Los “graduados” del año de Llamosas (bochados ¿a marzo?)

En tiempos de balance, el intendente riocuartense parece elegir a los funcionarios y funcionarias que aprobaron los exámenes del año. No habrá acto emotivo ni entrega de diplomas, pero los graduados del primer año del segundo mandato reciben recompensas en presupuesto y protagonismo. Eso sí, también habría desaprobados.

Por Gabriel Marclé

Martín Cantoro, Mercedes Novaira, Pablo Antonetti y Juan Manuel Llamosas.

El 2020 fue un año de exámenes para Juan Manuel Llamosas. A él le toco rendir aquel 29 de noviembre, cuando los riocuartenses (al menos el 42% de los votantes) decidieron aprobar su primer mandato y darle la chance de ser reelecto. El año que está por finalizar también lo tuvo bajo el ojo examinador de sus líderes en Córdoba, a quienes les prometió un “sobresaliente” para fomentar su ascenso en el tablero provincial. Ya más acomodado en su rol y con una perspectiva más clara de lo acontecido, parece haber llegado su turno de puntuar.

Por estos días es Llamosas quien saca el boletín de su gabinete y define a los “graduados” del 2021, el primer año de su segundo ciclo, recompensando a aquellos que ayudaron a que la gestión avance pese a todas las dificultades. Algunos de los premios para el cierre de año ya se fueron mostrando a lo largo del año en forma de “estímulos”. Pero, atención, que también están los “reprobados” que deberán mejorar su performance para seguir teniendo lugar en el equipo.

“Nadie tiene su lugar asegurado. Todos estamos a prueba todos los días”, afirmaba el funcionario por enésima vez en el año, tras ser consultado por el periodista. El paso del año fue bastante claro a la hora de identificar a los que destacaban o flaqueaban en situaciones críticas. Esa es quizá la guía más certera que tiene el intendente para “graduar” a nombres en concreto, aunque sin acto emotivo ni entrega de diplomas.

Graduados

El primer gran premio del cierre de año tiene que ver con la billetera, con funcionarios beneficiados por la confección del presupuesto que regirá la gestión en 2022. Obviamente, uno de ellos será el secretario de Obras Públicas, Martin Cantoro, encargado de manejar la cuenta más abultada del Ejecutivo en un 2022 que estará enfocado en el pavimento y los cortes de cinta. Su año no tuvo mayores inconvenientes y le permitió a Llamosas dar buenas noticias.

Otro de los que contará con un mayor margen económico en comparación con el año que finaliza es el de la Fundación de Deportes Río Cuarto, dirigida por Agustin Calleri (uno de los favoritos del marketing político peronista). Presupuesto duplicado para el novato funcionario, a quien le facilitaron una plataforma de proyección para el 2024.

Claro que nada de lo que pueda planificarse a futuro se hubiera logrado sin el saneamiento de cuentas que le fue encomendado al secretario de Economía, Pablo Antonetti, el lápiz más afilado del Ejecutivo y encargado de, entre otras cosas, haber logrado ajustar lo suficiente para que el municipio pueda librarse de la deuda en dólares que generó la gestión Llamosas en 2017. Otro al que Llamosas premia con nota alta.

Además de la billetera, también se premia con protagonismo y juego. En ese sentido, se destacan nombres como el de la secretaria de Educación, Mercedes Novaira, quien ha sido una de las que más apariciones tuvo a lo largo del año, casi siempre vinculada a hechos positivos para la gestión. Fue a mediados de año la encargada de encabezar el exitoso Identificar Vacunación y sobre el cierre de año estuvo más que presente con cierres de actividades educativas que Llamosas destaca como fundamentales para su gestión. Así, la funcionaria se ha ganado casi un lugar de privilegio en la plantilla.

También aparece el graduado Germán Di Bella, otro de los funcionarios sin experiencia previa y que, pese a provenir de otra corriente política -en el pasado estuvo más cerca de Juntos por el Cambio-, fue uno de los solucionadores del año. Su vínculo estrecho con el sector empresario fue clave para calmar a las fieras en un año que arrancó con los golpes del efecto pandemia. Su imagen les quitó protagonismo a otros funcionarios, como Marcelo Bressan o Guillermo De Rivas.

¿A marzo?

Aunque Llamosas no hable de pedir renuncias ni ponga a sus funcionarios en la cuerda floja, habrá algunos desaprobados que deberán prepararse mejor para rendir en marzo, entendiendo ese periodo como el de una posible renovación para el gabinete llamosista.
¿Quiénes son estos nombres? A priori, el más apuntado en el último tramo del año es el secretario de Salud, Marcelo Ferrario. El médico estuvo cuestionado durante gran parte del 2021, especialmente después de conocerse que el municipio le había pagado el sueldo a un médico falso, el estafador Ignacio Martín. De ahí en más fue todo en picada y el blanco sobre él sigue fijo mientras el año termina con un nuevo brote Covid y algunos pifies en el plan sanitario.

Aunque sea el de más renombre, Ferrario no es el único en esta línea. Salvo los sobresalientes graduados y los intocables de la “mesa chica” (entre ellos el secretario de Gobierno, Camilo Vieyra, y el devenido en “jefe de Gabinete”, Julian Oberti), el resto del plantel municipal sufre el constante periodo de prueba. De aquí a marzo, los desaprobados del 2021 buscarán alternativas para descollar y sobrevivir en el Palacio de Mojica.