Con el dólar blue a $221 se busca ampliar el swap con China

El dólar blue volvió a subir mientras se esperan definiciones en la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI). El paralelo alcanzó los $ 221 para la venta y marcó un nuevo máximo histórico. La brecha respecto al tipo de cambio oficial pasó al 110%.

La carrera alcista obedece, principalmente, a la fuerte emisión monetaria de los últimos meses y a la incertidumbre frente a las negociaciones con el FMI, según los analistas. El Banco Central (BCRA) debió vender unos US$50 millones, con lo cual el saldo positivo acumulado en lo que va de enero se reduce a unos US$50 millones.

En ese contexto, el Gobierno pidió a China una ampliación de más de u$s3.000 millones su swap bilateral de divisas en yuanes para fortalecer sus reservas ante grandes vencimientos con el FMI. La intención es que amplíe su canje de 130.000 millones de yuanes (US$ 20.600 millones) en 20.000 millones de yuanes adicionales.

El tema será tratado la semana que viene en Beijing cuando el presidente Alberto Fernández viaje allí para las celebraciones por los Juegos Olímpicos. Expandir el swap, que fue acordado originalmente en 2009, permitiría a Argentina fortalecer sus reservas en medio de negociaciones con el FMI para refinanciar más de u$s45.000 millones de un préstamo récord.

La Argentina debe pagar al FMI más de US$ 4.000 millones en el primer trimestre, incluyendo pagos de capital e interés, y las reservas netas han caído a US$ 1.800 millones, según estimaciones de la consultora Anker Latinoamérica.

El swap, que fue renovado en 2019, representa más de la mitad del stock total de las reservas brutas de Argentina. El canje es un acuerdo entre ambos bancos centrales, por el cual el Banco Popular de China tiene una cuenta en renminbi en el BCRA, y este último tiene una cuenta en pesos radicada en China. Los bancos tienen la opción de girar ese dinero para eventuales necesidades y, si lo utilizan, deben devolverlo con intereses a la contraparte.

Mientras tanto los analistas siguen marcando los problemas que atraviesa la Argentina. El economista Carlos Melconian afirmó que la inflación de este año será más alta que en 2021 pero advirtió que el Gobierno no puede tener la expectativa de “no hacer nada” hasta 2023, por la fragilidad de los indicadores financieros.

“Guarda con pensar que con tres dígitos se puede manejar la inflación”, indicó el ex presidente del Banco Nación y actual titular del Ieral.

En declaraciones a Radio Mitre, sostuvo que el año pasado “no terminó bien en cuanto a la cuestión fiscal; terminó con un rebote económico, pero mercados financieros muy malos. En una economía normal, esto contagia a la economía real, así que es muy probable que haya que hacer un ajuste, con o sin el FMI”.

“Esta es, otra vez, una segunda parte de 4 años más para durar y llegar antes que pensar en dejar un legado positivo para el próximo presidente”, advirtió. “Uno puede hacer una diferencia con o sin FMI, porque sin Fondo se va a mover mucho la economía, pero es difícil pensar en alguien que pueda limpiar la situación. Es temprano en pensar en un Remes Lenicov”, expresó.

 “Cuando digo que la inflación ayuda al Gobierno, es con una inflación alta y estable, si pasa del 52 al 65 por ciento lo sigue ayudando; ahora: guarda con creer que con tres dígitos dominás el problema de la inflación. En los 80 tener 3 dígitos era una papita, pero ahora es peligrosísimo”.

“Guarda, porque para ir a 3 dígitos, la inflación mensual tiene que ir a 2 dígitos. En abril del 2002, hubo 14% de inflación y temblaron los planetas”, recordó, con relación al comienzo del gobierno de Eduardo Duhalde.

Proyectó que lo que hay es inflación “alta y estable, lo que tenés ahora, más 15 puntos más, más o menos”. A la vez sostuvo que hay que imaginarse cómo se le facilitaría a esta administración “si le faltaran seis meses y si hubiera candidatos con nombre apellido”.

Recordó que “el segundo semestre del 2015 a Cristina Kirchner se le vio facilitado no solo porque tenía altas reservas, sino porque había un candidato que generaba un corte absoluto como Mauricio Macri que generaba buenas expectativas; todo eso provocaba calma”.

“Y eso siempre juega a favor, pero ahora le faltan 2 años, no tenés reservas, estas obligado a definir lo que querés con o sin el FMI, lo cual es matador en la cabeza del que quiere llegar solamente”, subrayó.