Enroque Corto en Río Cuarto

Por Gabriel Marclé y Julieta Fernández

 

Tensión entre JpRC y Calleri

Carlos Ordóñez y Agustín Calleri

El informante se dirigía al periodista para relatarle lo ocurrido el domingo de elecciones en una institución educativa del centro de la ciudad, situación que protagonizaron dos fiscales partidarios de peso: Carlos Ordoñez (de Juntos por el Cambio) y Agustín Calleri (de Hacemos por Córdoba).

Informante: Ya sé que pasaron las elecciones, pero me quedaron cosas en el tintero que quizá podían interesarle.

Periodista: ¡Suelte las elecciones!¡Déjelas ir! (Risas). Es broma. Sabe que siempre sirven sus historias.

I: Bueno, le cuento algo que pasó en el colegio Industrial. Estuve por ahí y me encontré con una situación bastante tensa entre un fiscal de JpC y otro de HpC.

P: ¿Conocidos?

I: Bastante. Eran el concejal Carlos Ordoñez y el secretario Agustín Calleri, enfrentados en la pelea de las urnas, pero también en la política local. Resulta que el ex tenista se mostraba bastante hostil cuando andaba cerca de los muchachos de Juntos por Río Cuarto; en especial por Ordoñez, con quien mantiene una reyerta.

P: ¿Por qué tema?

I: No sé si recuerda lo que pasó una semana antes de las elecciones cuando el secretario Calleri tenía que brindar su informe de gestión en el Concejo Deliberante. Ese habría sido el desencadenante de la situación tensa.

P: ¡Recuerdo! Calleri se ausentó y el bloque opositor salió con los tapones de punta. Lo iban a abordar por la construcción del bar saludable en el Centro 11. ¿No?

I: Bueno, era un poco más compleja la cosa. No se olvide el tema de que hicieron la obra sin licitación. ¡En fin! Sigo con la tensión en el Industrial. El tema con Ordoñez era que el concejal fue el más duro contra Calleri y lo atacó hasta por redes sociales. Así que, cada vez que se pasaban cerca, había miradas extrañas. Como si estuviera por explotar algo.

P: Pero al final no pasó nada, ¿no?

I: ¿Nada? ¿Acaso esto que le cuento es nada? No hubo piñas, si eso pregunta. Pero a Calleri se lo observaba con unos papeles en la mano a los que les prestaba mucha atención. Escribía y tachaba. Pensábamos que era un padrón, pero no.

P: ¿Y qué era?

I: ¡Se estaba preparando para responder en el Concejo! Mucho estudio, se ve. ¡Tanto lío por un quincho en el Centro 11! (Risas).

Juecistas responden

Un integrante del Frente Cívico local se comunicó con la periodista a raíz de un comentario publicado en la edición de ayer.

Integrante FC: Le quería comentar algo que contrarresta lo planteado por algunos socios de Juntos por el Cambio que andan diciendo que andamos pobres de estructura.

Periodista: Lo escucho nomás…

I FC: Le digo que en la fiscalización estuvimos más que presentes. Nos hicimos cargo de trece colegios en la ciudad cuando, en noviembre pasado, teníamos seis. Duplicamos la cantidad de fiscales en los centros de votación de un año al otro y tuvimos más de 100 fiscales en las 380 mesas que hubo en la ciudad. Le digo que hasta tuvimos centro de cómputos propios con información actualizada. Eso también ayudó a que tengamos información a la orden del día.

P: ¿Cuántos colegios tuvieron los otros espacios?

I: 17 el PRO y 19 la UCR. Creo que algunos deben estar celosos por la manera en la que hemos trabajado. Son varios los vecinos y vecinas que se han sumado por ser del mismo sector que Juez. Nosotros mismos hemos acompañado con altura a candidatos de otros partidos de la coalición y ahora le tocó al resto acompañar la candidatura de nuestro dirigente.

P: Lo noto un poco enojado…

I: En realidad estoy sorprendido, no enojado. Creo que desde nuestro espacio no hemos hecho nada para incomodar a nadie y siempre procedemos con respeto y amplitud. Pero bueno, algunos construimos militando y otros quieren crecer denigrando o disminuyendo a quien tienen al lado. Es una lástima…

 

 

Que regulen “el trencito”

En el comienzo de la mañana, el periodista recibía el mensaje de su informante en el Concejo Deliberante local.

Informante: ¿Viene para el Concejo? Apúrese que se va el trencito.

Periodista: No tenía planes de ir, pero ¿de qué trencito me habla?

I: ¡El trencito de la alegría! Lo tenemos apostado frente al Concejo. Llegó en el momento justo.

P: ¿El de los cumpleaños? Mire usted. ¿Por qué lo dice? A lo del “momento justo”, digo.

I: Justo en el mismo momento el bloque de Juntos por Río Cuarto convocó a una conferencia de prensa para tratar el tema movilidad. Dicen que van a quejarse porque se prorrogaría el convenio con la empresa de colectivos SAT, pero para mí deben querer regular el tema del trencito (Risas).

P: Bueno, está gracioso. No juegue con nuestro trabajo (Risas)

I: Es que no sería una locura, mire que el estilo de Rodrigo de Loredo va por estos lugares y ellos pueden estar copiándole algunos trucos. Capaz se ponen graciosos y creativos para criticar a los de enfrente. El riesgo es caer en la payasada. Aunque para eso no falta tanto.

Tirón de orejas

La cronista dialogaba con un informante sobre algunos “tirones de orejas” que recibieron dirigentes frentetodistas de la ciudad y región.

Informante: Me enteré que hubo un par de retos hacia algunos dirigentes del Frente de Todos. Se ve que en Córdoba no les gustó que algunos referentes participaran de los actos o plenarios de las agrupaciones disidentes con la conducción de La Cámpora a nivel provincial. Sobre todo en los últimos días de campaña, cuando los plenarios o reuniones fueron más convocantes que antes de las PASO y parecía que se estaba llegando a una suerte de consenso interesante.

Periodista: Mire usted, ¿estos reproches fueron antes o después del domingo?

I: No sabría decirle pero lo que se percibe es que algunos están buscando distanciarse de algunos dirigentes de Córdoba y creo que post 14N se comenzaron a ver unos mínimos movimientos. Veremos con el correr de los días lo que ocurre. Pero el tema no pasa solo por ahí. Hubo muchos enojos también por la fiscalización.

P: Me comentaron que estuvo difícil poder cubrir todas las escuelas.

I: Fue muy pobre. Hubo críticas a la Mesa de Organizaciones Peronistas por no poder garantizar una sola escuela llena de fiscales. Muchos llegaban a votar y veían que en algunos casos no había fiscales propios ni para la mesa de generales.

P: ¿Y por qué se habrán caído tantos?

I: Lo que siempre se dice: la falta de representatividad con quienes conducen el espacio a nivel provincial desencantó a varios que quizás antes daban una mano con la fiscalización y ahora no.