ver con el lugar que ocupamos los riocuartenses en los planes de los capitalinos.

P: Desde las PASO que no escuchaba ese argumento. ¿Cree usted que algunas cosas nunca cambian?

D: Históricamente, a la capital alterna le cuesta mucho pelear por un lugar de mayor preponderancia en los planes del PJ provincial. Los pesimistas creemos que el proyecto “Llamosas por la gobernación” es exagerado y que los armados del último tiempo harían pensar que Río Cuarto no tendrá el lugar de importancia que muchos creen. Siempre ganan los de Capital y las PASO del 2021 fueron muestra clara de lo que pasó. Fíjese que Claudia Márquez, la elegida de Llamosas, no pudo retener la banca. Esa sería una pequeña derrota para alguien que ostenta la gobernación. Como dice usted, hay cosas que nunca cambian.

 

Indignados con “el pelado”

El periodista repasaba los temas a tratar del día cuando, de repente, recibe el llamado de un histórico dirigente social.

Dirigente: ¡Prenda la radio! Apúrese que se va a perder el mamarracho que está haciendo “el pelado” Carrizo (por el concejal Pablo Carrizo).

Periodista: ¡Justo estoy escuchando esa nota! ¿Qué lo indigna tanto?

D: ¡Acaba de hacer una confesión imperdonable! Yo no sé si los que lo siguen escucharon esto, pero si yo fuera uno de ellos, ya mismo estoy quemando las banderas.

P: Pero, ¡¿qué dijo, hombre?! Si es tan grave, no puedo creer que me lo perdí.

D: El “pelado” este dice públicamente que en las últimas elecciones legislativas no fue a votar. ¿A usted le parece que un tipo elegido por el voto popular diga semejante cosa?

P: ¡Ah! Creo que ya lo había hecho público. Argumenta que no se sintió identificado por ningún proyecto.

D: Pero es indefendible. Lo peor es que este tipo da el ejemplo y después te pido que vayas a poner la firma para que él pueda presentarse a elecciones en un futuro. Se ve que anda necesitando despegarse de los socios políticos que hizo en 2020, esos que en Córdoba firmaron con el schiarettismo. A lo que voy, este tipo es tan políticamente impune que confiesa no haber cumplido con su deber cívico, pero te pide a vos, ciudadano a pie, que lo cumplas para que él pueda llegar a dónde llegó. Una vergüenza.

Oposición insatisfecha

Respecto de los peces muertos que aparecieron a la vera del rio y los resultados arrojados por los análisis de la provincia, el cronista se comunica con un integrante de la gestión municipal para consultarle su opinión acerca de los dichos de la oposición sobre el tema.

Cronista: ¡Buenas tardes! Disculpe que lo moleste, pero quería saber ¿Ha escuchado las declaraciones de la oposición sobre los peces muertos?

Informante: Algo a la pasada, pero no le presté mucha atención. El tema ya está cerrado.

C: Al parecer no, porque hizo que los concejales de la primera minoría se expresaran sobre eso en una conferencia de prensa.

I: Sus famosas conferencias de prensa. Necesitan salir en los medios.

C: Como usted quiera llamarles.

I: Mire, la provincia ya hizo los análisis correspondientes, tanto preliminares y definitivos. En ambas ocasiones el resultado fue el mismo. Se trató de causas naturales. Bajo caudal y altas temperaturas. Fin del tema.

C: Parece que la respuesta no les es muy satisfactoria…

I: Y bueno, eso ya es problema de ellos. Si están cortos de temas y necesitan tomar minutos frente a micrófonos con cualquier cosa es problema de ellos. Es más, fíjese que aparecieron después de varios días. Se nota que comienzan las sesiones en el Concejo y necesitan hacer ruido.

C: Bueno, si están es porque están, si no hablan es porque no hablan… siempre los van a cuestionar ustedes, che.

I: Ya sabe cómo es esto. Pero a veces no se puede negar el oportunismo para aparecer.

C: Está bien, volvamos a la conferencia. No le parece curioso que hayan pedido también que la universidad se involucre en la causa. Concretamente pidieron su “fuerte presencia”.

I: La universidad no suele meterse en estos temas que generan… polémica. Y menos se dejarían usar políticamente. No tenga expectativas con eso.

C: También dijeron que no avanzarían para hacer un estudio propio.

I: ¡Y que lo hagan! Eso sí, espero que hayan guardado los pescados en el freezer (risas).

 

Movimientos en el Concejo

El cronista se encuentra con un informante del Concejo Deliberante, quien se cruza de calle al verlo para saludarlo.

Informante Concejo Deliberante: Buen año estimado, hacía tiempo que no hablábamos.

Cronista: ¡Buenas, buenas! Es cierto, demasiado tiempo. ¿Qué me cuenta?

I: No mucho por ahora, pero ya que pregunta, le digo que no hay que perder de vista al Concejo este año.

C: Nunca hay que sacarle el ojo, ¿por qué debería tener énfasis este año?

I: Porque pueden pasar cosas interesantes. Cosas que uno no se hubiera esperado en otros años.

C: ¿Puede ser más específico?

I: Por supuesto. Ya escuchó los rumores de que Llamosas podría irse a la provincia en algún momento del año.

C: Si, rumores nomás. Y a mi criterio improbable.

I: No se crea que tanto. Pero en caso de que suceda eso sería una notición de por sí. Y ya sabe cómo es la línea sucesoria.

C: Si, el presidente del Concejo tomaría su lugar, en este caso Darío Fuentes

I: Exactamente. Eso ya se sabe. Bueno, la cosa es que le vamos a tener que prestar mucha atención a como se muestra Fuentes desde el Concejo para el caso de que eso suceda. Ya sabe, si perfil más alto o bajo, si más moderado o confrontativo, todo eso. Es una forma de ir construyendo su imagen.

C: Tiene razón. No creo que se quede en el molde. Y ya que estamos, me surge otra duda… ¿quién sería el concejal que ocupe la presidencia del Concejo Deliberante si eso pasara?

I: Buena observación. Ese depende de quién ocupe la vicepresidencia primera del cuerpo. Y eso se resuelve en la votación que el pleno hace todos los años en la sesión preliminar a la apertura de sesiones. Hay que estar atentos. Eso puede decir mucho.