En clave electoral, Provincia acelera actos de gobierno

La hiperactividad institucional para estos próximos ocho días no sólo alcanza al propio gobernador y a los candidatos, sino a todo el platel de ministros y secretarios de las distintas áreas. Desde el 20 quedan prohibido los actos públicos.

Yanina Soria

El gobierno de Juan Schiaretti pisa el acelerador y condensa para los próximos ocho días una serie de anuncios, cortes de cintas, y recorridos por toda la provincia con programas, asistencias económicas y planes sociales de todo tipo.

El objetivo, exprimir el recurso institucional en clave electoral al máximo, antes que comience a regir la prohibición de los actos públicos susceptibles de promover la captación del sufragio establecido en el cronograma electoral desde el 20 de octubre.

La hiperactividad institucional para estos próximos días no sólo alcanza al propio gobernador y a las candidatas Alejandra Vigo y Natalia de la Sota, sino a todo el platel de ministros y secretarios de las distintas áreas.

La instrucción expresa para cada funcionario fue moverse desde el rol que le toque ocupar en el Gobierno, saliendo, bajando al territorio, mostrando gestión y, por supuesto, haciendo campaña por la boleta que en las PASO cosechó el 24,5 por ciento de los votos.

A eso se refería el jefe político de Hacemos por Córdoba cuando días atrás, ante un auditorio con 225 intendentes y jefes comunales dijo “candidatos somos todos”. Con ese mensaje, llamó a asumir la campaña con mayor responsabilidad y compromiso político.

Por eso, entre tantos otros, desde figuras como el vicegobernador Manuel Calvo hasta el ministro de Seguridad Alfonoso Mosquera que no son parte de la lista, se mueven con alto perfil en este segundo tiempo electoral con el propósito de mostrar el gobierno provincial a cada rincón.

Tal como Alfil dijo al otro día de las PASO, el peronismo cordobés se trazó como objetivo electoral para el 14 de noviembre llegar a los 30 puntos para garantizar de esa manera la tercera banca en Diputados y mantener así lo que pone en juego en estos comicios. Un desafío complejo para una fuerza política provincial que disputa una elección nacional.

Digerido ya para el peronismo cordobés la interna que planteó el Frente de Todos, en el Panal miran a la alianza de los ex Cambiemos y, estratégicamente, se plantearon competirle el título de “principal fuerza opositora al kirchnerismo”.

Justamente, frente a un consolidado Juntos por el Cambio que, a su vez, va por la sexta banca, el schiarettismo asumió que la única manera de lograr el número al que apuntan, es jugando a fondo.

Eso requiere mucho más que solamente Schiaretti como protagonista de la campaña, también demanda, entre otros elementos, movilizar a toda la estructura y al aparto político.

El mismo Schiaretti comprometió a su tropa con militar la boleta provincial en cada acto que encabezó dando un claro mensaje de porqué para el peronismo cordobés es necesario lograr una buena marca en las generales.

Lo cierto es que en estos últimos días antes que la Provincia quede impedida de realizar actos públicos, la campaña está basada fundamentalmente en los recorridos y anuncios.

De hecho, ayer, por ejemplo, Schiaretti y Vigo desembarcaron en Punilla para visitar la localidad de Cosquín y La Falda. En la primera, entregaron créditos del Banco de la Gente y firmaron con el intendente local y candidato oficialista, Gabriel Musso, un convenio por obras de desagües y agua potable. Lo mismo sucedió en la localidad de La Falda donde entregaron 22 convenios y firmaron por micro obras de cordón cuneta y pavimentación.