Enroque Corto Río Cuarto

Por Roger Fabre y Julieta Fernández

¿La campaña que no para?

Mauricio Dova, presidente del Tribunal de Cuentas

Un informante oficialista se cruzó con la cronista en la jornada del feriado y le comentó sobre la presencia de un dirigente en la última edición de la Feria del Libro.

Informante oficialista: Aproveché de ir a la feria del libro estos días y vi que Dova también anduvo por allí.

Periodista: Bueno, el intendente inauguró la feria y fueron varios funcionarios y dirigentes.

I O: Pero esto no fue en el marco de ese acto. Mauricio Dova (tribuno de cuentas de HpC) anduvo por allí y conversó con escritores y se sacó fotos. Nada nuevo para tratarse de él pero me acordé de la última foto de la Feria del Libro antes de la pandemia. Año 2019, ¿la recuerda?

P: ¿La primera foto con Llamosas después de mucho tiempo?

I O: Exacto. La Feria del Libro fue el escenario de la foto de la que todos hablaron al día siguiente. Con un Dova que se había alejado de la gestión tras varias faltas pero que, con esa imagen, anunciaba tácitamente que volvería a la gestión Llamosas. Claro que fue lejos de alguna secretaría de la mesa chica pero finalmente ocurrió. Y mire lo que son las cosas: en ese momento, Dova ya usaba el hashtag #VamosCaminando.

P: ¿Está insinuando que el dirigente está en campaña hace más de dos años?

I O: Lo dejo a su criterio pero el tribuno no se tomó descanso de eso. Pasó el 14 de noviembre y creo que compartió más su propio hashtag que el de #Ellas. ¿Se tomará unos días en el verano o es, efectivamente, una campaña que no para?

 

UCR: ¿Alguien toma la posta?

En el radicalismo del sur de Córdoba costaría mucho encontrar nuevos liderazgos que tengan la posibilidad de conducir los destinos del partido, sin generar tantos chispazos internos. Quienes tienen la posibilidad real de conducir, muchas veces caen en la trampa de querer hacerlo para crecer personalmente. El periodista dialogó con un histórico dirigente departamental del partido.

Periodista: ¿Cómo le va? Disculpe que lo moleste. Seguramente está descansando luego del triunfo en las elecciones legislativas.

Dirigente: ¿Cómo está? ¡Tanto tiempo! Es un gusto poder conversar. Mire, fue un triunfo contundente pero, en lo personal, me hubiera gustado poder hacer campaña por un candidato a senador del palo. ¿Quién iba a pensar que con el paso del tiempo estaríamos haciendo campaña por tantos peronistas y con tanta normalidad?

P: Me causa gracia. ¿Pero sabe qué? Tiene razón. Quizás unos años antes este tipo de campañas eran impensadas. De todas maneras, para su tranquilidad, las coaliciones políticas han cambiado y hoy se hace muy difícil separar los unos de los otros.

D: ¡Si! Pero el corazón y la militancia siempre tira.

P: ¿Qué cree usted que el partido necesita para ocupar esos espacios? Por lo menos en el sur de la provincia.

D: Lo básico: tener presidentes departamentales que estén a la altura de las circunstancias.

P: ¡Epa! ¿A qué se refiere? Cuénteme más…

D: Hace años que quienes conducen institucionalmente los destinos del partido están más preocupados por aparecer en actos o medios y no por tomar decisiones coherentes con la altura que se debe tener en una responsabilidad de esas características.De continuar en este camino, difícilmente militemos candidaturas de Juntos por el Cambio que vengan de la UCR.

P: ¿Cuál es el camino correcto para torcer el rumbo de esto que me comenta?

D: ¡Lo más difícil! Juntar a los que pensamos más o menos parecido.

P: ¡Qué desafío! Bueno lo dejo tranquilo. Veo que tiene mucho en que trabajar. ¡Pensé que todavía estaba saboreando el triunfo! (risas)

 

 

Charla de supermercado

Un funcionario municipal tuvo la amabilidad de conversar con el periodista el domingo por la tarde.

Periodista: ¿Cómo le va? ¡Tanto tiempo! ¿Qué novedades tiene? Lo veo haciendo las compras.

Funcionario: ¡Muy bien! Y ¿usted? Todo muy tranquilo en la ciudad, no hay ánimo ni intenciones de entrar en grandes discusiones. Dejemos que finalice el año y brindemos por un buen 2022.

P: Lo veo demasiado tranquilo, estimado. ¿No cree que quedan muchas cosas por hacer y resolver?

F: ¡Sí! Estoy de acuerdo con usted. Quedan cosas pendientes pero es mejor comenzar de cero el año entrante y no hacer esfuerzos de más en una época en donde nadie quiere escuchar de política. La gente está concentrada en terminar el año de la mejor manera posible.

P: ¡Estoy de acuerdo con usted! Pero me preocupan algunas cuestiones. Veo mucho movimiento de noche en la ciudad pero pocos controles.

F: ¿Se refiere a los boliches?

P: No necesariamente. Aunque es un tema que siempre produce dolores de cabeza a los gobiernos.

F: Si. En eso estoy coincido con usted. Es difícil controlar la noche, estar en todos lados y procurar que no pasen grandes eventualidades.

P: ¿El rol del gobierno no debería ser prevenir esas posibles eventualidades?

F: Usted sabe que la ciudad está muy grande, que los problemas “de día” muchas veces exceden las capacidades de los gobiernos municipales. ¡Imagínese los problemas nocturnos!

P: ¡Espere! Para eso siempre es bueno acudir a quienes tengan experiencia en el tema. Yo en el gabinete conozco a varios.

F: Puede que tenga razón (risas) Pero le digo: por lo pronto roguemos que todo siga tranquilo

P: No le quito más tiempo. Seguramente tiene mucho que hacer.

F: Estamos terminando el año. Gracias por entender.