Zabaleta y Manzur reunieron a ministros sociales (Massei envió delegado)

Bettina Marengo

Córdoba fue una de las pocas provincias que no envió a su ministro de Desarrollo Social al primer encuentro federal de titulares de carteras sociales convocada por el responsable del área a nivel nacional, Juan Zabaleta. La reunión fue en el marco del Consejo Federal de Desarrollo Social (Cofedeso) y se realizó en forma presencial en el Museo del Bicentenario de la Casa Rosada.  Al finalizar se presentó el jefe de Gabinete del presidente Alberto Fernández, Juan Manzur.

El ministro cordobés Juan Carlos Massei, hombre de extrema confianza del gobernador Juan Schiaretti y de la diputada Alejandra Vigo, no asistió pero envió al secretario de Gestión Administrativa del ministerio, Sebastián Serrano. El funcionario confirmó a Alfil que había sido invitado por la cartera de Zabaleta, pero que no asistió porque está ocupado con los incendios forestales que desde hace días no dan tregua en las serranías provinciales.

Quien sí se reunió con Zabaleta días atrás fue el diputado nacional Pablo Carro y tercer candidato de la lista de Diputados del Frente de Todos de Córdoba, a quien los referentes nacionales de la coalición oficialista le dieron el cometido, junto a la diputada Gabriela Estevez, de kirchnerizar la campaña electoral en la ciudad de Córdoba para tratar de sumar dos o tres puntos a los ocho obtenidos en las PASO. La queja por cómo y cuánta ayuda social nacional baja a Córdoba fue planteada pos elecciones primarias por el candidato a senador nacional del FdT, Carlos Caserio, quien reclamó que el Movimiento Evita, que integra el gobierno de AF a nivel nacional y Hacemos por Córdoba en la provincia, bajó la ayuda a la campaña de Schiaretti.

En ese marco, el encuentro de ayer en la Rosada significó la presentación oficial del nuevo ministro de Desarrollo Social, sucesor de Daniel Arroyo, que fue uno de los ministros nacionales (ahora ex) que mejor relaciones tuvo con Córdoba, en particular con Massei y con las organizaciones sociales que tienen presencia en la provincia. En el FdT sostienen que, con el cambio de timón del Ministerio y para la segunda etapa de la campaña, puede haber otra organización de los recursos sociales, sobre todo porque se pidió hacer funcionar a full las delegaciones locales de ministerios y organismos nacionales.

En Desarrollo Social aseguran que no tomaron la ausencia de Massei como un desaire, atento a que la actividad fue presencial y no se habilitó el Zoom para nadie. Más allá de la gestión, la idea fue mostrar en la sede del gobierno de AF a los referentes de carteras sociales de todas las provincias, a días del último dato Indec de la pobreza, que dio 40,6% a nivel país y 46,6% en el conglomerado urbano Gran Córdoba. El índice de Córdoba preocupó a todos los funcionarios de áreas sociales de la provincia y de la ciudad Capital, donde apuntan a la digitalización de datos de los programas en marcha para ajustar los números.

En su mensaje a sus homólogos, Zabaleta se puso en línea con la agenda de la conversión plan-empleo que viene blandiendo AF. «Nuestro objetivo es dejar de ser el ministerio de la emergencia y pasar a ser parte de la reconstrucción de la Argentina. Queremos un país federal y promover la generación de trabajo genuino. Y ya estamos avanzando en esa vinculación de los planes sociales con el trabajo, como hicimos en el caso de la cosecha y el convenio que firmamos esta semana con la UOCRA», sostuvo.

Manzur afirmó que el encuentro era “una mirada hacia adelante” y  que el gobierno nacional pondrá “todo de nuestra parte”. “Es la instrucción que tenemos del presidente de la Nación. Es momento de poner lo mejor de cada uno para que a la Argentina le vaya a bien. Vamos a trabajar con todo y lo vamos a hacer de la mano de los gobernadores de cada provincia del país”, agregó.

Además de Córdoba, no enviaron ministros las provincias de Mendoza, cuyo gobernador es el radical Rodolfo Suárez, Santa Cruz y Tierra del Fuego, con gobiernos alineados a la Nación. CABA, Buenos Aires, Santa Fe, Entre Ríos y el resto de las provincias estuvieron presentes con sus ministros.

Hasta ahora, Desarrollo Social y Salud son dos áreas de gestión que vienen quedando a salvo de la grieta que en forma acelerada se profundiza entre los gobiernos de Schiaretti y de Fernández, para alivio del cordobés, que busca darle señales a su electorado hiper anti K.

Lo mismo en Educación, salvo por el fuerte cruce por las clases presenciales en Córdoba en la primera etapa del año lectivo, con el exministro Nicolás Trotta como protagonista.

En cambio, en la crítica área de Agricultura, el ministro provincial Sergio Busso no asistió a la última reunión del Consejo Federal Agropecuario en el cual su homólogo nacional Julian Dominguez esbozó el anuncio de la reapertura de la exportaciones de carne. Aunque esgrimió una actividad con el gobernador, fue una señal destinada a marcar la posición del Panal  sobre el tema.