Extraordinarias agitan la política en bloques no alineados

Se descuenta que en horas sale el llamado a sesiones extraordinarias en el Congreso para el 20 de enero. Los schiarettistas apoyaron el Consenso Fiscal se refrendará en el Parlamento. Dudas por Consejo de la Magistratura, donde Graciela Camaño marca la línea.

Por Bettina Marengo

El gobierno de Alberto Fernández llamaría a sesiones extraordinarias del Congreso a partir del 20 de enero, con la intención de que se sancione un paquete de iniciativas claves para el 2022, aunque el escenario de paridad en ambas cámaras y la tensión que atraviesa la oposición de Juntos por el Cambio abre un signo de interrogante sobre el resultado parlamentario.

No hay convocatoria oficial todavía, pero sería inminente el decreto. Además de los temas “propios”, el Ejecutivo tiene que cumplir con el fallo de la Corte Suprema de Justicia que declaró inconstitucional la actual conformación del Consejo de la Magistratura de 13 miembros, y ordenó sancionar una nueva normativa.

De momento, se sabe que el temario incluiría el Consenso Fiscal 2022, la ley de Hidrocarburos, la ley Agroindustrial y el Compre Argentino, además de los cambios en el organismo que designa a los jueces federales. La Rosada también podría avanzar con el plan Plurianual que Alberto Fernández anunció el 14 de noviembre, día de las elecciones legislativas.

Con la paridad legislativa que dejó la derrota oficialista, el Frente de Todos va a necesitar acuerdos con las fuerzas provinciales y los espacios “intermedios” tanto en Diputados como en Senadores, aunque el principal problema de números lo tiene en la cámara baja. El bloque que preside Máximo Kirchner tiene 118 miembros, y el quórum se forma con 129 diputados. Ahí entrarán a tallar el interbloque Provincias Unidas, con cinco diputados de Rio Negro, Neuquén y Misiones, aliado del FdT y el interbloque Federal, con ocho miembros, donde están los tres que responden al gobernador Juan Schiaretti.

Hasta ahora, los schiarettistas han votado, como sus pares socialistas y lavagnistas de interbloque, en oposición al oficialismo, tanto en el Presupuesto nacional 2022 como en los cambios en el impuesto a Bienes Personales.

Hay algunas pistas para lo que se viene en extraordinarias. La última semana de diciembre, el Panal acompañó la firma del Consenso Fiscal 2022 en la Casa Rosada y por lo tanto sería esperable que esa ley cuente con el acompañamiento de Carlos Gutiérrez, Natalia de la Sota e Ignacio Garcia Aresca y de Alejandra Vigo en el Senado.

Sin embargo, los acuerdos parecen más trabajosos para la ley de Hidrocarburos, por las diferencias que el gobierno de Córdoba mantiene con la Nación en temas energéticos, que tuvieron un capítulo fuerte con los cambios en Biocombustibles sancionados a mitad del año pasado. Para el Panal, el FdT favorece a los combustibles fósiles por el ADN extractivista del kirchnerismo patagónico.

Los schiarettistas también expresan dudas sobre el contenido del Plan Plurianual, al que reclaman se detenga en el sector rural y agroexportador para incluir la baja gradual de retenciones a cuenta de impuesto a las Ganancias. Esta será la base de un proyecto de ley que el Panal le prometió presentar en Diputados a la Mesa de Enlace de Córdoba. En cualquier caso, la ley Agroindustrial va a ser otro punto de rispidez, porque Cordoba quiere ser consultada como provincia agroexportadora.

 

Consejo, el tema más conflictivo

Pero el tema más conflictivo de los que se debatirá en extraordinarias será el Consejo de la Magistratura, donde urge una ley tras el fallo de la corte conocido en diciembre. Actualmente, el organismo prohijado en el artículo 114 de la Constitución Nacional tiene 13 miembros. La Carta Magna no da números ni porcentajes.  Dice que el Consejo de la Magistratura está regulado por “una ley especial sancionada por la mayoría absoluta de la totalidad de los miembros de cada Cámara” y tendrá a su cargo la selección de los magistrados y la administración del Poder Judicial. En cuanto a su conformación, señala: “El Consejo será integrado periódicamente de modo que se procure el equilibrio entre la representación de los órganos políticos resultantes de la elección popular, de los jueces de todas las instancias y de los abogados de la matrícula federal. Será integrado, asimismo, por otras personas del ámbito académico y científico, en el número y la forma que indique la ley”

La Corte consideró que hay desproporción en la representación de los miembros elegidos por voto popular en detrimento de los jueces, abogados y académicos, luego de la reforma que impulsó Cristina Kirchner, siendo senadora, en 2006. También marcó inequidad de género. En un fallo que se conoció en diciembre, puso plazos: 120 días para sancionar una nueva ley o se deberá volver a los 20 miembros.

Ayer, el diputado radical Mario Negri presentó un proyecto propio de reforma. No es el único. En Senado hay uno del FdTy también el PRO presentó el propio. El oficialismo impulsa pasar de 13 a 17 miembros y designar un magistrado o magistrada, dos abogados o abogadas y una o un académico. Negri impulsa que se vuelva a los veinte integrantes del cuerpo. Se evita “el predominio de los estamentos políticos sobre los no políticos”, sostuvo en su cuenta de Twitter, donde lo hizo público.

Todo lo que tenga que ver con las relaciones entre el oficialismo nacional y la Justicia va a ser urticante para el schiarettismo, que no apoyó ninguna de las iniciativas del FdT en materia judicial, ni la reforma del fuero penal federal ni los cambios en la Procuracion Fiscal. El tema del Consejo lo está llevando Graciela Camaño dentro del Interbloque Federal, consejera del organismo e integrante de la comisión de Justicia de la cámara. Los cordobesistas van a remitir la línea de la diputada, que apunta a la equidad de género y que se va a mantener dentro de lo que pidió la Corte Suprema. El martes, Camaño participó de la reunión del Consejo donde empezaron a definirse la elección de los nuevos miembros mujeres, mientras el Congreso empieza a moverse en torno a la nueva ley.