Antonetti, el amuleto de Llamosas (en plena proyección)

A poco más de un mes de haberse sacado de encima la deuda en dólares, las cuentas de Llamosas se oxigenan y le permite ejecutar su plan con más holgura. Este pasivo ya no es la preocupación máxima del municipio y la consideración a Antonetti cotiza en alta. Sin embargo, cuidar la ejecución presupuestaria de varias áreas será clave para mantener la proyección provincial del intendente.

Por Francisco Cuggino

“Hemos cancelado la totalidad de la deuda en dólares”, manifestaba el intendente juan Manuel Llamosas en diciembre del 2021. “Esto significa que vamos a contar con recursos para que el próximo año se pueda duplicar la obra pública en la ciudad y generar muchos más recursos para programas de empleo, género, deportes y cultura”.

La situación implicó que el municipio se despojara de una mochila más que pesada. La toma de deuda en dólares fue una de las decisiones ejecutivas más discutidas de su gestión y frente a la devaluación en los años de gobierno macrista se volvió más susceptible a las críticas de la oposición, quienes aseguraban que la propuesta de un seguro cambiario hubiera sido una medida que los cubriera de cualquier imprevisto.

“No está mal tomar deuda si es para hacer. No es para cubrir gastos corrientes como hicieron otras gestiones, sino para hacer obras” repetía por todos los rincones el oficialismo para defender la decisión financiera.

Pasado el tiempo, el cumplimiento de las cuotas frente a los vencimientos estipulados (y con un reperfilamiento en el medio), permitía que la deuda finalmente quedara saneada a fin del año pasado y, con ella, naciera nueva perspectiva para la gestión municipal.

Sin dudas que los aires dentro de las finanzas de la municipalidad han cambiado a partir de ese entonces. Hasta se podría decir que se han “oxigenado” al punto de que, sin haber finalizado el primer mes del 2022, ya se ha cancelado casi el 50% del servicio de deuda pendiente para este año. Esta, a diferencia de las obligaciones ya extintas, es en pesos, lo cual también genera un relajamiento en cuanto a los imprevistos cambiarios tan habituales por estos días.

 

Secretario en alza

No se dice en público, pero algunas fuentes del palacio municipal aseguran que el secretario de Economía, Pablo Antonetti, es de los funcionarios de mayor consideración del intendente. Y a juzgar por estos logros, el respaldo sería aún mayor. La situación no es menor: si Llamosas quiere dar una buena imagen de su gestión para ofrecerla a nivel provincial, parte de esas expectativas se construyen a partir de la prolijidad que pueda tener Antonetti con los números.

“No es solamente si hace bien su tarea, sino que esto le permita a nuestro intendente ejecutar su plan de gobierno. Ya saben que desea mostrar sus logros municipales para pelear por la gobernación y que Antonetti tenga los numero afilados y en orden es la piedra angular en esta estrategia”, comenta un informante de la gestión y agrega “aunque a partir de eso, se le den demasiadas facultades…”.

Se deja entrever, que, si bien el secretario de Economía no integra la mesa chica del intendente, en la que se toman las decisiones políticas, eso no quita que su injerencia sobre el rumbo de la administración sea fuerte.

Ejecución presupuestaria

Según muestra el Portal de Transparencia, la duda pendiente para el 2022 es 1.028 millones de pesos, de los cuales, ya se mencionó, se canceló casi la mitad. Del mismo portal, se observa curiosamente una ejecución presupuestaria de casi el 90% en lo que va del año. Se trata de la cartera de Deporte y Turismo. La misma supera porcentualmente a lo ejecutado por otras áreas como, por ejemplo, Obras Públicas o Salud. Vale destacar que, dentro del presupuesto, los fondos destinados para el área que conduce Agustín Calleri, es de 345 millones de pesos -la cual la ubica en el noveno lugar de distribución- y que con eso han debido hacerle frente a obras de relevancia.

Aun así, ocupa el primer lugar (en términos porcentuales) de ejecución presupuestaria, secundado por Salud que ya lleva invertidos el 61% de los fondos. El podio lo completa Educación con el 48%.

Consultado por este medio, desde la cartera de Deporte afirman que gran parte de los fondos se han ido en la ejecución de infraestructura de obras. “A demás del puesto saludable que se está haciendo en Centro 11 y las refacciones en el vacunatorio, que son como las obras más ambiciosas en este momento, puedo mencionarte también la renovación de los vestuarios superiores del propio centro 11, la pintura de todo el predio del polideportivo y la reestructuración de todos los piletones. Incluso se compró una bomba nueva para el Piletón 1. Mas algunas obras de pintura e iluminación en el camping. Como te digo, se apuesta fuerte a la infraestructura” comenta un integrante del área.

Muchas de esas obras han sido anunciadas por la Secretaría (alguna incluso recibió críticas por sus formas de contratación, como ser el puesto saludable) y otras hacen a los acondicionamientos rutinarios. “Todo lo que nosotros invertimos en infraestructura, después vuelve en forma de aportes de los usuarios. Es así como nosotros nos sostenemos. Tenemos una infraestructura amplia con alta oferta deportiva y recreativa. Por decirte, en Centro 11 están pasando entre dos mil y dos mil quinientas personas por día. Y son personas que pagan una cuota. Sumale el polideportivo y las canchas de beach vóley”, dice para explicar cómo funcionan las cuentas del área. Y cierra “todos estos años nos hemos preocupado para generar ese movimiento de usuarios y que el mismo se traduzca en más ingresos”.

Habiéndose liberado de una pesada carga, los ojos estarán puestos puertas adentro de la administración. Al parecer, Antonetti deberá también estar atento de que no se descuiden los números de las demás áreas municipales y, así, seguir sosteniendo las pretensiones provinciales del intendente Llamosas.