Llaryora colocó Letras, pero redujo deuda a corto plazo

Durante 2021 la emisión total de estos títulos alcanzaron los $2.679 millones, un 9% real menos que en el año 2019. El mestrismo afirma que la gestión municipal tendrá más del 65% del presupuesto comprometido con sus acreedores.

Por Yanina Passero

La colocación de Letras del Tesoro fue un recurso de endeudamiento para el corto el plazo que marcó la gestión de Ramón Mestre y que su sucesor Martín Llaryora continuó utilizando. El radical justificó las últimas salidas al mercado (las que afectarían la gestión del peronista) cargando culpas al gobernador Juan Schiaretti. Hacia el final del segundo mandato, el expresidente de la UCR acusaba a Hacemos por Córdoba de retener los pagos comprometidos para cubrir los gastos en salud y educación que presta el municipio no sólo a vecinos de la ciudad sino a los de varias partes de la provincia.

A pesar de que imputar responsabilidades a los otros es un clásico cuando de pasivos se trata, Llaryora, con motivo de la toma de fondos anunciada el miércoles por la noche, decidió desmarcarse políticamente de esta práctica en común con su inmediato predecesor en el cargo.

“Durante 2021 la emisión total de Letras del Tesoro alcanzó los $2.679 millones, un 9% real menos que en el año 2019. Esta reducción en términos reales del endeudamiento a corto plazo responde a la corrección de los desequilibrios fiscales heredados, reduciéndose gradualmente el déficit financiero y, con ello, la necesidad de financiamiento”, disparan en un comunicado oficial.

En concreto, la Municipalidad anunció la colocación de la letra Serie 43 mediante el Programa de Emisión 2021 de Letras del Tesoro. El Estado municipal tomó fondos por un V/N de $1.029 millones a un plazo de 270 días y pagará un interés determinado por la tasa BADLAR más un margen de 475 puntos básicos adicionales. El vencimiento, por su parte, tendrá lugar en septiembre de 2022.

Si bien se recibieron ofertas por $1.129.029.000, el municipio decidió adjudicar un monto menor al total ofertado con el objeto de no convalidar una tasa que exceda los 475 puntos básicos.

Estas acciones permiten al Palacio 6 de Julio fortalecer sus niveles de liquidez en el corto plazo con un bajo costo de financiamiento. “El programa cuenta con un positivo historial en el mercado de capitales, siendo el reflejo de la confianza depositada en el Plan de Ordenamiento Financiero y Saneamiento de las cuentas fiscales llevado a cabo por la gestión del Intendente Martín Llaryora al frente de la Municipalidad desde diciembre 2019”, destacan desde el área financiera de Llaryora. Y agregan: “El municipio logró así mejorar las condiciones de colocación de estos instrumentos en cada nueva licitación, ampliando plazos, reduciendo costos e incrementando la sobreoferta”.

Ahora bien, para protegerse de las críticas que tienen su epicentro en el Concejo Deliberante de la ciudad recuerdan la nota “ML A-2.ar” asignada por Moody’s en su calificación al Programa de Letras del Tesoro, que da cuenta de su alta calidad crediticia.

Como era de esperarse, las réplicas mestristas siguen circulando y ponen el foco en el endeudamiento municipal no sólo en pesos, sino también en moneda extranjera. Desde el bloque comandado por Alfredo Sapp alertan que el intendente Llaryora pateó más allá del fin de su administración los vencimiento de la deuda en dólares contraída y le recuerdan que con el Presupuesto anterior pidió autorización para endeudarse en moneda extranjera por U$S 160 millones, es decir, U$S 10 millones más que la gestión anterior con un dólar mucho más volátil e inestable.

Los mestristas suman a esa lista la toma de deuda por U$S 30 millones destinados al barrio Villa El Libertador, sin cuestionar esta inversión que acompañaron; no obstante, señalan que el actual Presupuesto que se discute en el recinto, en su artículo 10, prevé la toma de deuda por U$S 60 millones. “No se materializarán en obras concretas ya que financiarán gastos corrientes; además de la peligrosa ventana abierta que estipula el artículo 11: U$S 60 Millones y U$S 150 Millones”, refuerzan la suma en la UCR.

“Sí tomamos el Presupuesto de $ 100.208 millones y lo convertimos en dólares estadounidenses, sobre la base de un dólar oficial de $ 102, arroja la cifra de U$S 982.437 millones, computado proporcionalmente sobre la incidencia de la deuda sobre el mismo, arroja el porcentaje de un 65,14% casi el triple de deuda en su comparación presupuestaria de la gestión anterior”, se defiende el mestrismo.