El dólar libre sigue en alza y el FMI insiste en un programa «creíble»

El blue alcanzó los $219,50, el valor nominal más alto. La subdirectora del Fondo dijo que están trabajando estrechamente con el Gobierno con un enfoque “pragmático y flexible” y esperan avanzar a un nuevo acuerdo que permita refinanciar la deuda.

A días de que el Gobierno argentino deba pagar $1068 millones al Fondo Monetario Internacional (FMI), los bonos del último canje siguen en caída libre ante temores de default, mientras el dólar blue quebró su récord y las acciones argentinas siguen operando en terreno negativo. Diferentes factores -emisión de diciembre, inflación alta y tensiones políticas- empujaron al dólar hasta los $219,50, la cotización nominal más alta. Desde el 3 de este mes acumulada un alza de $10. El dólar oficial minorista se vende a $104,61 por lo que la brecha cambiaria ronda 110%.

Los títulos del canje de deuda siguen sin poder cortar su mala racha. Ayer, en el exterior, se hundieron hasta 3,6% (Global 2035) y a nivel local un 1,5% (Bonar 2029). El riesgo país retrocede seis unidades (-0,3%), hasta los 1956 puntos básicos, luego de haber registrado en la rueda previa el valor más alto desde el canje en septiembre 2020.

En ese contexto Gita Gopinath, la número dos del FMI, dijo que están trabajando estrechamente con el Gobierno con un enfoque “pragmático y flexible” y esperan avanzar a un nuevo acuerdo que permita refinanciar la deuda vigente con el organismo por 44.000 millones de dólares, aunque insistió en que la Argentina debe enhebrar un programa “sólido y creíble” para encarrilar la economía “Esperamos lograr más avances en los próximos días”, afirmó.

“Estamos trabajando muy de cerca con las autoridades argentinas para crear un programa que ayude a la gente de la Argentina. Eso requeriría de un programa que sea sólido y creíble y que aborde los desequilibrios que tiene el país”, aseguró al responder una pregunta sobre las negociaciones en la conferencia de prensa en la que presentó la actualización del Panorama Económico Mundial.

Agregó: “Tenemos que mejorar los desequilibrios para ayudar a los argentinos a recuperarse de las dificultades que están viviendo. Estamos trabajando muy de cerca con las autoridades. Entendemos que la situación social y económica es desafiante, por eso estamos adoptando un enfoque flexible y pragmático y esperamos lograr más avances en los próximos días”,

Tanto el FMI como la administración de Estados Unidos vienen insistiendo en el que acuerdo que se logre con la Argentina debe brindar un horizonte perdurable. Uno de los problemas centrales que debe resolver el nuevo programa es la inflación. El FMI recomendó endurecer la política monetaria para atacar el alza del costo de vida.

El Fondo mejoró levemente la perspectiva de crecimiento para este año, luego del fuerte rebote que tuvo la economía en 2021 tras el derrape provocado por la pandemia del coronavirus. Estimó que la Argentina crecerá un 3% este año –medio punto más que en la previsión anterior– y un 2,5% el año próximo, según las cifras actualizadas del Panorama Económico Mundial. Ambos pronósticos están atados a lo que suceda con la negociación, cuyo resultado es crucial para evitar un deterioro mayor de la economía.

También recomendó endurecer la política monetaria para controlar la inflación en los países donde “la inflación tiene una base amplia junto con una fuerte recuperación”, o cuando “la inflación alta corre el riesgo de afianzarse, como en algunas economías de mercados emergentes y en desarrollo y economías avanzadas”, dos descripciones aplicables a la Argentina.

Por su lado, el ministro Martín Guzmán en diálogo con Al Jazeera planteó que el Acuerdo stand-by de 2018 fue «un préstamo que muchos percibieron como un préstamo político» y que «el FMI reconoce que el programa fue un fracaso, que no logró ninguno de sus objetivos, que toda la situación económica y social empeoró».

Al referirse a lo que el país propone para el acuerdo, afirmó que «Argentina está tratando de lograr un acuerdo que no ponga en peligro la muy fuerte recuperación económica que atraviesa el país».

«El programa debe ser consistente y continuar con el crecimiento económico de Argentina. Creación de empleo y reducción de problemas sociales como la pobreza, principalmente la de la población menor de 14 años, que es del 54%», añadió y sostuvo que la razón por la que aún no hay un acuerdo es porque «el FMI ha tardado demasiado en lograr el consenso que necesita para apoyar las necesidades que Argentina tiene hoy».