Inversión pública nacional: cada cordobés recibió $7424

Cada cordobés recibió el año pasado $7.474 de la Nación. El consolidado de las 24 jurisdicciones muestra niveles por habitante de $9.239,3, valor influenciado hacia abajo por grandes distritos como la provincia de Buenos Aires que, a pesar de haberse llevado el volumen más alto en pesos, ajustado por población equivale a solo $7.132 por persona; similar situación ocurre con Mendoza ($5.800) y Santa Fe ($6.041).

Los riojanos fueron los ganadores absolutos con $66.866 por persona. En el reparto per cápita, el segundo puesto fue para los formoseños con $21.672. Es decir, entre el primero y el segundo de la tabla hay una brecha del 208%.

En el fondo de la tabla están Tucumán, con solo $4.491 por habitante, la diferencia con lo que recibió cada riojano es de 1.388%. Es la única provincia que no alcanzó los $5000 pesos por habitante el año pasado. Penúltimos están los jujeños, con $5.656.

La inversión pública nacional abarca las transferencias de capital (giros de recursos para obras o compra de maquinaria) y la real directa, que es el gasto que la Nación hace en los territorios. Sobre el primer ítem los controles son laxos. En el caso de La Rioja, cuenta con una asignación presupuestaria en formato de “compensación” por la quita de coparticipación a fines de los ’80.

Los datos se desprenden de un informe de la consultora Politikon Chaco sobre números del Ministerio de Economía de la Nación. El año pasado la inversión pública nacional alcanzó los $423.241 millones, con un aumento real interanual del 90%. Las partidas no solo quedaron encima del 2020, sino también del 2019 y 2018, 42% y 20,8% más altas, respectivamente. Respecto del 2017, estuvieron 22% por debajo.

En la dinámica de ejecución de partidas, se observa el impacto del calendario electoral, el último trimestre del año registró altos niveles de realización. Diciembre con $82.820 millones -siempre se acelera para completar lo no ejecutado-, setiembre ($43.834 millones) y octubre ($48.225 millones) fueron los períodos de más ejecución en el año.

En el reparto de los fondos, 51% se concentró en la inversión real directa y, el resto, en transferencias de capital. La distribución fue heterogénea entre distritos. Por ejemplo, en la Ciudad de Buenos Aires (CABA), el 96% correspondió al primer ítem y se explica por ser la sede del Gobierno federal. En la otra punta queda San Luis, a donde 81% fueron transferencias de capital.

Entre Buenos Aires, CABA, Córdoba y Santa Fe explican el 53,4% del total ejecutado: casi $55 de cada $100 de inversión pública quedaron en esos distritos. Son números que, con mínimas oscilaciones se repiten año a año por el alto peso poblacional de esas jurisdicciones y por concentración de políticas públicas. En CABA la inversión es alta no por asistencia o coordinación con el gobierno local, sino por ser sede de la administración federal.

Buenos Aires, con un total ejecutado por $126.315 millones, se quedó con 29,8% del total en el 2021; CABA concentró 11,8% (por $49.757,3 millones); para Córdoba fue 6,7% ($28.389 millones) y -antes de Santa Fe- aparece La Rioja con 6,3% del total, $26.656 millones. Santa Fe queda con 5,1% del total, $21.527 millones.

Dos provincias patagónicas son las únicas que no alcanzan el punto de participación sobre el total ejecutado de la inversión pública del Estado nacional: Santa Cruz (0,8%) y Tierra del Fuego (0,7%).

Si bien el total de la inversión pública creció 90% real interanual en 2021, hay diez distritos con alzas superiores; 12 que crecieron en menor ritmo, y dos con caídas (Jujuy y San Juan). En Formosa, Chubut, San Luis y Catamarca el incremento real respecto al 2020 superó el 200%.

Si los datos se agrupan por regiones, la Pampeana (incluyendo CABA) se quedó con el 59,2% de la ejecución; en segundo lugar, se ubica el NOA (16,2%); luego el NEA  (11,0%), y cierran la Patagonia (7,9%) y Cuyo (5,7%).