Schiaretti refuerza alianza anti porteña con el campo

Por Bettina Marengo

Casi el primer brindis de fin de año del gobernador Juan Schiaretti fue con los dirigentes de la Mesa de Enlace de las entidades agropecuarias de Córdoba. El mandatario asistió al festejo que organizaron los ruralistas en un salón de la zona Sur de la ciudad, y desde allí reiteró su pedido de reducción de los derechos de exportación a cuenta de impuesto a las Ganancias, ratificó su alianza con el sector más enfrentado al gobierno nacional, y dejó asentado que en la provincia, Hacemos por Córdoba es el garante de la defensa al campo. Sin nombrar al presidente Alberto Fernandez, ratificó que está parado en la vereda opuesta al Frente de Todos.

La de anteanoche no será la última vez del 2021 que el gobernador se reúna con los ruralistas, porque a mediados de este mes está prevista una audiencia formal de la entidad en el Panal. La cita ya estaba apalabrada cuando salió el brindis. Y hace tres días, Schiaretti compartió un acto oficial con dos referentes del sector, Gabriel de Raedemaeker, de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), y Agustín Pizzichini, de Federación Agraria Argentina (FAA) por la inauguraciòn de la pavimentación de un camino secundario para mover la cosecha en el departamento Río Segundo.

No es casual. Luego del contundente triunfo en las legislativas, desde Juntos por el Cambio salen a pelearle la agenda parlamentaria ruralista y “productivista” al mandatario y a sus representantes en el Congreso, y en el territorio, la representación del voto-campo que los acompañó en las legislativas de noviembre. El miércoles, Luis Juez se reunió con el alcalde porteño Horacio Rodriguez Larreta, y ante ese dirigente nacional prometió que uno de los ejes de su tarea en el Senado “será visibilizar el estado actual de los sectores productivos de mi provincia”. “Nos proponemos discutir en el ámbito legislativo el reclamo de los sectores, ganaderos, agropecuarios e industriales que para nada son contrapuestos a los intereses del puerto. Queremos que en el Senado los sectores que generan producción y trabajo se sientan representados”, dijo. Nótese la deferencia con “el puerto” que el senador electo hizo en un guiño al presidenciable Larreta, dato que no pasó desapercibido para Schiaretti, quien ante la Mesa de Enlace volvió a criticar las preferencias que la Nación tiene para con el AMBA.

Un capítulo de esto se vio ayer en el Concejo Deliberante, donde Hacemos por Córdoba fustigó a la oposición por rechazar el proyecto de Presupuesto 2021 porque, entre otras cuestiones, mantiene el estado de emergencia. “Si a Córdoba llegan los mismos subsidios que a Caba, no sólo levantaremos la emergencia en el transporte, sino que nuestro intendente ya anunció que baja el boleto al transporte. Nos llama la atención el silencio de los concejales de la oposición que no nos ayudan a reclamar esta injusticia ante Nación. Evidentemente privilegian la defensa de su jefe Rodríguez Larreta, antes que la defensa de los cordobeses. Y esto no es una chicana, es un dato objetivo de la realidad. No hay un sólo concejal de la oposición que pelee por los subsidios de Córdoba porque no quieren afectar a su jefe político Rodríguez Larreta”, endilgó un comunicado del oficialismo municipal.

En su breve mensaje ante la Comisión de Enlace de los ruralistas, Schiaretti reiteró que la Nación se llevará de Córdoba, este año, “270 mil millones de pesos en concepto de retenciones al Tesoro Nacional”. “Son un impuesto absurdo que penaliza a la producción cordobesa. Esa plata debe quedar en Córdoba y circular en Córdoba. Es plata de Córdoba ”, manifestó. Y agregó, en línea anti porteña: “Lo que corresponde, en un país que pretende ser federal, es que Edenor, Edesur y Aysa no reciban más subsidios y sean responsabilidad del AMBA”. Fue música para los oídos de la dirigencia rural y para el ministro de Agricultura, Sergio Busso, que lo acompañó al brindis.

Si bien Schiaretti y el fallecido ex gobernador José Manuel de la Sota jugaron desde el inicio de Unión por Córdoba con el sector agropecuario, la alianza se profundizó cuando el peronismo cordobés rompió definitivamente con el peronismo K, en 2008, durante el conflicto por la Resolución 125 de las retenciones móviles y el lock out de los productores. Ahora, un Juez que intentará pelear por la Gobernación en 2023, obliga al mandatario a reforzar la estrategia de protección del sector empresarial en general y rural en particular. En ese sentido, la Provincia se esmeró en mostrar la ley de Promoción Industrial que el gobernador le fue a anunciar a la Unión Industrial en su propia cena por los 60 años de la entidad. El exintendente, que hasta no hace tanto no tenía llegada al círculo rojo de la provincia, ya logró algunos acercamientos con los grupos empresariales.