FdT enfoca en campaña para retener la banca en juego

El espacio militará en redes la medida nacional de congelamiento de precios, pero por ahora no hay organización para monitorear. Algunos intendentes propios sí anunciaron que harán cumplir la Resolución 1050. En el PJ, por el contrario, ni se habló del tema, dijo un jefe comunal.

Bettina Marengo

El Frente de Todos de Córdoba militará la defensa del congelamiento de precios de productos de primera necesidad dispuesta por el gobierno nacional con campaña gráficas de difusión y de redes sociales, mientras que algunos intendentes del espacio aseguraron a Alfil que saldrán a monitorear en sus territorios que se cumpla el acuerdo.

“Creo que es una buena medida porque en Argentina está muy monopolizado el tema de los alimentos. Nosotros vamos a salir a monitorear”, señaló el intendente de Villa Nueva y candidato a diputado del FdT, Natalio Graglia. La resolución 1050 de Comercio Interior recibió el apoyo de los caciques territoriales del peronismo bonaerense, que se comprometieron a controlar. En el PJ Córdoba, según un intendente de trato diario con sus colegas, el tema no se habló. Tampoco se expresó públicamente el gobierno de Juan Schiaretti, aunque off the record algunas voces cercanas al mandatario manifestaron desconfianza frente a la medida, a la que calificaron de “electoralista”, como informó ayer este diario en este mismo espacio.

En tanto, los movimientos sociales alineados en Córdoba al Frente de Todos aún no recibieron instrucciones para jugar el rol de control, como lo hicieron en otras oportunidades, aunque hay sectores como el Frente Patria Grande que considera que se trata de una acción que debe llevar adelante el estado. En ese escenario, todo apunta a que en Córdoba el congelamiento de precios y el monitoreo de su cumplimiento que FdT logró poner en la agenda central a nivel nacional y en la estratégica provincia de Buenos Aires, se mantenga básicamente como parte de la campaña oficialista del “Si!”.

Retener la banca que pone en juego en Diputados es el objetivo central del Frente de Todos local y eso es lo que dejó en claro el ministro de Desarrollo Social de la Nación en su reciente paso por la provincia. Para lograrlo, si no se crece del 10,9% de las Paso, al menos no hay que bajar (mucho). “Todo lo demás lo vemos después de la elecciones”, le dijo Juan Zabaleta a la dirigencia frentetodista con que se reunió. La visita del funcionario despabiló al espacio (según palabras de un referente) pero la campaña electoral dista de conformar a todos. Lo que quedó en el aire fue que toda modificación en el funcionamiento del cristinismo-albertismo se producirá luego de las elecciones.

Con Carlos Caserio enfocado en el departamento Punilla y la zona de influencia, y Martin Gill centrado en San Martin y el centro de la provincia, el resto del FdT pone énfasis en Capital y en el Gran Córdoba, en búsqueda del voto K que, aseguran, fue esquivo en septiembre. Es un voto que no depende de si Alberto Fernandez y Cristina Kirchner aciertan o no en sus decisiones políticas, aunque medidas como el congelamiento de precios por 90 días son del gusto del electorado histórico del espacio. Esta semana circuló una encuesta presencial que le daba casi trece puntos para noviembre, un dato que insufló cauto optimismo en algunos candidatos.

Como estaba previsto, la campaña se territorializó con recorridas en las seccionales de Capital y los fines de semana en el interior. Los martes hay un espacio de reunión motorizado por La Cámpora y la diputada Gabriela Estevez para articular decisiones. Para la semana que viene está previsto la realización de un encuentro de la militancia con los movimientos sociales que se reunieron el martes con Zabaleta.