Municipio apretó el “botón rojo” para eventos masivos

La escalada de casos de covid-19 (casi 500 en una semana) forzó a Llamosas a tomar decisiones “poco felices” para las fiestas. Desde la secretaría de Salud señalaron que Ómicron sería la variante predominante en la ciudad. Uno de los eventos suspendidos será la tradicional “Maratón de los dos años”. Esta semana avanzarían con dosis de refuerzo para mayores de 60 años.

Por Julieta Fernández

Lucas Stefanini

La agenda sanitaria volvió a ocupar el centro de la escena. El crecimiento exponencial en el número de casos agarró un poco “por sorpresa” al Ejecutivo Municipal. Al menos por la manera abrupta en la que se dio este incremento. Estas observaciones llevan a los miembros de la cartera de Salud local a deducir que la variante Ómicron sería la predominante en Río Cuarto, al igual que en la provincia. “No esperábamos este crecimiento violento de casos”, expresó el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Lucas Stefanini en diálogo con la prensa.

Por ahora, las restricciones más contundentes parecen ser el “último orejón del tarro”. Al menos en Río Cuarto (con un 90% de vacunados con dos dosis), el Municipio evita poner esa posibilidad sobre la mesa. No obstante, al ser consultado por la prensa en relación a este tema, Stefanini no descartó que eso pueda ocurrir en el largo plazo. De todos modos, el infectólogo dio un dato alentador en un contexto en el que la variante Ómicron sería la predominante: si la situación sanitaria se sigue comportando como hasta ahora, aunque un mayor número de casos, el sistema sanitario podría contener la demanda de internaciones debido a que se precisaría un 80% menos de las camas que se necesitaban previo a la vacunación masiva.

El Municipio sigue ponderando el plan de vacunación y apunta a inocular con dosis de refuerzo a los mayores de 60 años que hayan recibido su segunda dosis hace cuatro meses o más. En ediciones anteriores de Alfil, se advirtió cierta ausencia (al menos en la vocería de Salud) del subsecretario Stefanini. El contexto epidemiológico atípico lo trajo de nuevo al centro de la escena municipal para comunicar buena parte de las medidas y acciones que se están tomando desde el área. El funcionario recobró protagonismo en un momento complejo en términos sanitarios. “Claramente es uno de los más necesarios”, admitía un integrante de la gestión al hacer alusión al médico que se sumó al gabinete municipal en diciembre del 2020.

Pensar rápido”

Las medidas que rigen actualmente en la Capital Alterna hasta el 4 de enero comprenden la suspensión de eventos masivos y reducción del aforo. Esto aplica a eventos en lugares cerrados y al aire libre y un aforo máximo de 300 personas para salones de eventos. Los festejos navideños ya habían puesto al intendente en una situación de “pensar rápido” y anunciar la suspensión de eventos masivos a horas del 24 de diciembre. Sin embargo, podría decirse que los gobiernos terminaron de asimilar la situación que a fines de la semana pasada los tomaba “por sorpresa” y los alejaba del fin de año tranquilo y cargado de eventos deportivos y culturales que tenían previsto para arracar el 2022.

Nadie quiere poner las manos en el fuego con algo tan incierto como el covid- 19 pero la oposición local consideró que, a esta altura del partido, los gobiernos deberían contar con herramientas para “adelantarse” (mínimamente) a situaciones adversas como brotes importantes. “En abril presentamos un proyecto de vigilancia epidemiológica para avanzar en la detección de covid en aguas residuales, lo que permitiría adelantarnos 15 días a cualquier pico de contagios. La soberbia le ganó a la ciencia y planificación”, expresó el jefe de la bancada, Gonzalo Parodi en un mensaje crítico en sus redes sociales respecto de los centros de testeos “desbordados” en los últimos días. En su momento, la primera minoría aseguraba que la iniciativa de las aguas residuales permitiría la detección temprana de nuevas variantes en Río Cuarto pero el proyecto no prosperó en el legislativo local.

La suspensión de eventos masivos llega en un momento “poco feliz” (económicamente hablando) al tratarse de las fiestas de fin de año y al tocar al sector de espectáculos públicos y boliches bailables. Por otro lado, la “Maratón de los dos años” (que se desarrolla tradicionalmente en la noche del 31 de diciembre) adhirió a las nuevas disposiciones y será reprogramada hasta nuevo aviso. En el 2020, la maratón se había desarrollado aunque con no más de 30 participantes y tuvo el espíritu de homenajear al personal esencial de la ciudad (entre los que se encontraba el subsecretario Lucas Stefanini).

“Dios se debe estar riendo mucho de nuestros planes”, ironizaba un integrante de la gestión parafraseando el clásico refrán (“Si quieres hacer reir a Dios, cuéntale tus planes”). La agenda cargada de eventos culturales y recreativos para cerrar el año “con broche de oro” quedaría un poco relegada, al menos hasta el 4 de enero de 2022.