La inflación de diciembre fue de 3,8% y el 2021 cerró en 50,9%

El congelamiento de precios no funcionó como estrategia. La suba del año pasado fue la segunda más alta desde 1991; el récord fue el de 2019. Las tarifas siguen congeladas y el tipo de cambio oficial también registra atraso. En Córdoba los precios subieron 3,6%.

La inflación de diciembre trepó al 3,8% y de esta manera el 2021 cerró con una suba acumulada del 50,9% por ciento, de acuerdo a los números oficiales que acaba de informar el Indec. El índice final quedó muy cerca del 53,8% con que se despidió Mauricio Macri del gobierno en 2019, pero con el agravante de que ahora el rebrote inflacionario se produce con las tarifas de los servicios públicos y el transporte congeladas y un mega cepo que se traduce en un retraso del tipo de cambio oficial.

La inflación de 2021 fue la segunda más alta desde 1991 -el récord fue el de 2019- y fue impulsada básicamente por las subas en los alimentos -que acumularon un incremento en doce meses del 50,3 por ciento.

En diciembre la inflación fue la cuarta más alta del año, detrás de marzo (4,8%), abril (4,1%) y enero (4%); y la más alta del segundo semestre.

«La división de mayor aumento en el mes fue Restaurantes y hoteles (5,9%), impulsada tanto por Restaurantes y comidas fuera del hogar como por los servicios de alojamiento. Bebidas alcohólicas y tabaco (5,4%) fue la segunda división de mayor incremento mensual, debido principalmente a la suba de cigarrillos», detalla el informe del Indec.

El rubro «Alimentos y bebidas no alcohólicas» subió 4,3%, por debajo de «Transporte» (4,9%) y «Prendas de vestir y calzado» (4,8%). Los tres tuvieron subas más altas que el promedio general.

Las consultoras privadas estimaban que el 2021 cerraría con un incremento acumulado en torno al 50%, coronando el segundo año con mayor inflación desde principios de los 90 después del 53,8% registrado en 2019.

Hacia delante, varios analistas observan una aceleración de los precios ante la expectativa de una mayor suba del dólar y la revisión de las tarifas.

El relevamiento de expectativas de mercado elaborado por el Banco Central prevé una suba del IPC del 3,7% en enero y febrero, y 4% en marzo y abril, para descender en mayo al 3,6% y en junio al 3,5%.

En 2020, el Índice de Precios al Consumidor ( IPC) registró un alza de 36,1% pese a la caída que sufrió la actividad económica por la irrupción de la pandemia de coronavirus.

En ese periodo, la inflación interanual estuvo 17 puntos abajo de la del 2019, dado que con buena parte de la actividad paralizada se hundió la demanda y con ella las chances de aumentar los precios.

También contribuyó que la cuarentena le puso un corset a las paritarias, con los sindicatos más pendientes en mantener los puestos de trabajo que en recuperar poder adquisitivo.

Sobre esto actuó el Gobierno estirando el congelamiento de tarifas y extendiendo los programas de Precios cuidados y Precios máximos, lo que le quitó presión al índice.

El economista Nadín Argañaraz señala que, si se considera la distribución por rango, se aprecia que en 2 años la inflación fue mayor a 50%, en 2 años estuvo entre 40% y 50%, y en 3 años entre 30% y 40%.

“La inflación es un síntoma crónico del funcionamiento económico de nuestro país. El desafío de bajarla de manera sostenida sigue estando plenamente vigente, como ocurre desde hace muchos años”, agrega y enfatiza que una inflación promedio anual del 18% durante 30 años es algo realmente preocupante para el desarrollo económico y social. Con esta inflación de 2021, el arrastre estadístico para el año 2022 (inflación promedio) es de 18,7%. “Es decir, que la inflación seguirá en altos niveles durante este año, continuando las distorsiones que genera una inflación alta, principalmente para los sectores sociales de menores ingresos”, sintetiza.

Este 2022 arrancó con la inflación alta: en alimentos se detectaron subas superiores a 1% en la primera semana. Los datos fueron recopilados por la consultora LCG. Según el relevamiento, alimentos y bebidas registraron un alza de 1,2%. Frutas y comidas para llevar fueron las que dieron por encima del promedio: 3,4% y 2,3% respectivamente. “Vemos una inercia que podría dejar un incremento de 10% en los primeros tres meses”, dice Guido Lorenzo, economista jefe de LCG.

El secretario de Comercio, Roberto Feletti, esta semana anunció los nuevos Precios Cuidados  para administrar las subas en los costos; el objetivo es un 6% en enero-marzo, aún cuando la inflación esperada en ese período sería más alta.