Una voz multicultural

De acuerdo a la prensa especializada, hay un nuevo nombre en el horizonte de los sonidos urbanos, que empieza a hacerse escuchar con fuerza sin siquiera haber editado todavía un solo álbum: Yendry, una cantante dominicana de 28 años que ha hecho gran parte de su carrera en Italia.

J.C. Maraddón

El abanico de la llamada música urbana, que abarca desde el trap hasta el reguetón, se extiende sobre todo a lo largo de la región del Caribe, con vértices muy precisos en Puerto Rico y en Colombia, desde donde proviene una gran cantidad de los artistas más representativos del género. Según pasan los años, Centroamérica se afianza como el núcleo explosivo de esos sones bailables y ya cuenta con toda una genealogía al respecto: desde allí surgieron los ritmos como el mambo y el calypso que se bailaban a mediados del siglo pasado y allí también tuvieron su origen el reggae y la cumbia.

Estamos acostumbrados a que esa zona del planeta sea la más caliente en cuanto a la producción de piezas danzantes, que se multiplican a través de las plataformas de streaming y que animan los encuentros festivos en cualquier rincón del planeta. Si hasta en Estados Unidos, un mercado siempre muy difícil de conquistar para todo lo que no sea anglosajón, se ha gestado un fenómeno arrollador con los intérpretes latinos, que se vuelven dominantes en ciertas zonas del país donde habita la población hispana, cuyo constante crecimiento está provocando cruces culturales que han trastocado el panorama de la industria discográfica.

Poco a poco, Europa también se ha visto conmovida por esta novedad y ha empezado a hacer su propio aporte a la evolución de un género que, como era de esperar en estos tiempos, se ha globalizado y va perdiendo su identidad geográfica para fijar su sede donde sea que halle terreno fértil. En 2018, el mundo saludó con admiración a la española Rosalía, que desde Barcelona impulsó un acercamiento al flamenco desde el reguetón y el trap, una iniciativa polémica que a la postre la erigió en una estrella pop internacional, con una enorme llegada al público estadounidense.

De acuerdo a lo que señalan los medios especializados, pareciera que hay un nuevo nombre en ese horizonte de los sonidos urbanos, que empieza a hacerse escuchar con fuerza sin siquiera haber editado todavía un solo álbum. Se trata de Yendry, una cantante de 28 años que ha hecho gran parte de su carrera en Italia, donde compitió en el reality show “X Factor” en 2012, para luego integrar como vocalista el grupo Materianera. En 2020, ella se lanzó como solista y publicó los temas “Barrio” y “Nena”, con los que consiguió contratos con sellos multinacionales.

En agosto de 2021, Yendry pegó un salto considerable en la apreciación general al ser invitada por Damian Marley, para cantar junto a él en el tema “You”, cuyo video ya acumula más de dos millones de visualizaciones en YouTube. Esa asociación con uno de los hijos de Bob Marley le procuró a la artista una mayor visibilidad y le dejó la puerta abierta a una futura apuesta hacia metas más ambiciosas. Le llovieron ofertas de otros duetos, hasta que se reunió con el colombiano J Balvin para grabar “Instinto”, su más reciente hit, que suena con insistencia en todas partes desde noviembre del año pasado.

Por supuesto, si bien vive en Turin desde los cuatro años, Yendry nació en Santo Domingo y reivindica siempre sus raíces afroamericanas, que afloran en todas sus canciones. Dispuesta a cantar en español, en inglés y en italiano, la prensa rescata su multiculturalidad como una faceta que la corona como una intérprete típica de esta época, con espíritu nómade aunque consciente de cuánto le debe a su tierra natal. En un verano tan especial como el que estamos atravesando, la voz de Yendry invita al movimiento y enciende la motivación para no caer en la desesperanza.