HPC: las mesas del interior retoman la campaña

Por Felipe Osman

Hacemos por Córdoba tiene una objetivo claro para el segundo tramo de la campaña: consolidar la cosecha obtenida en las PASO para mantener su representación en la Cámara de Diputados reteniendo las tres bancas que pone en juego y recuperar, además, el escaño que perdió en el Senado tras la partida de Carlos Caserio con rumbo al Frente de Todos.

Luego, y si el escenario electoral se le planteara aún más favorable cuando se acerque el 14 de noviembre, también intentará -como expectativa de máxima- crecer en las Generales para evitar que Juntos por el Cambio se corte demasiado arriba en los resultados posicionando a dirigentes que pudieran poner en riesgo las chances del peronismo de retener la provincia en el 2023.
Para conseguir dichos objetivos Hacemos por Córdoba plantó, desde el inicio de la campaña, mesas de trabajo que coordinan las actividades proselitistas en los distintos departamentos y regiones de la provincia. En el interior, esas mesas tienen epicentro en Traslassiera, el norte y el sur provincial, y en los departamentos Colón, Punilla, Santamaría, San Justo y General San Martín.

La “bajada de línea” principal se puede inferir, sin demasiada hermenéutica, de las palabras del gobernador en su reciente reunión con más de 220 intendentes y jefes comunales. En tal ocasión, Schiaretti dijo “tenemos posibilidades de aumentar el número de votos el 14 de noviembre. Lo vamos a hacer porque candidatos somos todos, cada intendente, cada jefe comunal, cada legislador, cada miembro del ejecutivo”, para luego cerrar agregando “Lo vamos a hacer porque yo me voy a poner al hombro la campaña, como siempre lo he hecho”.

El mensaje es claro: el gobernador liderará la campaña, pero los dirigentes que integran la fuerza a lo largo y ancho de la provincia no pueden descansar en esa certeza, ni acotar sus trabajos proselitistas a recibir a las candidatas cuando sus hojas de ruta las lleven a sus departamentos o localidades. Cada dirigente tiene que tener su propia agenda y trabajar de manera constante hasta el 14 de noviembre.
Bajo esa directriz, las distintas mesas de campaña ya se activaron en el interior.

En la mesa del sur, que lideran Alfonso Mosquera, Julián López, Sergio Busso, Victoria Busso, Juan Manuel Llamosas, Claudia Márquez, Carlos Gutiérrez y Edgar Bruno, las instrucciones son seguir trabajando una línea discursiva afín al sector agropecuario y mostrar, despaldándose en las palabras y acciones del gobernador, a Hacemos por Córdoba como un espacio antagónico al Frente de Todos.

(El sur esta apuntada, en los planes del Centro Cívico, como una región en la que el oficialismo puede crecer, sobre todo alimentándose del voto radical reactivo a la figura de Luis Juez).

En el norte, donde lideran Isaac “Cachi” López (Tulumba), Tania Kyshakevych (Ischilín) y Claudio Farías (Cruz del Eje), la expectativa también es sumar, pero alimentándose fundamentalmente de votos que en las PASO respaldaron al Frente de Todos. La diferencia con el primer tramo de la campaña: esperan que algunos de estos dirigentes jueguen ahora más decididamente por el Centro Cívico, después de que el oficialismo nacional mostrara sus pocas chances de prevalecer. En síntesis, esperan un juego conjunto más coordinado entre ellos.

En Traslasierra, donde impera el Jefe de Campaña de Hacemos por Córdoba (a nivel provincial) y Presidente Provisional de la Legislatura, Oscar González, la expectativa es sostener el triunfo conseguido por el oficialismo en los departamentos de Minas y San Javier, y mantener los resultados positivos conseguidos en el resto de la región. Para esto se estaría trabajando en que algunos intendentes que en las primarias no estuvieron alineados con el Panal regresen a sus filas.

En San Justo es necesario mejorar los resultados. Allí comanda Ignacio García Aresca, sucesor de Martín Llaryora el frente de la ciudad de San Francisco. Para crecer en las urnas, hay versiones de que el titular del Palacio 6 de Julio habría entrado en contacto con intendentes del departamento para animarlos a jugar fuerte de cara a noviembre.

En el departamento General San Martín se repetirá un choque de pesos pesados del peronismo: Eduardo Accastello, ministro de Producción de la provincia, y Martín Gill, secretario de Obras Públicas de la Nación e intendente de Villa María en uso de licencia.

Para amenazar el segundo puesto conseguido por el funcionario nacional en el departamento la estrategia de Accastello sería jugar fuerte en su ciudad cabecera, sin descuidar las demás localidades de la región. La lógica es sencilla: sin una buena elección en Villa María, muy difícilmente se puedan revertir los números del departamento con los votos obtenidos en las demás localidades.

En Punilla, la mesa conformada por Matías Montoto, Gabriel Musso y Esteban Avilés sacará a relucir la amplitud del espectro al que apunta el Centro Cívico juntando votos de peronistas, socialistas y vecinalistas. Se espera que los programas desarrollados por la Agencia Córdoba Turismo, presidida por Avilés, apuntalen, en parte, las expectativas electorales del oficialismo.

En Colón, Facundo Rufeíl, Nicolás Martínez Dalke y Daniel Zabala buscarán consolidar los resultados de las PASO y mejorarlos en La Calera, Rio Ceballos, Saldán y Mendiolaza. Creen que también se puede mejorar en Malvinas Argentinas.

Finalmente, en Santamaría, los hermanos Facundo y Marcos Torres (Alta Gracia) junto a Carolina Basualdo (Despeñaderos) van a trabajar para mejorar un resultado electoral que ya los tuvo como vencedores en las primarias. En estos departamentos, esperan, se pueden conquistar votos que en septiembre fueron para el FdT.