CGT apoya (con condiciones) flexibilizaciones Covid

Referentes de partidos de izquierda cuestionaron con dureza al líder de la central obrera, José Pihen.

Por Yanina Passero

Las personas que sean contacto estrecho de casos positivos de coronavirus, asintomáticas y que tengan su esquema completo de vacunación con el refuerzo aplicado hace menos de cuatro meses podrán ser exceptuadas del aislamiento, en tanto los no vacunados deberán cumplir estrictamente con el confinamiento, según resolvió el Consejo Federal de Salud (Cofesa) en una reunión celebrada ayer por la mañana.

Al término del encuentro, la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, indicó que las personas con esquema primario completo con menos de cuatro meses y aquellas que tuvieron Covid-19 en los últimos 90 días podrán «tener más flexibilidad en el aislamiento”, en caso de ser contacto estrecho y no tener síntomas de la enfermedad, y se les recomendará la realización de una prueba entre el tercer y quinto día para definir su condición.

«Todo lo que venimos recomendando tiene una mirada sanitaria y lo primero que se evalúa es el efecto de la vacuna y la disminución en el riesgo», subrayó la titular de la cartera sanitaria. Además, recalcó que a partir del consenso alcanzado en la reunión del Cofesa cada provincia decidirá las medidas a aplicar en su distrito de acuerdo con la situación epidemiológica.

De hecho, el Gobierno de Córdoba se adelantó a la disposición y anunció ayer que se modificará el protocolo de aislamiento para contactos estrechos en relación con las tareas laborales que deban realizar, y no deberán confinarse si poseen esquema completo de vacunación. La modalidad regirá desde el próximo lunes 17 de enero.

La medida ya había sido anticipada a varios referentes gremiales de la provincia la semana pasada, apenas comenzó a constatarse el impacto de los contagios en empresas, industrias, también en la prestación de servicios esenciales como la salud o la higiene urbana.

Consultado por este medio, el referente de los empleados públicos de la provincia y jefe de la CGT Regional Córdoba, José Pihen, aprobó la medida dispuesta por los sanitaristas, en conjunto con los miembros del equipo del gobernador Juan Schiaretti. Ahora bien, insistió con la necesidad de que la patronal corra con los gastos por el refuerzo de las medidas de seguridad que se exigen en los colaborades que estuvieron en contacto con personas con Covid-19.

Esta postura, le valió al líder cegetista duras críticas de referentes de partidos de izquierda de la provincia. La excandidata a senadora por el Frente de Izquierda, Laura Vilchez, apuntó contra el gremialista en Twitter: “Las patronales gritan por el ausentismo, los gobiernos acatan las órdenes y la CGT Regional Córdoba (no importa cuándo leas esto) agacha la cabeza y hace silencio”.

En concreto, poco puede hacer Pihen y los sindicalistas nucleados en la CGT en materia de disposiciones sanitarias porque escapan de su orbita de injerencia. Como sea, los cuestionamientos siguieron. Desde el Nuevo Mas, Julia Di Santi, apuntó contra Schiaretti a quien trató de “negacionista de la pandemia”.

Un detalle que los sindicalistas aguardan conocer es la postura de la Unión Industrial de Córdoba, cuyos representantes no participaron de estas mesas de discusión de la semana pasada, aunque se da por descontado que se saludará la medida porque desde el sector fueron los primero en advertir el impacto de la cepa Ómicron en las líneas de producción por empleados con carpeta médica o por haber sido contacto estrecho.

El nuevo protocolo

El Ministerio de Salud de la Provincia informó que el personal de actividades industriales, comerciales y de servicio que cuente con esquema completo de vacunación Covid-19 y haya tenido contacto con un caso confirmado y no presente síntomas, podrá continuar su actividad laboral con un test de antígeno negativo.

El protocolo indica dos test; uno al momento de identificación del contacto y otro al cuarto día del contacto con el caso positivo. Si el test resulta positivo en alguna de estas instancias, la persona debe inmediatamente aislarse siguiendo el protocolo vigente. Mientras que, si el resultado es negativo, podrá continuar su jornada laboral con las siguientes indicaciones:

Deberá monitorear sus síntomas diarios, y comunicar de inmediato algún cambio. Tampoco podrá compartir lugares de descanso ni comidas en la institución por 10 días (desde la fecha de último contacto con el caso positivo). Deberá mantener cuidados estrictos (uso del barbijo N95 durante la jornada laboral y espacios ventilados), completar una declaración jurada de síntomas diariamente al ingreso a la institución y su pase sanitario estará inhabilitado por un período de 10 días.

Es importante mencionar que esta excepción es válida para el desempeño de la actividad laboral y no para actividades sociales, las cuales deben seguir el protocolo vigente de aislamiento por 10 días desde el contacto con el caso confirmado. Por otro lado, cabe aclarar que se considera esquema de vacunación completo, luego de pasado 14 días de la segunda o tercer dosis correspondiente. En cuanto al personal no vacunado deberá realizar aislamiento laboral durante siete días luego de la fecha de último contacto con el caso positivo y 10 días de aislamiento social.