El Panal quiere un nuevo Presupuesto (reconducción es ajuste, dicen)

Mientras el ministro de Economía de la Nación, Martin Guzmán, aseguró que el gobierno no presentará en marzo un nuevo Presupuesto para el 2022, luego de la caída en el Congreso del proyecto original, y el presidente de Diputados, Sergio Massa, advirtió con que las provincias tendrán una pérdida millonaria por partidas que no se podrán ejecutar, en el Panal consideran que el oficialismo debería presentar un nuevo texto presupuestario y no reconducir la ley de 2021, algo que el presidente Alberto Fernández ya hizo vía DNU.

“Lo que tiene que hacer el Ejecutivo Nacional, mientras reconducen, es presentar un nuevo Presupuesto, que subsane y corrija lo que hizo caer el anterior”, sostuvo un dirigente de la mesa chica del gobernador Juan Schiaretti, y a la vez reclamó que esa nueva iniciativa tenga el consenso de los gobernadores y los diputados y senadores nacionales.  Si ese escenario no se da (y como se dijo, Guzman no parece dispuesto a reelaborar el texto), el schiarettismo ve un panorama de “puja política” y tensión entre los mandatarios provinciales cuyo legisladores nacionales rechazaron el proyecto, y el Frente de Todos. “Va a haber discriminación a las provincias que no acompañaron con la excusa de que no hay Presupuesto, pero en realidad lo que va a haber es un ajuste”, analizan los schiarettistas con la mira puesta en Massa.

El jefe del Frente Renovador tomó el guante de la respuesta del bloque del PJ cordobés, que lo acusó de antidemocrático y de amedrentar a las Provincias con sus informes de partidas y recaudaciones caídas. Ayer volvió a publicar en Twitter una tabla con lo que dejarán de recibir las provincias como consecuencia de la reconducción obligada del 2021. Y ante las críticas de Córdoba y de otros mandatarios como el alcalde porteño Horacio Rodriguez Larreta escribió: “Tal vez no se entienda o no saben como funciona el presupuesto. No lo hago de gusto, solo cumplo con mi responsabilidad institucional de informar con base en el funcionamiento de la Ley de Coparticipación Federal que se sustenta en la Constitución Nacional”. Al menos al cierre de esta nota, el gobierno de Córdoba no había recibido el informe particular sobre la Provincia. “Es un amague para intentar apretarnos” afirman los cordobesistas, que no quieren saber nada con un Massa como nexo con Guzmán, Alberto Fernández o quien sea. La lectura que ofrece el Panal es que el de Tigre es el verdadero derrotado del viernes pasado, porque tras el discurso confrontativo de Máximo Kirchner, jefe del bloque del Frente de Todos, se le cayó un acuerdo con la oposición para renegociar el presupuesto en comisión. En esa línea, consideran que “el proyecto presupuestario se le cayó internamente al Frente de Todos”, por la puja entre cristinistas y albertistas, antes de ser volteado por la oposición en la Cámara de Diputados. “Lo votaron ellos en contra. Al sector más duro del gobierno no le servía un presupuesto”, interpretan. Como se sabe, los tres diputados de Córdoba Federal votaron en contra de la iniciativa, igual que el resto de la oposición. Ayer no había preocupación en los pasillos del Panal ni por las posibles consecuencias economicas ni por el obvio malestar de la Nación. Un referente del ala económica le dijo  Alfil que el Ejecutivo puede cumplir con o sin presupuesto aprobado, y que la plata para la Caja de Jubilaciones, la transferencia que más le inquieta al gobierno cordobés, era la misma en 2022 que en 2021.

Con Massa en pica, el otro interlocutor que tiene el schiarettismo ante la Casa Rosada también endureció el discurso. Wado de Pedro fustigó duramente a los sectores políticos que no acompañaron el proyecto y, aunque apuntó a Juntos por el Cambio, las críticas llegaron a Hacemos por Córdoba. “El Presupuesto quedó boicoteado y frenado por una actitud irresponsable a la que nos tienen acostumbrados la oposición», dijo a una radio porteña. “En lo discursivo parecieran querer una cosa, pero en los hechos siempre terminan resolviendo en contra del interés de las mayorías», agregó y cerró con una frase dura. “Hace algunos años tocaban la puerta de los cuarteles, hoy se presentan a elecciones”.