Morales quiere a Schiaretti de aliado (mal debut en la UCR)

En sus primeras declaraciones luego de asumir la presidencia del Comité Nacional, Morales elogió al principal actor del peronismo cordobés. Reaparecen los fantasmas de los acuerdos nacionales que perjudican a la UCR provincial.

Por Alejandro Moreno
amoreno@diarioalfil.com.ar

Juan Schiaretti y Gerardo Morales

El jujeño Gerardo Morales debutó con el pie izquierdo en relación con los intereses del radicalismo cordobés al manifestar, en dos entrevistas, que quiere al gobernador peronista Juan Schiaretti como aliado de Juntos por el Cambio. Flaco favor a la UCR que trata de desplazar al PJ del Panal.

En una entrevista concedida al diario La Nación, Morales sostuvo que Juntos por el Cambio debe incorporar a sectores del peronismo, y puntualmente mencionó al gobernador Schiaretti. Luego, para despejar dudas y descartar que sus palabras hayan sido solo fruto de la espontaneidad, dialogó con un periodista del portal La Política On Line, al que le ratificó que busca socios en el peronismo no kirchnerista. Textualmente, dijo: “Schiaretti es uno de ellos”. Luego, agregó: “No quiero hablar demasiado porque el Gringo se puede enojar”. Ésa es su primera preocupación. La segunda, lo que puedan pensar los radicales: “Además, antes tengo que hablar con mi partido”.

Tanto desde el negrismo como del mestrismo evitaron opinar sobre estas controvertidas opiniones del flamante presidente del Comité Nacional, al que apoyaron para llegar a ese cargo. Negri es un histórico aliado de Morales y Mestre logró una secretaría en el nuevo Comité, probablemente la de Coordinación, desde la cual aspira a tener un importante juego en el armado de la futura candidatura presidencial del radicalismo; Morales guarda una gran distancia de Horacio Rodríguez Larreta y ya anticipó que la UCR tendrá su propia apuesta para las PASO del 2023.

Tampoco hubo repercusión en el deloredismo, sector que después de promocionar a Martín Lousteau terminó por arribar a un acuerdo interno que depositó al senador nacional por CABA en una de las vicepresidencias del Comité de calle Alsina (y a Sofía Aguad, en una secretaría). Los deloredistas parecen haber elegido la calma radical frente a la posibilidad de enrostrar excesiva cercanía con el PJ provincial a los que los acusaran de ser funcionales al kirchnerismo por dividir el bloque de diputados nacionales.

Sí reaccionó la Juventud Radical provincial, que preside la mestrista Constanza Córdoba Acosta. En un comunicado difundido por las redes sociales, la JR señaló: “Señor Morales, no se puede mezclar todo. Nosotros no tranzamos con Schiaretti. Hace 23 años que el peronismo cordobés nos hunde en la inseguridad, la falta de educación y salud de calidad. No es por ahí”. “Nuestro límite –siguió- es Hacemos por Córdoba y el peronismo cordobés. Rechazamos estos dichos y solicitamos un mayor conocimiento de las realidades políticas de las provincias”.

A su vez, el presidente del bloque de legisladores provinciales Juntos UCR, Marcelo Cossar, acompañó a los jóvenes radicales expresando: “¡Claro que no!”.

El radicalismo cordobés sufre otra vez la fascinación por Schiaretti de la dirigencia nacional. Mauricio Macri, durante su presidencia, colmó de elogios a Schiaretti y, más que nada, de recursos para satisfacer las carencias del presupuesto provincial. Pareció una compensación que la permanente intervención de Macri en la interna radical haya derivado en la presentación de dos candidatos a gobernador en 2019, lo cual facilitó que Schiaretti sea reelegido por un margen amplísimo. En 2019, Ramón Mestre fue el candidato de la UCR, mientras que Mario Negri lo fue por el PRO, el Frente Cívico y la Coalición Cívica.

Si debía Schiaretti hacer una devolución de favores dividiendo el peronismo para las presidenciales de ese año, no ocurrió. E incluso ahora desde el Panal lloran amarguras acusando a Macri de haberle negado recursos a la Provincia.

Con semejantes antecedentes, sin embargo, Morales inicia su presidencia del Comité Nacional seducido por Schiaretti. Mala noticia para el radicalismo cordobés.