Con una licencia, Carasso deja Intendencia para ir a Diputados

De General Cabrera al Congreso; la “séptima banca” de Juntos por el Cambio por el ascenso de Juez al Senado

Por Alejandro Moreno

Marcos Carasso es el séptimo cordobés de Juntos por el Cambio que ingresará a la Cámara de Diputados, luego de la elección del domingo pasado, en la que la alianza opositora alcanzó una gran victoria sobre Hacemos por Córdoba y el Frente de Todos. Anunció que tomará licencia y no renunciará a la Intendencia de General Cabrera.

La situación de Carasso es muy particular porque accede a una banca en la Cámara de Diputados porque Luis Juez renunciará a la suya para sentarse en una silla del Senado de la Nación. Incluso antes de las PASO, apenas conocerse las listas de candidatos de Juntos por el Cambio para esa instancia electoral, su situación ya era afortunada, porque si el que ganaba las primarias era Mario Negri para él resultaba exactamente lo mismo.
Carasso –que este año fue elegido, además, presidente del Comité Central de la UCR- acaba de anunciar a los vecinos de General Cabrera que se apartará de la Intendencia con un pedido de licencia. No renunciará, sino que optará por el mismo camino que los peronistas Martín Gill en Villa María e Ignacio García Aresca en San Francisco. Aunque fundamentalmente entre los casos de Gill y de Carasso hay diferencias de fondo por el contenido de las respectivas cartas orgánicas, se verá si de algún socio de Juntos por el Cambio surge un “reproche ético” al nuevo diputado; incluso, puede esperarse una reacción kirchnerista.

El radical presentó en un acto a quién será su reemplazante, Guillermo Cavigliasso, presidente del Concejo Deliberante. La licencia de Carasso comenzará a regir una vez que Juez renuncie a la Cámara de Diputados, y si eso ocurriera antes del 10 de diciembre, por orden de la Carta Orgánica de General Cabrera, de haber dimitido Carasso correspondería convocar a elecciones porque no se habría cumplido la mitad del mandato iniciado en 2019.

Esa es una explicación práctica de por qué Carasso pide licencia y no renuncia. Pero, además, en los pueblos puede caer indigesto en los vecinos que el intendente abandone sus funciones, por lo que Carasso asegura que mediante la licencia seguirá de cerca los asuntos de General Cabrera.

En el PRO han especulado que el radical podría ser diputado nacional solo un año para renunciar y regresar a la Intendencia de General Cabrera, lo que le daría al macrista Gonzalo Torres la posibilidad de completar un año en la Cámara baja nacional. Carasso negó que vaya a incumplir con el bienio que le espera por delante en Buenos Aires.
Carasso es negrista y al incorporarse a la Cámara de Diputados respaldará la continuidad de Mario Negri como presidente del bloque de la Unión Cívica Radical y del interbloque de Juntos por el Cambio, posiciones que después de la caída del entrerriano en las PASO ya están bajo fuego interno. La Unión Cívica Radical de Córdoba tendrá, por los próximos dos años, seis diputados nacionales; dos deloredistas (el propio Rodrigo de Loredo y Gabriela Brouwer de Koning), dos mestristas (Soledad Carrizo y Hugo Romero) y dos negristas (el propio Mario Negri y Marcos Carasso).

Carasso prometió a los vecinos que “de ustedes llevaré su voz, voy a pelear por las economías regionales, vamos a ir a plantear las retenciones que tiene el maní, vamos a pelear por la educación y por la salud”.

También recordó que en General Cabrera “fui ocho años concejal, ocho años secretario de gobierno, seis intendente… lo he dado todo y lo voy a seguir dando, lo voy a seguir peleando”.

El radical aseguró que “hoy todo funciona en Cabrera, todo se resuelve. La verdad es que siempre hemos tratado que la ciudadanía encuentre en nosotros un liderazgo, y que se sientan respaldados”.