Cambios en Bienes Personales se suma al paquete de «alivio» post PASO

Avanza en el Senado un proyecto de ley del cordobés Carlos Caserio -quien busca renovar su banca en noviembre- que apunta a modificar la ley del impuesto a los Bienes Personales para incrementar el mínimo no imponible a $8 millones y que menos argentinos sean incluido en el registro de contribuyentes. “Tal como está es inadecuado, va a traer malhumor a la gente y no es justo», dijo Caserio. La iniciativa tiene el apoyo también de la oposición y está lista para ser tratada en el recinto.

La propuesta es ya es parte del paquete de medidas con el que el Gobierno busca dar vuelta esos resultados de las PASO y se suma a la iniciativa de «alivio fiscal» para mini Pymes, entidades y monotributistas que impulsó el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y que comprende a deudas vencidas hasta agosto pasado, inferiores a los $100.000.

El proyecto pretende eximir del alcance del gravamen a los contribuyentes cuyos bienes, en su conjunto, resulten en un valor igual o inferior a los ocho millones de pesos. Hoy, ese límite está puesto en los dos millones de pesos.

El Iaraf analizó que, con la modificación de 2018, se dispuso un mínimo no imponible de $2.000.000, una escala progresiva en tramos, y la desgravación de la vivienda cuando la base imponible de la misma fuera de hasta $18.000.000.

Respecto a estos valores, la consultora considera un “error” frecuente en las leyes tributarias argentinas que permite incrementar artificialmente la alícuota efectiva por efecto de la inflación, no se dispuso un mecanismo automático de actualización y, por efecto de los incrementos nominales en el valor de los activos, en el ejercicio 2020 más contribuyentes empezaron a quedar alcanzados, y aquellos que ya estaban por sobre el mínimo comenzaron a pagar un monto proporcionalmente mayor.

El Iaraf señala que, evidentemente, el proceso inflacionario del año en curso potenciará los efectos mencionados si no se dispone una actualización de los parámetros de cálculo. En este sentido, la propuesta presentada en el Senado que entre los principales puntos plantea el aumento del mínimo no imponible hasta los $8.000.000, actualiza los valores de las viviendas que quedan fuera del impuesto hasta $50.000.000 y, fundamentalmente, dispone un mecanismo futuro de actualización automático, son un “paso en el sentido correcto”.

Caserio explicó que el tributo tal como está «está afectando a una cantidad enorme de argentinos» y que era «una necesidad que había que abordar» ya que de no actualizarse se va a «gravar a una cantidad de contribuyentes que debería estar totalmente al margen de la tributación».

«Hoy debe haber muchos contribuyentes que ni siquiera se han enterado de su obligación fiscal para cumplir con esta ley y menos deben estar sabiendo los perjuicios que va a tener no cumplirla, las consecuencias del no pago y la no presentación de las declaraciones juradas, multas e intereses resarcitorios», añadió.

En el tratamiento en comisión de hace unos días dijo que «la ley debe mejorarse» y que debe estar «pensada para los que están en mejores condiciones económicas. La verdad hoy es que cualquier familia que tenga un cochecito y quiera hacerse una casa es una locura cobrarle». El legislador admitió que todavía no tienen el costo fiscal de esta medida pero aclaró que no cree que «sea excesivo para nada».

En representación de la oposición, el senador Ernesto Zimmerman confirmó el apoyo a la propuesta y expresó que se trata de «un avance significativo en un contexto de caída de los ingresos de las familias». «Es bueno establecer mecanismos de actualización de los mínimos por la situación inflacionaria de Argentina», precisó.