Enroque Corto Río Cuarto

Por Gabriel Marclé y Francisco Cuggino

Lo esperan con ansias

Un informante del palacio municipal se comunica con el cronista para hacerle llegar una novedad sobre el nuevo ministro de la provincia, Paulo Cassinerio.

Cronista: Buenos días señor, ¿tiene algo para mí? Está durísimo enero…

Informante: Me imagino, están todos de vacaciones y la rosca un poco que también. Pero no se preocupe, algo tengo. Le cuento, el flamante ministro Paulo Cassinerio (ministro de Vinculación Comunitaria, Protocolo y Comunicación de la Provincia) estuvo en la localidad de Sampacho. Se ve que ya anda recorriendo el sur provincial con ganas de posicionarse en otros lugares que no sean los suyos.

C: Veo que está debutando al frente de su ministerio.

I: Si, y al parecer busca pisar fuerte. O, al menos, generar impacto. Como primera actividad al frente de su cartera, le llevó al intendente diez millones de pesos y anuncios de un polideportivo. Nada mal, ¿eh?

C: Para nada. Me imagino la felicidad del intendente Suarez. No hace ni un año que asumió y ya le vienen semejantes cheques.

I: Se imagina bien. Y no le voy a mentir, por estos lados lo esperamos con la misma felicidad. Nunca está de más sumar algunos pesitos.

C: ¿Sabe si Cassinerio vendrá a la ciudad?

I: Aun no, pero como le dije, si anda así de generoso, esperamos con ganas su visita. La expectativa de anuncios está. El Gobernador ya trajo el plan de urbanización para barrios de la ciudad, no estaría nada mal que traiga obras complementarias o más fondos para eso.

C: Y ya que habla de Cassinerio, es imposible no preguntarle por su ex compañera de bancada en Diputados.

I: Supongo que se refiere a Márquez.

C: Así es. ¿A quién si no?

I: ¿Que quiere que le diga? No hay mucho para decir.

C: Y… a Cassinerio se lo ubicó rápido en el gabinete provincial y ni más ni menos que en un ministerio. De Márquez aún no hay novedades.

I: Usted ya lo dijo y no hay mucho más que agregar. El chiste se cuenta solo (Risas)

Defendiendo la suba

Por estos días comienzan a observarse las primeras subas en el servicio de agua y cloacas, entre medio de quejas que quedaron del año pasado y los argumentos del Ejecutivo municipal en defensa de lo pautado. Al respecto, el periodista consultaba con el dirigente opositor.

Periodista: ¡Señor! ¿Leyó algo de las subas en el servicio de agua? Sé que siempre está interesado por ese tema.

Dirigente: Nada nuevo para agregar, más que la Municipalidad haciendo malabares para explicar la suba y que no se les venga en contra la gente. Fue un verano de cortes de luz que repercutieron en el servicio de agua, así que no veo a mucha gente contenta con pagar un 50% más de tarifa.

P: Lo corrijo, dicen en el EMOS que el 90% de los usuarios pagan menos del 45%.

D: Claro, pero también leí que tuvieron más aumentos los vecinos que pagaron el anual del año pasado y que ahora les subió porque tenían desactualizados los metros cuadrados. A esos les vino una cuenta abultada. Lo que yo no puedo creer es que se estén hablando de estas subas y en el peronismo hagan como si fuera un vueltito para la gente. ¿No eran ellos los que salían a gritar cuando subían un punto los impuestos?

P: Está bien, se la concedo. Pero también hay mucha gente que debe pagos desde hace años. Mucha morosidad en la ciudad. La recaudación se ve afectada por estas cosas.

D: Pero eso también es problema del oficialismo. Arrancaron la gestión en 2016 diciendo que iban a mejorar los sistemas de cobro, que iban a elaborar nuevas moratorias y que subiría la recaudación. Dígame, ¿sabe cuánto más tributa el EMOS? Evidentemente dejaron atrás esa búsqueda, porque se dieron cuenta que era imposible.

P: Es cierto que hubo muchos cambios en el ente.

D: Y claro, ¿cómo no van a cambiar las fichas? Tenían a uno de los más experimentados dirigentes, Victor Nuñez, y se les fue por algunos líos con los viáticos. A veces se mandaba de las suyas, pero se notaba que tenía experiencia en gestión y dialogo con la oposición. Ahora parece que lo hubieran blindado al ente y no le está dando muchas buenas noticias a Llamosas.

 

 

¿Pugna schiarettista?

El informante le sugería al periodista la existencia de una pugna entre dirigentes del schiarettismo que integran el equipo de Juan Manuel Llamosas.

Informante: No sé si es tan buena la sintonía entre el Ejecutivo y el bloque oficialista del Legislativo. Veremos si ocurre algo el martes que viene, cuando Llamosas visite el Concejo, pero tengo la sensación de que no hay conexión entre algunos dirigentes.

Periodista: A ver, ¿por qué lo dice?

I: Me da la sensación de el schiarettismo y sus múltiples referentes en la ciudad están pensando más en los proyectos personales que en lo que busca el intendente. Sabemos que Llamosas está haciendo su propio juego, pero parece que no necesita de algunos socios para cumplir con sus objetivos. Por el contrario, parece que prefiere prescindir de ellos para no meterse en líos.

P: Pero, ¿qué líos puede tener?

I: El intendente tiene a gente de su gabinete y del Concejo peleando por el protagonismo, pero Llamosas busca ser el protagonista él. Debe ser porque ya no tiene que posicionarse en Río Cuarto. En cambio, otros necesitan estar bajo los reflectores un poco más. Por eso creo que hay chispazos.

P: No sigo cuál sería la prueba de esto que me cuenta.

I: Bueno, entonces mire más de cerca lo que ocurre con la licitación de los colectivos. Hay uno del gabinete que está esperando que aprueben el fruto de su trabajo, pero no sé si sus “socios” schiarettistas en el Concejo tienen la misma urgencia que él. Veremos.

Bruno, enojado

El cronista recibe un mensaje de WhatsApp de un informante. El mismo contenía detalles acerca de una publicación realizada por el intendente de Canals, el delasotista Edgar Bruno.

Informante: Mire esto. Sé que le suelen interesar estos comentarios…

Cronista: A ver, ¿qué es?

I: Se enojó Bruno. Al parecer habría gestionado una puerta para una familia que la necesitaba y tuvo una gran decepción al ver que la estaban ofreciendo por un grupo de compra y venta de Canals.

C: Apa. ¿Cómo es eso?

I: Como le digo, el propio Edgar Bruno compartió en sus redes que una vecina de su localidad estaba vendiendo por internet una puerta que, según él, “le pidieron desesperadamente”.

C: ¡No te la puedo creer! Igual, me imagino que eso debe pasar en todos lados.

I: Quizás, pero la diferencia es que en las ciudades grandes uno no se entera. O al menos es más difícil que uno vea esas actitudes por las redes. Por empezar, usted no tiene agregado como amigos a todo el mundo.

C: Claro, tal vez sea eso.

I: Como sea, supongo que conoce el dicho de ‘hacer el bien sin mirar a quién’. Bueno, me parece que de ahora en más Bruno estará muy pendiente de a quién le hace favores. Y bien que lo hace, porque si quiere seguir escalando en la pirámide del cordobesismo, no tienen que pasarle estas cosas. La ingenuidad no es un bien preciado en la política.