Aeropuerto Córdoba: podría reducir 65% de las distancias entre conexiones del país

Si se toman las estaciones aéreas vinculadas al hub, la baja en distancias recorridas es 12% al evitar conectar por la zona metropolitana. Los datos son del Instituto de Economía de la Universidad Siglo 21. El tema fue centro de reclamos del Gobierno provincial y de empresarios cordobeses.

Los reclamos del Gobierno de Córdoba y sectores empresarios por Hub Aéreo Córdoba (HAC) fueron muchas durante el cierre del tráfico aéreo; aun hoy las conexiones están muy por debajo de la pre pandemia. Un ejercicio muestra que, para cada par de aeropuertos vinculados al HAC, la distancia a recorrer para conectarlos entre sí triangulando con Córdoba en lugar de hacerlo con uno de Buenos Aires, reduce distancias en el 53% de las combinaciones posibles y esa baja es del 12%.

Los datos se desprenden del informe que presentó en su debut en sociedad el Instituto de Economía de la Universidad Siglo 21, a cargo del economista Gastón Utrera. Cuando el análisis se extiende al total de las combinaciones de aeropuertos del interior (630 combinaciones posibles), los resultados muestran una reducción de distancias del 65%  y una caída del 16% de las distancias.

Los datos están vinculados con el potencial de reducción de distancias a través de la utilización del HAC. El reporte señala que el análisis de lo efectivamente ocurrido durante las últimas dos décadas muestra un todavía bajo aprovechamiento del potencial de reducción de distancias en la conectividad del interior a través del HAC y un marcado crecimiento del impacto efectivo del HAC en la conectividad del interior del país, que se multiplicó por ocho entre 2008 y 2019, pasando del 0,8% al 6,4% de las combinaciones entre aeropuertos del interior.

El impacto del HAC sobre la conectividad del interior del país prácticamente se perdió durante los primeros meses de la pandemia. A septiembre pasado, continuaba por debajo del 30% de lo que llegó a ser a fines de 2019.

Hay que recordar que el sistema aerocomercial de Argentina puede segmentarse en dos hubs aéreos metropolitanos, en Aeroparque y Ezeiza (durante 2016 y 2019 hubo un tercero metropolitano, El Palomar), y uno en el interior, el de Córdoba. Entre 2008 y 2019, ese nodo multiplicó por 3,6 su cantidad de pasajeros pero, considerando vuelos fuera del AMBA, el alza es de 53,6, muy por encima de cualquier otro segmento del sistema.

La paralización casi total del transporte aéreo como consecuencia de las medidas  sanitarias establecidas en el contexto de la pandemia de Covid-19, y las demoras en restablecer el funcionamiento normal del Aeropuerto Córdoba en un contexto de normalización de otras actividades e, incluso, de otras estaciones aéreas, permiten inferir cierta “subestimación de la importancia, para el interior del país, de contar con un denso entramado de conectividad aérea, potenciado por un hub aéreo regional”, señala el trabajo.

En el repaso de la historia del HAC se indica que en 2001 quedaban ocho conexiones del Aeropuerto Córdoba con aeropuertos fuera del AMBA, como residual del desarrollo del HAC durante la segunda mitad de los ’90; en 2008 se alcanzó al mínimo de dos conexiones, para luego comenzar una recuperación, con altibajos, hasta 2015, cuando fueron de nuevo ocho y crecer desde 2016, con 11 ese año y 14 a partir de 2017.

Si se toma como referencia el 162,1% de crecimiento del total de pasajeros en vuelos no vinculados al HAC, el 5,264.3% de incremento en los pasajeros vinculados a ese hub en conexiones con aeropuertos del interior implica una cantidad adicional de 946,099 pasajeros anuales que podrían vincularse al desarrollo del HAC.

El sistema de aeropuertos  vinculados al HAC sumaron unos 7,5 millones de pasajeros anuales en su punto máximo de desarrollo (2019), de los cuales casi un millón pueden considerarse asignables a la existencia de ese hub, y se estimó su impacto económico, que alcanzó, en el mismo punto de referencia, los US$ 6,357 millones, equivalentes a un 5,1% del PBG de las provincias involucradas, un 13% del cual podría asignarse directamente a la existencia del HAC.

Ese 5,1% del PBG se distribuye con impactos de 13% del PBG en Río Negro, 12% en Misiones, 11% en Tierra del Fuego, 7.5% en Salta, 5% en Tucumán, 4.5% en Mendoza, 4.4% en Jujuy, 4.3% en Chubut, 3.8% en Santa Cruz, 3.6% en Neuquén, 3.4% en Córdoba y 2.1% en Chaco, generando 160 mil empleos directos e indirectos.

“Esto refleja el impacto positivo de tener alta conectividad aérea y, simétricamente, el  impacto negativo de no tenerla, como ocurrió con el cierre de aeropuertos durante  2020. Un 13.6% de todos estos efectos puede asignarse al efecto del HAC”, añade el reparto.