En el FdT pocos creen (y quieren) que AF venga a Córdoba

A tres semanas de las elecciones nacionales, aseguran que es poco probable que el presidente participe de la campaña del FdT cordobés. “Córdoba no es prioridad electoral”, indicó un dirigente.

Bettina Marengo

A veinticinco días de las elecciones legislativas nacionales, la presencia del presidente Alberto Fernández en Córdoba para acompañar la campaña electoral del Frente de Todos provincial es considerada “poco probable” en el espacio. Nadie lo descarta de plano y hay tiempo hasta el jueves 11 de noviembre, pero cada vez parecen más reducidas las chances de un acto o un cierre con el mandatario nacional.

En septiembre, Alberto F bajó una visita prevista para el cierre de campaña de las PASO porque los números de los sondeos empezaron a marcar un resultado muy por debajo de lo previsto. En ese momento se dijo que Fernández vendría antes de las generales del 14 de noviembre. Pero ahora, casi todos los referentes del FdT que conversaron con Alfil manifestaron más dudas que otra cosa en relación a que esta presencia se efectivice.

El distrito Córdoba, pese a ser electoralmente el segundo del país luego de la provincia de Buenos Aires, es “la última prioridad” para las referencias nacionales de la coalición oficialista. Se sabe que, salvo un milagro, el FdT va a perder la banca en el Senado que actualmente tiene Carlos Caserio y que el objetivo es no tanto sumar algunos puntos de los 10,9 de las PASO (que lo es, sobre todo en Capital) sino no bajar para no correr el riesgo de perder la única banca en Diputados que se pone en juego, la de Pablo Carro.

En ese lugar electoralmente secundario donde quedó la provincia se inscribe también la falta de directivas concretas en relación al monitoreo de los precios congelados de la Resolución 1050 de la Secretaría de Comercio Interior. Algunos intendentes como Natalio Graglia de Villa Nueva (candidato a diputado, además) o Fabián Francioni de Leones, han expresado su voluntad de salir a controlar el cumplimiento de los precios de los 1200 productos. Pero los jefes comunales del espacio, los candidatos legislativos y los referentes de los movimientos sociales admiten que “no hay directivas” al respecto.

A nivel nacional, todo el foco del oficialismo está puesto en empardar o en descontar la diferencia que le hizo Juntos por el Cambio en provincia de Buenos Aires y en evitar la pérdida de senadores de provincias más amigables al FdT como La Pampa, por ejemplo.

“No hay ningún cálculo posible para que Alberto esté en la campaña de Córdoba”, confió un dirigente albertista que curte la línea “Córdoba ya fue”. “¿Cuál sería el beneficio?”, agregó. En términos de beneficio,varios de los candidatos de la lista cordobesa consideran que la presencia de AF en Córdoba no es beneficiosa para el presidente, pero tampoco para la campaña local, que en esta etapa busca atraer el voto duro K de Capital y de los espacios progresistas que jugaron fuera del FdT en las PASO y no sortearon el piso del 1,5%. “Hubo muchas medidas de gobierno que no entusiasmaron a ese conglomerado, aunque ahora eso cambió, un poco, con el congelamiento de precios por 90 días. Es una decisión que va en sintonía con ese elector”, señaló un frentetodista.

Más allá de eso, hay una realidad y es el furioso clima anti gobierno nacional (y ya no sólo anti K) que se instaló en Córdoba por la pelea entre Hacemos por Córdoba y Juntos por el Cambio por el voto anti Cristina y también por el voto enojado. En ese caldo se evalúa también la inconveniencia de un viaje de AF a Córdoba, aunque la última palabra la tiene el propio jefe de Estado.

En ese marco, en el FdT sí se da por hecho que vendrán a la provincia otros ministros y funcionarios de la Casa Rosada, vinculados a la gestión en distintos terrenos y para distintos públicos, como lo hizo el martes pasado Juan Zabaleta de Desarrollo Social (que esta semana tendría que tener un Zoom con las organizaciones sociales cordobesas alineadas al FdT) y el titular de Aerolíneas Argentinas, Pablo Ceriani. Esta semana se podría cerrar algo para la próxima.

Por lo demás, se verán fotos de cordobeses en Buenos Aires, como la del primer candidato a diputado nacional Martin Gill junto al jefe de Gabinete de ministros, Juan Manzur. El villamariense se reunió el viernes con el tucumano, quien posteo sobre el rol de secretario de Obras Públicas del primero, pero no sobre su condición de candidato: “Decimos #SÍ al desarrollo sostenido de la infraestructura para mejorar la vida de las argentinas y los argentinos. En la reunión de trabajo con el secretario de Obras Públicas de la Nación, @martinrgill, repasamos los proyectos más importantes que se llevan a cabo en nuestro país”, escribió Manzur.

En cualquier caso, en el interior el voto es distinto al de Capital y Gill custodiará su área de influencia (departamento San Martín y zona) con la zanahoria de la obra pública para los intendentes. Algo que el gobernador Juan Schiaretti tiene en claro y quiere neutralizar. “Insistir en votar al Frente de Todos es favorecer a la oposición y perjudicar al gobierno provincial y a cada intendente peronista”, lanzó el viernes en un acto en Bialet Masse.