Manzur reúne a intendentes cordobeses del FdT

Será la semana que viene en el Centro Cultural Kirchner. Los candidatos Carlos Caserio y Martín Gill esperan movilizar unos 100 alcaldes.

En momentos de máxima tensión política entre el gobierno de Alberto Fernández y el mandatario cordobés Juan Schiaretti por los cruces sobre los subsidios nacionales a los servicios, los dos primeros candidatos de la lista local del Frente de Todos, Carlos Caserio y Martín Gill, fueron recibidos ayer por el jefe de Gabinete, Juan Manzur.

Con una agenda bien local, allí se repasaron cuáles son los programas de infraestructura que Nación está ejecutando en la provincia y los que generan empleo para cordobeses y cordobesas.

Por supuesto que hubo tiempo para ahondar en detalles sobre la campaña electoral que el oficialismo nacional desarrolla en Córdoba y lo que queda hasta el 14 de noviembre. El gran desafío asumido es levantar ese casi 11 por ciento obtenido en las PASO que no dejó conforme a nadie adentro del Frente.

En ese contexto, Caserio y Gill le comunicaron a los intendentes y jefes comunales que integran hoy el espacio, que serán convocados para la semana que viene a una reunión con el propio Manzur y el resto del gabinete nacional.

El encuentro está previsto para el próximo miércoles por la mañana en el Centro Cultural Kirchner donde se espera un contundente mensaje político nacional para los dirigentes del interior con responsabilidad de gestión que, en esta elección particularmente, jugaron un papel muy relevante.

Como se sabe, la división del peronismo cordobés también se evidenció territorialmente donde hubo fuertes corrimientos de alcaldes que dejaron Hacemos por Córdoba para apoyar la lista de Caserio y Gill.

De hecho, esa territorialidad construida es la que Gill destaca como una variable positiva en las PASO del 12 de septiembre. El secretario de Obras Públicas de la Nación destaca que su lista ganó en 66 localidades de Córdoba y salió segunda en otras 44; claro, se trata de comunas más chicas de relativo impacto en la masa electoral total.

En el análisis detallado que hace el villamariense asegura que el Frente de Todos pudo imponerse justamente en aquellos pueblos y ciudades donde se pudo llegar “casa por casa” con las propuestas y ese es el camino a reforzar para noviembre.

Los candidatos estiman movilizar hacia Buenos Aires unos 100 intendentes peronistas que exhibirán como propios en la foto con Manzur. Allí, se buscará coordinar las acciones electorales ya en tiempo de descuento hacia el 14 de noviembre y unificar el mensaje hacia los cordobeses. En el Frente de Todos están convencidos que hay que persuadir al electorado cordobés contándoles con números concretos y demás detalles la cantidad de obras y dinero bajado por la Nación a la provincia que gobierna Schiaretti.

Con esa agenda del “sí al trabajo, sí a las obras, sí a Córdoba”, el peronismo kirchnerista necesita salir a neutralizar el discurso del anti porteñismo con el que salió a jugar a fondo Schiaretti en primera persona.

Mientras el gobernador acusa públicamente a Alberto y Cristina de conducir un gobierno nacional que no respeta el federalismo y sólo trabaja por los “privilegios” de Buenos Aires, los delegados nacionales y locales deben rebatir sólidamente esos argumentos.

Esa estrategia es la que se buscará ordenar en la reunión de la semana que viene en el CCK. Hacemos por Córdoba dejó en claro que jugará fuerte en lo que queda de la campaña y que Schiaretti está dispuesto a subir el tenor político de sus discursos, todo lo que haga falta.