FdT tiene poco interés en el diálogo con el Panal que pidió Juez

Bettina Marengo

La jugada del gobernador Juan Schiaretti de condicionar el diálogo político con la oposición a que los veintiún legisladores nacionales definan una fecha común para un encuentro con la máxima autoridad provincial, apuntó a diluir el peso político de Luis Juez y de Rodrigo de Loredo, los ganadores de las elecciones del 14N.

Pero además, puso la pelota en la cancha de la oposición provincial como si fuera un todo, cuando en el Frente de Todos adelantaron que no tienen ninguna posición en común con Juntos por el Cambio. “No tenemos puntos en común, nosotros defendemos un gobierno (nacional) y una gestión, que hasta ahora solo es bastardeada por esas fuerzas”, sostuvo un referente frentetodista que habló con Alfil, poniendo en el mismo lugar a Hacemos por Córdoba y al macrismo. Sin embargo, la fuente admitió que, si Juez o De Loredo cursan una invitación para asistir a una audiencia con Schiaretti,  el espacio “analizará” cuál será su posición.  Lo cierto es que hay poco interés en hacer “seguidismo” de algo que nació en las oficinas de Juez y tuvo replique desde el despacho del ministro de Gobierno Facundo Torres.

En su pedido de reuniòn al Panal, Juez y De Loredo, como senador y diputado nacional electos, reclamaron al gobernador “articular una agenda común y analizar puntos de vista sobre políticas públicas concretas que necesita Córdoba”, propuesta que según el FdT se traduce en posiciones enfrentadas el gobierno de Alberto Fernàndez  en términos de retenciones, ley de biocombsutibles, subsidios, etc, como se vio durante la campaña electoral.

Con todo, hasta ayer los diputados del FdT no habían recibido ningun convite de parte de los amarillos, que tampoco confirmaron si les sigue interesando reunirse con Schiaretti si la foto ya no es “VIP” sino grupal.

En el Frente, es un tema político central a resolver cómo será la relación de ahora en más con el Panal y quien fungirá de vocero del gobierno nacional ante el gobernador. La fuerza K/albertista tiene matices a nivel local que se perciben en relación a HpC: hay dialoguistas y rupturistas, están los que apuestan a un peronismo unido y los que ya lanzaron lista propia en 2023. Esa será la tensión a resolver en el espacio K de ahora en adelante, pero más allá de eso está la política que se dé la Casa Rosada y la coalición oficialista sobre la complicada Córdoba y a qué sectores les den más alas.

El lugar que asuma Carlos Caserio (rupturista) cuando deje el Senado, el 10 de diciembre, y cómo se resuelva la situación del diputado nacional electo e intendente de Villa Marìa en uso de licencia, Martin Gill (mas cercano al PJ schiarettista), quien quiere continuar como secretario de Obras Pùblicas de la Nación, va a dar pistas.

A nivel parlamentario, la representación del FdT cordobés a partir del mes puede ser igual a la de ahora: Gabriela Estévez, Eduardo Fernández y quien asuma en el lugar de Gill, posiblemente Pablo Carro, que finaliza el mandato que ganó en 2017.  Hasta ahora, aunque hubo algunas reuniones atomizadas, no se gestò el gran encuentro del FdT cordobés pos elecciones que podría despejar dudas sobre los vínculos futuros con el oficialismo provincial.