Cruces por tratamiento de residuos (JpRC habla de “fraude”)

El Ejecutivo confirmó que en los próximos días se comenzará a ejecutar la planta de separación de residuos establecida en el contrato con COTRECO. La primera minoría reflotó el viejo planteo sobre los plazos de ejecución de la obra y aseguran que habrían vencido. “La pandemia no es excusa porque el contrato es del 2017 y no hay un ladrillo”, opinaron. HpC considera que es “otra maniobra electoral”.

Por Julieta Fernández

Gonzalo Parodi, Marcos Curletto y Marcelo Bressán

El secretario de Servicios Públicos, Marcelo Bressán, confirmó a LV 16 que en los próximos días se iniciará la ejecución de la planta de separación de residuos en origen que contempla el pliego del contrato entre la empresa y el Municipio. Aunque el funcionario resaltó que el aporte mensual que se hacía para la obra se dejó de pagar cuando inició la pandemia, el bloque opositor cuestionó el pago previo que realizó el Ejecutivo y aseguraron que el monto pagado llegaría a los 15 millones de pesos.

En cuestión de minutos, Juntos por Río Cuarto salió con los tapones de punta a reavivar un planteo que había sido realizado durante la primera gestión Llamosas. En aquel entonces, tanto la primera minoría como la tercera fuerza advertían que aún no se había iniciado la ejecución de la obra. “Bressán dijo que la obra se iba a iniciar en estos días como si fuera un gran logro pero el plazo para certificar el 70% de avance de la obra era mayo del 2020 y para terminar la planta era en junio de este año”, expresó el concejal Marcos Curletto en diálogo con Alfil.

Desde el 2017, la empresa cobraría un porcentaje del canon mensual que implicaría un 10% del contrato. Este pago se suspendió desde el inicio de la pandemia, según planteó el secretario Bressán a LV16. Si bien la planta debe ser construida por la empresa, se trataría de patrimonio municipal. A fines del 2019, el entonces subsecretario de Servicios Públicos, Mariano Mancinelli, había planteado que en 2018 se firmó un nuevo convenio y que, desde esa fecha, la empresa tendría un plazo de cuatro años para entregar la obra. La oposición también había cuestionado que se pagara “una fuerte suma en materia de pago de intereses” a partir de pagos fuera de término de parte del Municipio.

En el 2019 se llevó adelante una audiencia pública para abordar la construcción de la planta. En su momento, el partido Respeto aseguró que el aviso de proyecto omitía la información técnica sobre los impactos socio-ambientales y económicos derivados de la actividad de la planta y que esto “impediría determinar la viabilidad, sus efectos y medidas de mitigación”. Allí se planteó que el contrato firmado entre el Municipio y la empresa en julio del 2017 establecía un pago mensual destinado a la construcción de la obra “sin haber sido sometida a la evaluación de impacto ambiental”. En esa misma audiencia, el entonces subsecretario de Desarrollo Social, Pablo Bertea, expresó que esta planta “colocaría a la ciudad a la vanguardia en materia de gestión de residuos” y destacó la concreción de la planta experimental de PET, la puesta en marcha de un registro único de recuperadores urbanos y puntos verdes en distintos puntos de la ciudad.

Desde Juntos por Río Cuarto hablaron de “doble fraude: ambiental y económico”. Según lo planteado por el bloque opositor, la dilatación de la ejecución de la obra correspondería a una falta ética en materia económica (por haberse comenzado a pagar cuatro años antes de que se ejecute) y un “fraude ambiental” que no sería coherente con lo establecido por el Código de Higiene Urbana dispuesto en la primera gestión de Llamosas. “Lo presentaron como una política pública central de su gobierno pero no cumplen con los ítems de los plazos. Es un incumplimiento de una política pública con la que el propio intendente se comprometió”, opinaron.

¿Eje nuevo de campaña?

Desde el oficialismo no dudaron en ponerle la etiqueta de “maniobra electoral” a los planteos vertidos por Juntos por Río Cuarto. Hace poco, la agenda estaba abocada a hablar de una falta de políticas de seguridad. Durante varias semanas, la oposición no dejó de hablar del tema e incluso invitaron a referentes de otras provincias (y ex funcionarios nacionales como Patricia Bullrich) para levantar el perfil de su propuesta. En cuanto al planteo de los plazos incumplidos por COTRECO, el Municipio niega esta situación. “Estamos perfectamente dentro de los plazos. Después del parate de la pandemia, la obra se empezó a ejecutar. No tienen información actualizada. Fraude es prometer 2000 casas y entregar 70 mal hechas”, embistieron desde el gabinete municipal. “Todo lo que dijimos lo estamos haciendo y la planta no es la excepción”, se defendieron desde el llamosismo.

Los cuestionamientos en torno a la política ambiental del gobierno de Llamosas reavivaron los cruces por el manejo de la higiene urbana. “Ellos metieron empresas sin licitación. Cuando asumimos, la escombrera estaba cerrada, hicimos una planta de reciclado de plástico, 57 puntos verdes y dos islas para residuos electrónicos, así como el 90% de luminaria con tecnología LED”, enumeraba con enojo un integrante del gabinete tras escuchar las declaraciones mediáticas de los ediles opositores.