Precios: Organizaciones K quieren mostrar presencia en los super

Bettina Marengo

La venida a Córdoba del ministro de Desarrollo Social de la Nación, Juan Zabaleta, significó la foto inicial de la creación de un espacio de los movimientos sociales de la provincia que respondan al Frente de Todos, una construcción importante para traccionar votos pero también para fortalecer la capacidad de movilización y de reacción del albertismo-cristinismo en Córdoba.

La última apuesta del gobierno nacional en el combate a la inflación es la Resolución 1050 de la Secretaría de Comercio Interior que congela los precios de 1400 productos por 90 días. En las provincias, el propio secretario Roberto Feletti ha dicho que el cumplimiento y monitoreo de la medida depende de los gobiernos de distrito. Pero ayer el Panal sostuvo que el acuerdo de precios es una “decisión nacional” y avisó que, luego de consultar con el sector empresario sobre la “factibilidad” de la aplicación de la normativa, definiría si se suma o no al monitoreo de los precios. Es altamente probable que el gobierno de Juan Schiaretti no profundice el control.+En ese escenario, al menos una parte de las organizaciones sociales frentetodistas anunciaron ayer que están dispuestas a salir a fiscalizar el acuerdo de los precios para que se respete y se cumpla al menos en la ciudad Capital, donde los índices de pobreza según el último dato Indec, llegó al 46,6% para todo el conglomerado Gran Córdoba.

El Frente Patria Grande, que a nivel nacional se referencia en el titular de la CTEP, Juan Grabois, y en Córdoba tiene como principal dirigenta a Constanza San Pedro, se pronunció a favor de que las organizaciones locales empiecen a organizar la fiscalización y para eso convocó a sus primas, como Barrios de Pie y otras. El Patria Grande se sumó a la campaña del FdT en esta segunda etapa proselitista previa a los comicios de noviembre, luego de que el resultado de las PASO obligara al FdT cordobés a kirchnerizar su mensaje electoral.

“El acuerdo de precios con las grandes corporaciones es acertado para frenar la suba descontrolada de los alimentos, es una medida de urgencia que no resuelve los problema estructurales, pero que va aliviar el bolsillo de las grandes mayorías”, señalaron los del sector de Grabois para expresar un su fuerte apoyo a la medida.

En esa línea, y pese a que hay temor a que el gobiernonacional dé marcha atrás con la decisión, el espacio cree necesario “mostrar presencia” en algunos supermercados como el ex WalMart (hoy Changomas), propiedad de Francisco De Narvaez, criticada por Feletti por el bajo nivel de cumplimiento de la Resolución.

Si no hay estructura ni espalda para monitorear, algo bastante posible porque quien tiene poder de policía es la Secretaria de Comercio de la Provincia o de los gobiernos locales, lo más posible es que se avance con algo simbólico. “Nacionalmente no tenemos ninguna directiva pero en Córdoba estamos viendo de hacer algo aunque sea simbólico” manifestaron desde Barrios de Pie. Hoy podría haber alguna definición de parte de las organizaciones.

En cualquier caso, salvo que finalmente la Provincia avance en ese sentido, la fiscalización de los precios en Córdoba parece reducida a la voluntad de sectores del  Frente de Todos o algunos intendentes peronistas que expresaron la voluntad de hacerlo en sus localidades, como Fabián Francioni  de Leones o Natalio Graglia de Villa Nueva, este último también candidato a diputado nacional del FdT.

Como se informó ayer en este espacio, el gobierno de Juan Schiaretti tomó máxima distancia del congelamiento de precios, un poco porque no cree en la medida, otro poco porque sus aliados locales empresariales no la avalan y, principalmente, porque Hacemos por Córdoba está en plan de diferenciación del Frente de Todos, en el marco  de una campaña electoral donde acusó al gobierno de “chocar el país”.