Cuáles fueron las tendencias laborales del 2021 que se profundizarán

La digitalización, las demandas de las nuevas generaciones, la constante globalización y la crisis mundial sanitaria, económica y social que produjo la pandemia son algunos de los factores por los que el mercado laboral está cambiando de forma acelerada. ManpowerGroup Argentina identificó las principales tendencias que caracterizaron al 2021 en el ámbito laboral y que transformarán el futuro del talento y del trabajo, las cuales se agrupan en cuatro pilares principales: los cambios demográficos, la elección individual, la revolución tecnológica y la sofisticación de los clientes.

La transformación del empleo genera que se esté agravando la escasez de habilidades, influida por los cambios demográficos a raíz de la pandemia. La demanda de competencias técnicas y humanas continuará creciendo, mientras que ciertos perfiles pasarán a ser menos requeridos. Las personas y organizaciones necesitarán más soluciones de re-aprendizaje (reskilling) y deberán implementarlas de forma rápida.

A su vez, se aceleró la brecha de género y la creciente polarización referida al incremento de las tensiones socioeconómicas y la inequidad producto de la pandemia. Este complejo panorama, sumado a la rápida expansión del trabajo remoto y de la implementación de esquemas laborales híbridos, exigirá a las compañías más transparencia y gestión en torno al capital humano, como así también entornos laborales diversos e inclusivos, claves para la recuperación y el desarrollo.

Por otro lado, existe un aumento de la elección individual: la nueva jerarquía de necesidades exige mayor autonomía y elección. La preocupación por la salud, la seguridad en el empleo y la evolución del conocimiento, junto con la flexibilidad para lograr la mejor combinación y el equilibrio de las responsabilidades en el trabajo y en el hogar, serán compartidas tanto por las personas como por las organizaciones. En este sentido, los líderes de Recursos Humanos asumen cada vez más compromiso por el bienestar físico y emocional de los colaboradores.

La revolución tecnológica está acelerando la coevolución humano-máquina. Según World Economic Forum, en 2025, el tiempo empleado en las tareas actuales estará distribuido por igual entre las personas y las máquinas. El nuevo orden global del trabajo presentará un aumento de las herramientas digitales disruptivas, una continua digitalización de la experiencia del cliente y una constante evolución en la formación y el desarrollo de los trabajadores a través de las plataformas de aprendizaje en línea. 

Por último, la sofisticación de los clientes también está marcando tendencia. En una carrera por optimizar la combinación de la fuerza de trabajo y lograr una ventaja competitiva, las organizaciones buscarán soluciones internas, personalizadas y centradas en el consumidor. A su vez, el foco en el análisis de los datos aumentará la demanda de evaluaciones y soluciones basadas en la Inteligencia Artificial, ayudando a las compañías a predecir el rendimiento y a las personas a conocer mejor su potencial.

Todos estos aspectos constituyen los nuevos desafíos que tienen las empresas y sus colaboradores en este escenario, en donde también deberán tener presente aquellas corrientes emergentes, como el aumento del uso de la tecnología aplicada a la salud y la educación y una mayor agilidad, flexibilidad y reconversión de habilidades.

“Nos encontramos frente a un cambio de paradigma en el mercado laboral que requiere que las compañías transformen sus equipos, asegurándose de que tengan las habilidades necesarias para adaptarse a esta nueva normalidad. Teniendo en cuenta que la Inteligencia Artificial cambiará la naturaleza del trabajo, muchas empresas deberán reconvertirse en tecnológicas para poder competir y crear más valor” asegura Luis Guastini, Director General de ManpowerGroup Argentina.