Llamosas: aniversario de reelección (ratificar rumbo)

El intendente recordó la última contienda municipal que le dió la reelección a un peronista por primera vez desde el retorno democrático. La gestión ratificó el rumbo tras un año “muy complejo”. La oposición recordó que, en los festejos de Llamosas en aquel 29 de noviembre, hubo presencia de integrantes del gobierno nacional “del que ahora se muestran distantes”.

Por Julieta Fernández

Juan Manuel Llamosas

Esta semana se cumplió un año de la última elección municipal. Una contienda que había sido suspendida dos veces por la pandemia del covid-19 y que derivó en la prórroga del mandato del jefe municipal, funcionarios del gabinete y concejales y tribunos de cuentas. El intendente Juan Manuel Llamosas recordó este aniversario en su cuenta de Twitter con un mensaje que hacía hincapié en aquel momento de “incertidumbre y dificultad”. El “Imperio” fue escenario de la primera elección de gran envergadura en tiempos de pandemia (y una suerte de prueba piloto para las elecciones legislativas de este año).

El 29 de noviembre del 2020, el intendente se vio rodeado de dirigentes provinciales y nacionales. Además de referentes de Hacemos por Córdoba (Carlos Gutiérrez, Claudia Márquez y el propio vicegobernador, Manuel Calvo), funcionarios del gabinete nacional se “colaron” en la fiesta y tuvieron un lugar especial en el escenario montado en la Asociación Atlética Estudiantes. Eduardo “Wado” de Pedro y Santiago Cafiero se subieron al triunfo del peronismo unido en la ciudad y el propio Alberto Fernández participó en forma virtual de aquella fiesta del PJ para darle su “bendición” al reelecto Llamosas (con quien se reunió pocos días después en Casa Rosada). La foto de la victoria de Llamosas resultaba beneficiosa para el gobierno nacional que intentaba “proyectar” un buen resultado para las legislativas de este año.

Pero el triunfo del peronismo unido en Río Cuarto quedó lejos de ser una muestra representativa que se pudiera trasladar a la última contienda nacional. Corrió “mucha agua bajo el puente” desde ese entonces y el propio llamosismo se mostró cada vez más distante de Alberto Fernández. Una razón habría sido la marcada diferenciación por parte del gobierno provincial (y que se vio acrecentada en la campaña electoral post PASO). Llamosas siguió demostrando su fidelidad al Panal y no emitió discursos a contramano de lo que planteó Schiaretti. Por el contrario, en el acto de cierre de campaña del PJ en la ciudad, el intendente no titubeó a la hora de tirar sus dardos a Juntos por el Cambio y al Frente de Todos. “Nos vinieron a decir o explicar cómo teníamos que resolver lo que ellos no resolvieron cuando fueron gobierno o que no resuelven siendo gobierno”, exclamó el mandatario.

Sin embargo, desde el propio gabinete, aseguran que el intendente sabe “diferenciar campaña de gestión” y afirmaron que el gobierno de Río Cuarto seguirá articulando con quien sea en tanto las obras lleguen a la ciudad.

Año complejo”

Los oficialismos en general describen de este modo a los períodos de tiempo atravesados por la pandemia (aún vigente). El 2021, a pesar de haber traído la vacuna contra el covid-19, no dejó de ser un año crítico en materia sanitaria y económica para los distintos niveles del Estado. No obstante, el 2021 de Llamosas y el primer tramo de su segunda gestión inició con un dolor de cabeza bastante grande.

Aunque hace tiempo que el Municipio evita hacer mención del hecho, el dilema del médico trucho en las filas del COE (y al frente del Centro de Operaciones Tácticas del Centro de Salud) fue un cimbronazo para la gestión municipal y que además tuvo lugar un mes después de que el intendente asumiera por segunda vez. Las denuncias de Juntos por Río Cuarto mantuvieron el tema en agenda durante varias semanas e incluso suscitaron pedidos de renuncia del secretario de Salud, Marcelo Ferrario. “Aunque la Justicia diga que no hay responsabilidades penales del Municipio en esto, algunos funcionarios podrían tener el gesto de hacer un paso al costado”, reclamaban desde la bancada opositora. Esto finalmente no ocurrió (y tampoco se deslizó como posibilidad dentro de la gestión municipal).

No obstante, sus propios adversarios reconocen que Llamosas supo hacer “borrón y cuenta nueva” luego de verse salpicado por el escándalo del médico falso. La buena logística en el desarrollo del plan de vacunación (con la mayor parte de la ciudadanía vacunada con ambas dosis) es algo que a Llamosas le sirvió para sacar lustre, al igual que el anuncio e inauguración de varias obras en conjunto con Provincia y Nación. “El año electoral le vino bien al Municipio. Se vio beneficiado con la billetera del Panal y la Rosada”, opinaban desde la oposición.

¿Habrá movimientos?

Por ahora, el entorno cercano del intendente niega que se prevean movimientos en el gabinete municipal. Hace unas semanas, algunos integrantes de la gestión especulaban con esa posibilidad al advertir que no todos los funcionarios pasaban la “prueba de fuego” que implican los informes anuales de gestión ante las punzantes preguntas de los ediles opositores.

La última salida del gabinete de Llamosas fue la de Eugenio Funes (ex directivo del Ente de Prevención Ciudadana) el pasado 1 de noviembre. Según informó Así son las cosas, Funes estaba en conflicto con el albertismo local “por haber utilizado su representación partidaria para ejercer tráfico de influencias y pedir una recompensa a cambio”. Desde su espacio político reprocharon su accionar y pidieron que tenga el “gesto” de dar un paso al costado.. Por el momento, se desconoce si alguien ocupará el espacio “vacante” en el directorio del ex Edecom.