Intendentes de AF quieren jugar en la interna del PJ

Alcaldes peronistas se reunieron en Leones con Carlos Caserio, Martín Gill y Federico Alesandri, entre otros. Acuerdo para pelear la interna partidaria en los territorios. Tendrán bloque propio en la Mesa Provincia Municipios pero no se llamará Frente de Todos.

Yanina Soria

El sábado al mediodía, en la ciudad de Leones, el intendente Fabián Francioni recibió a un grupo de colegas principalmente del departamento Marcos Juárez y Unión, a los que agasajó con cinco costillares asados por la Agrupación Gaucha de la ciudad.

La reunión convocada para despedir el año terminó siendo un mitin político que contó también con la presencia del ahora ex senador Carlos Caserio y su hija, Mariana; el funcionario nacional Federico Alesandri; la ex legisladora Graciela Brarda; y el actual secretario de Obras Públicas, Martín Gill, entre otros dirigentes del Frente de Todos.

Los alcaldes peronistas que hasta hace poco pertenecían a las filas de Hacemos por Córdoba, se enrolaron políticamente en el proyecto del presidente Alberto Fernández, y en Córdoba detrás de la figura del villamariense. Entre ellos, se encuentran Sandra Dal Bó de Cavanagh; Agustín González, Cruz Alta; Roberto Pacheco de Corral de Bustos; Marcelo Agustin de Alejo Ledesma; Gerardo Mancini de General Baldissera; Marcelo Luque de General Roca.

El día del asado hubo tiempo para discutir la política local y abordar el escenario post legislativas. Entre otros puntos, se habló de la necesidad de seguir profundizando el trabajo territorial en Córdoba de cara al ´23, no sólo ampliando el espacio con más peronistas sino también con desencantados de otras escuderías.

Los hombres y mujeres con responsabilidad de gestión en el interior saben que, por las particularidades políticas que enmarcarán el próximo proceso electoral en la provincia, la territorialidad y -por ende- el papel de los jefes comunales será fundamental para el PJ. Por eso, hay descontento de ese sector con la indefinición del gobernador Juan Schiaretti respecto a la ley que impide la re reelección en los municipios sin carta orgánica.

Este grupo de intendentes que se emancipó del schiarettismo antes de las PASO se muestra proclive a la unidad en Córdoba, pero aclaran que no a cualquier precio. “Si la unidad supone que seamos furgón de cola, entonces no será unidad en serio”, resumen.

Entienden que el escenario de renovación de autoridades partidarias que se avecina, podría servir para reconfigurar el mapa interno del peronismo cordobés dando lugar a una discusión “seria”. Muchos de ellos son autoridades del PJ en sus localidades y pretenden revalidar esos títulos en el marco de la interna prevista para marzo próximo.

El actual presidente del PJ provincial, Oscar González, ya dijo hace unas semanas que la idea es realizar una convocatoria amplia y plural que alcance a todos los sectores del justicialismo cordobés, pero de inmediato marcó la cancha: la conducción quedará para el schiarettismo porque “el peronismo cordobés, somos nosotros”.

Y aunque el oficialismo intentará seguramente una lista única, no mira con malos ojos la posibilidad de abrir las disputas en los departamentos donde sea imposible lograr consenso.

Para ese escenario se preparan los intendentes no schiartettistas, lo quieren. Están dispuestos a batallar territorialmente contra los referentes locales de Hacemos por Córdoba porque entienden que, a diferencia de las elecciones generales, en las partidarias es posible cantar victorias locales sobre el oficialismo.

La reunión del sábado se completó con otras presencias como la de Luis Trotta de Monte Maíz; Daniel López de La Cumbrecita; Natalio Graglia de Villa Nueva; Osvaldo Abramenia de Villa Gutiérrez; Daniel Mondino de Wenceslao Escalante; Enrique Méndez Paz de Cintra; Omar Farías de Bengolea; Fernando Piru Rossi de la localidad El Tío; Elio Sánchez de El Fortín; Néstor Nievas de Arroyo los Patos; Federico Eslava de Vialidad Nacional; y Fernando Coiset.

Bloque

Otro de los temas conversados el sábado fue el del bloque propio de intendentes propios en la Mesa Provincia-Municipios, una intención que en verdad viene desde hace rato.

Según pudo saber Alfil, la decisión de abrirse ya está tomada y se produciría una vez que Gill resuelva su situación particular en Villa María. El actual funcionario nacional quiere quedarse en el ministerio de Gabriel Katopodis, pero para ello debe contar con el apoyo del accastellismo en el Concejo Deliberante local para lograr una nueva licencia en la Intendencia de Villa María. De lo contrario, regresará al Ejecutivo municipal.

Mientras tanto, se tomó una decisión sobre el eventual bloque: no llevará el nombre del Frente de Todos. Los intendentes dicen que el sello limitaría la incorporación de algunos vecinalistas e, incluso, de jefes comunales radicales que estarían dispuestos a saltar el charco.

Sin embargo, subyace otra razón: la de deskirchnerizar el espacio. Lógico. Después del rotundo mensaje que dieron las urnas el pasado 14 de noviembre en Córdoba, los intendentes buscarán peronizar lo más que puedan el Frente. De allí que ratificarán su pertenencia al PJ orgánico participando de la interna, si es que la hay el año próximo.