La ordenanza de transición cambió en la última sesión del año

En su despedida del 2021, el Concejo Deliberante aprobó 2.000 nuevas chapas de taxis y modificó la ordenanza de transición. También aprobó la licencia de Sandra Trigo, que pasará al Ejecutivo, y negó a la oposición llevar a tratamiento su proyecto para prohibir las apuestas on-line en Córdoba.

Por Felipe Osman

Hay quienes creen que cronicar la actividad legislativa municipal un 30 de diciembre es casi tan estéril o caprichoso como arrojar al mar un mensaje en una botella. Y puede que tengan razón. Pero como contrapartida, también puede decirse que pocas sesiones suelen ser más entretenidas que la última de cada año. Y la de ayer no fue la excepción.
Durante la sesión se aprobó, como se esperaba, un proyecto presentado por el Ejecutivo para adjudicar 2.000 nuevas licencias (chapas) de taxis, ampliando considerablemente la oferta de un medio de transporte alternativo a las líneas de colectivos. Se hizo con los 16 votos del oficialismo, sin acompañamiento de la oposición y frente a las esperables críticas de permisionarios ya habilitados.
En cuanto al paquete económico, que debía aprobarse en segunda lectura, la norma que consiguió sanción definitiva ayer no sufrió grandes variaciones con respecto a la que semanas atrás tuvo media sanción en el Concejo, aunque sí alguna de interés.
Se modificó la ordenanza de transición en su artículo décimo, suprimiendo la limitación que pesaba sobre el Ejecutivo vedando las contrataciones directas a realizarse entre las elecciones que definan al nuevo intendente y su asunción a un máximo de 35 unidades económicas.
Como contrapartida, el oficialismo dio marcha atrás en su intención de anular la obligación de conseguir autorización del Legislativo Municipal para incorporar nuevos agentes a la planta permanente del municipio u otorgar a dicho personal beneficios que impliquen un aumento del gasto durante el período de transición.
En la sesión también se tramitó de súbito un pedido de licencia de la concejal Sandra Trigo, algo que comenzó a alertar a los ediles de los cambios que el Palacio 6 de Julio anunciaría horas más tarde, y que implica cinco modificaciones significativas en el gabinete. Entre ellas, Trigo recalará en la Secretaría de la Mujer, Géneros, Diversidad y Gestión Vecinal, que absorberá parte de las competencias que hasta ahora detentaba la Secretaría de Participación Ciudadana, a cargo de Juan Domingo Viola.
Ya hacia el final de la sesión, la oposición pidió un apartamiento del reglamento para tratar sobre tablas un proyecto que buscaba prohibir el juego online en la ciudad. Tras las alegaciones de representantes de distintos bloques el oficialismo rehusó hacer lugar al pedido.
En rigor, el juego no está permitido en la ciudad, y no pocos entienden que se trata en concreto de una competencia provincial regularlo. Sin embargo, el real interés de la oposición era provocar un desencuentro entre legisladores y concejales de Hacemos por Córdoba, ya que en ese mismo momento se debatía en la Unicameral la regulación de las apuestas online. Un proyecto presentado por el presidente de la bancada de Juntos por el Cambio, Orlando Arduh.
Desde luego, el oficialismo no cayó en la celada y denegó la posibilidad de llevar el proyecto a tratamiento en la sesión mediante el apartamiento del reglamento solicitado por los ediles de los bloques opositores.