De exclusiones, olvidos y fragmentos

Un tropiezo con la censura, una búsqueda en fragmentos de memoria, canciones de tres décadas y la recuperación de vidas rotas.

Por Gabriel Abalos
[email protected]

Putas, bálsamos, símbolos

Evita sagrada y profana, la disputa por los signos. (Obra de Issam Senouci)

La obra La puta mejor embalsamada, una producción del grupo cordobés Cortocircuito que se basa en la figura de Eva Perón con fines escénicos y que, por sus méritos, fue seleccionada por el Instituto Nacional de Teatro para participar en la 36ª Fiesta Provincial del Teatro en la provincia de Tucumán, fue censurada el martes, y no pudo verse en el marco de esa celebración. Concejalas tucumanas repudiaron la obra escrita por David Metral y dirigida por Julieta Daga, básicamente por considerar que su título, “demuestra el desprecio, por parte de los organizadores y de los autores de la obra, sobre los valores culturales, históricos, feministas e ideológicos del movimiento peronista”. Es el problema de leer solo el título y no interesarse por la obra. El resultado: mujeres peronistas contra mujeres teatristas, de ambos lados intentando reivindicar la figura de Evita. Unas con fines partidarios, las otras con propósitos artísticos.
De parte de la producción de la obra, mediante su propio comunicado, se expresó que “con el título parafraseamos a la derecha antiperonista, haciendo una burla de la infamia. En nuestra obra ‘La Puta Mejor Embalsamada’, Eva es aclamada, valorada y amada; las palabras son usadas para potenciar la injusticia cometida, pero como todo arte hay que verlo y vivirlo.” El grupo repudia el repudio y manifiesta que “no aceptamos tamaño acto de censura en estos tiempos y, reponiéndonos ante estos hechos, celebraremos a Evita con ‘La Puta Mejor Embalsamada’ en todas las funciones que nos quedan este año”, previo a partir para actuar en Salta. Antes, citaban la nota presentada por el Partido Justicialista de Tucumán, dirigida al presidente del Ente de Cultura de la Provincia, firmada y sellada por afiliados y no afiliados, repudiando el término ‘Puta’ del título de la obra, el que, afirman, “ofende a las buenas costumbres de algunos sectores de la sociedad tucumana”.
El caso sugiere cierta analogía con una persona devota que se arrodillase a rezar en un museo, al pie de un cuadro religioso. Símbolos son símbolos y también existen las categorías, los contextos y los usos que los definen.
Lo ocurrido en Tucumán evidencia desajustes en la lucha por la apropiación de los símbolos, en medio de la batalla emprendida en torno a las inequidades y exclusiones de género, movimiento genuinamente contracultural, quizás el más trascendente al que tendremos ocasión de asistir en nuestro tiempo. Se pueden incluso entender pacientemente los temblores del prejuicio, pero de ningún modo admitir que las cartucheras de la censura estén tan prontas para desenfundar e incluso disparar “fuego amigo” contra quienes reivindican, en definitiva, exactamente lo mismo: a Evita, sagrada y profana, aun presente en la lucha.
A veces la ironía puede no ser entendida en determinado horizonte. Por otra parte, la censura nunca es el camino.

La memoria sitiada
El Cineclub Municipal trae las novedades de esta semana con el estreno del documental Adiós a la memoria, de Nicolás Prividera, a las 15.30 y a las 20.30. Un intenso y significativo viaje del realizador a la infancia, para recordar a su padre, amante del cine, un ídolo progresivamente cercado por el mal de Alzheimer. El padre filmó en Super 8 el entorno familiar y sus inmediaciones. El realizador -así como había abordado la desaparición de su madre en M- intenta establecer un diálogo con la “otra mitad” de su pasado fragmentado. Las imágenes y la narración ponen en contrapunto las miradas entre aquella cámara doméstica y esta, desde el presente.
Y a las 18 comienza el ciclo Kurosawa, Lado B, con un filme diario del maestro japonés en 35 mm hasta el próximo miércoles, en colaboración con The Japan Foundation y el Centro Cultural e Informativo de la Embajada de Japón. El título de hoy es El duelo silencioso (1949), sobre un médico que adquiere la sífilis en un hospital de campaña y se niega a tener hijos con su mujer, temiendo las consecuencias.

Hay más canciones sinfónicas
En el teatro de Ciudad de las Artes (Av. Ricchieri esquina Concepción Arenal, Sur) habrá una nueva muestra de canciones de música popular con Orquesta, esa variante alentadora de conciertos que ha asomado en Córdoba. A treinta años del lanzamiento de El amor después del amor, de Fito Páez, este Sinfónico de Cámara reúne a las voces solistas de Mari Polé y de Lucas Heredia para recorrer los catorce temas del que se considera el disco más vendido de la historia del rock argentino. Estarán envueltas por la Orquesta Emergente, dirigida por Hernán Morales, un sexteto de cuerdas, con bajo y beat. La Orquesta adapta su formación al repertorio, invitando a instrumentistas, cantantes y compositores de la escena urbana cordobesa.
Las voces de Mari Polé y de Lucas Heredia (al mismo tiempo compositores) son dos niveles altos en la música popular local. A las 21.30. Entradas $ 1100 disponibles en Autoentrada. Link: https://ventas.autoentrada.com/events/despues-del-amor-orquesta-emergente

Reaparecer historias
En el Centro Cultural Córdoba (Av. Poeta Lugones 401) hay proyección libre y gratuita del documental De esto no se habla, sobre las víctimas de la dictadura en Marcos Juárez, dirigido por Rocío Patek y Matías Racca. El relato se arma en base a testimonios, archivos fotográficos y audiovisuales, animaciones y pequeñas ficciones que recrean parte de esa historia dolorosa en la ciudad del sudeste cordobés. Producción: Rocío Patek, Matías Racca y Foco Producciones. A las 20. Por orden de llegada, hay 160 localidades disponibles.