En el rally de anuncios, llegó una nueva jubilación anticipada nacional

En el rally de anuncios del Gobierno nacional de cara a las legislativas de noviembre, el jefe de Gabinete, Juan Manzur, y la titular de la Anses, Fernanda Raverta, oficializaron la instrumentación la jubilación anticipada para personas que ya cuentan con los 30 años de aportes requeridos, les faltan cinco años de edad o menos para jubilarse y se encontraban al 30 de junio de 2021 desocupadas o desocupados.

El plan es establecer un sistema temporario para que un grupo de personas desocupadas pueda acceder a un beneficio previsional cinco años antes de la edad de retiro fijada por la ley. Según detalló Raverta, la jubilación anticipada -que será de alrededor de 50.000 pesos en promedio- alcanzará en su mayoría a hombres que se quedaron sin empleo y fueron despedidos durante la administración macrista.

“La enorme mayoría perdieron su trabajo durante el gobierno anterior, porque la enorme mayoría son trabajadores del sector industrial”, afirmó y apuntó que es una medida dirigida a aquellas personas “que son muy jóvenes para jubilarse, pero muy grandes para volver a conseguir trabajo”.

“Somos un gobierno que reconoce que frente a las dificultades hay que ponerse inteligentes para pensar cómo salir. Ante la adversidad hay que pensar respuestas y soluciones concretas para una vida digna para nuestros compatriotas”, agregó.

Luego de hablar de la ley de moratoria y de la ampliación de la misma impulsadas durante las administraciones kirchneristas como “dos hechos fundantes”, Raverta cerró: “Estamos convencidos y convencidas de que nuestro gobierno nos va a sacar nuevamente del infierno”.

Manzur pidió un “aplauso” para el presidente Alberto Fernández -a quien desplazó como protagonista en las últimas actividades- y aseguró: “Estos son los grandes hitos que estamos marcando, empezó Néstor en 2005… ¿Quién era el jefe de Gabinete? El actual presidente, Alberto Fernández. Y miren las vueltas de la vida y cómo esto se continúa, aquel jefe de Gabinete es presidente de la Nación”.

Por dos años se habilitará el acceso a una prestación dentro del régimen jubilatorio contributivo a mujeres y varones con 55 años y con 60 años cumplidos, respectivamente. Las edades requeridas por ley en el sistema general que gestiona la Anses son de 60 y 65 años, para cada caso. Y a eso se suma a la exigencia de contar con 30 años de aportes. Esta última condición sí debería cumplirse para poder cobrar la llamada “prestación anticipada”.

Y aclara que esos aportes deben ser “efectivos”. Por lo tanto, no está habilitado el acceso si la persona necesita ingresar a la moratoria para llegar a la cantidad necesaria de tiempo con contribuciones (actualmente, más de la mitad de quienes se jubilan tiene esos planes).

Además de los aportes, la otra condición prevista es estar desocupado al 30 de junio de este año. El cobro de la prestación es incompatible con el trabajo en relación de dependencia o por cuenta propia, o con la percepción de algún plan social o beneficio previsional.

En cuanto al monto, se proyecta que se percibirá el 80% de la jubilación que le correspondería en cada caso a la persona. Al cumplirse la edad de jubilación se pasará automáticamente a cobrar la prestación completa. En el caso de los asalariados, para calcular el haber jubilatorio inicial se considera, en primer lugar, el promedio de las últimas 120 remuneraciones (se aplica una actualización a los montos históricos); de ese valor promedio se estima el 1,5% y al resultado se lo multiplica por la cantidad de años aportados. Luego se suma la Prestación Básica Universal (PBU), que es un valor único, igual para todos los casos.