Macri cede y evita cruzarse con Bullrich en Córdoba

La exministra de Seguridad y madrina de la lista de JPC que ganó las Paso recorrerá el sur provincial el lunes próximo. El expresidente postergó su desembarco, mientras que Horacio Rodríguez Larreta lo adelantó para este vienes.

En el comando de campaña de Juntos por el Cambio en Córdoba se vivieron momentos de tensión. Las visitas porteñas les prometen varios dolores de cabeza en el resto de la campaña.

En primer lugar, porque nadie ignora los efectos de la potente maquinaria de Hacemos por Córdoba que colocó la mira en el Frente de Todos, pero también en la coalición que ganó por abrumadora mayoría las elecciones PASO. El gobernador Juan Schiaretti es ahora el que fustiga contra los referentes porteños, mientras que todos los dirigentes del oficialismo provincial remarcan cuando tienen oportunidad que “ellos”, los del puerto, también son responsables de la discriminación provincial, sobre todo en materia de subsidios al transporte u otros bienes y servicios.

En segunda instancia, los cambiemitas liderados por Luis Juez y Rodrigo de Loredo estuvieron a punto de quedar al medio de la prueba viva de la interna que, en parte, explicó la variada oferta para las primarias de septiembre. Mauricio Macri y Patricia Bullrich se miran de reojo, pese a los cantos de unidad que entonan todos los dirigentes de alianza.

Como adelantó este medio, la jefa del PRO y madrina del equipo ganador de la interna, vendrá a Córdoba este lunes. Puntualmente, recorrerá Río Cuarto, Vicuña Mackenna y Huinca Renancó. Al día siguiente, será el turno de visitar otras localidades de La Pampa. Igual modalidad aplicará el 28, con su desembarco en San Francisco y el cruce a la vecina Santa Fe.

Los patricios ratificaron ayer que la grilla no se toca, por más que venga el expresidente o el Papa. Mientras, el armador de Macri, Fernando de Andreis, comunicaba a los suyos que el cofundador de Cambiemos tenía confirmada una disertación en la Bolsa de Comercio, dirigida por un empresario cercano al Pro como lo es Manuel Tagle (hijo).

Los patricios del PRO aseguraban que se hicieron los contactos para pedir a Macri que postergue la visita y, en todo caso, coordinar una nueva con Bullrich (o sin ella). Cierto es que anoche ya se adelantaban algunas definiciones: De Loredo y Juez acompañarían a la exministra de Seguridad en su gira por el sur provincial; mientras que el candidato de Macri, Gustavo Santos, haría lo propio con su jefe.

La división manifiesta no habría hecho más que socavar las reiteradas muestras de cohesión y superación de los conflictos que vienen haciendo en JPC. En concreto, la sonora derrota del kirchnerismo en las primarias impregnó de optimismo a la coalición que perdió el poder central en 2019. En horas de la tarde, operaciones y telefonazos mediante, confirmaban que Macri recorrería el distrito que tanto le dio un día después.

Bullrich tendrá toda la atención para ella, como Rodríguez Larreta, el viernes próximo, según el último cambio en su agenda. Macri, entonces, vendría el 26 pero como hay sesión acordada en el Congreso, la ausencia de los candidatos y referentes de JPC hicieron que la agenda quedara abierta.

Frente judicial

Macri llegó ayer al país y resolverá en las próximas horas con su abogado, Pablo Lanusse, si se presenta hoy ante la justicia de Dolores en la causa en la que se investiga un presunto espionaje a familiares de los fallecidos en el submarino ARA San Juan durante su administración.

El exmandatario está citado para este miércoles por el juez de Dolores Martín Bava, quien subroga al juez Alejo Ramos Padilla en la causa en la que ya están procesados los exdirectivos de la AFI durante la gestión de Cambiemos, Gustavo Arribas y Silvia Majdalani.

Macri fue citado a indagatoria mientras estaba fuera del país, a principios de mes (estuvo en Miami y en Qatar), y finalmente el juez postergó su audiencia para el día de hoy.

En esta causa judicial, que fue impulsada por la titular de la AFI, Cristina Caamaño, se investiga si desde el Gobierno que encabezaba Macri se ordenó una tarea de espionaje sobre los familiares de los tripulantes fallecidos en el submarino ARA San Juan durante los años 2017 y 2018.

La semana pasada, Macri nombró al abogado que lo defenderá en la causa, pero aún no aportó ningún elemento que muestre real voluntad de presentarse.

El exmandatario dejó su defensa en manos del abogado Lanusse, junto a quien firmó un escrito de 10 páginas en el que manifestó que es “inocente” de lo que se lo acusa y, como primer movimiento estratégico, apeló la prohibición de salir del país que le impuso el juez federal Bava.