Bullrich viene a Córdoba a cosechar la siembra: más internas

Buscará la foto de unidad de Juntos por el Cambio en la provincia, pero encontrará a una porción del PRO (la que se encolumnó detrás de Negri y Santos) herida y al candidato de Mauricio Macri dispuesto a judicializar su ascenso al tercer puesto de la lista.

Por Yanina Passero

Patricia Bullrich pondrá fin a la proscripción que se autoimpuso durante la campaña por las PASO y pisará suelo cordobés hoy por la mañana. Su objetivo es claro: reeditar con los locales la foto de familia de Juntos por el Cambio que se tomó en un coqueto hotel de la capital porteña. Allí, los referentes de la alianza y los candidatos a legisladores nacionales –los ganadores y los perdedores- participaron de una comunión electoral que marcó la señal de largada para los comicios generales de noviembre.

Hay que decir que fue evidente la atención que los vencedores prodigaron a los segundos. Imposible no reparar en la centralidad que tuvo el radical Mario Negri, por ejemplo, o la permanente difusión de imágenes donde se observaban a los recientes contrincantes por la provincia de Buenos Aires, Diego Santilli y Facundo Manes, dialogar animadamente.

Los candidatos y excandidatos cordobeses pudieron disimular los gestos de ofuscación por la interna de la coalición de Córdoba gracias al uso obligatorio del barbijo salvador. Sin embargo, con motivo de la gira por la ciudad de la exministra de Seguridad de la Nación y por la comodidad que permite la localía, se esperan desplantes públicos.

Y será precisamente quien fuera el candidato de Mauricio Macri, Gustavo Santos, quien mostrará la cara de perro a la presidenta del PRO que, en campaña, distinguió como amarillos orgánicos a los que se apuntaron y apoyaron la boleta encabezada por Luis Juez y Rodrigo De Loredo, que finalmente consiguió una victoria aplastante.

El “apóstol” avisó que no participará del encuentro previsto en el Hotel ACA a las 18.30, escenario de la foto de los parientes peleados de Juntos por el Cambio de la provincia. Salvo -dicen desde su entorno- que se resuelva antes su pedido de ser el tercer candidato (y no el quinto) de la nómina de aspirantes al Congreso.

Como se explicó desde estas páginas, el exministro de Turismo de la Nación hace otra interpretación del reglamento firmado por los cuatro apoderados de la UCR, el PRO, la Coalición Cívica y el Frente Cívico. Entiende que para el cálculo del porcentaje diferencial entre la primera y segunda lista se debe tomar el universo de votos cosechados por las cuatro expresiones y no las dos primeras, como dice el reglamento expresamente.

Ayer, el equipo asesor de Santos deslizó otro argumento para sostener la posición que, de prosperar, haría caer al exárbitro Héctor Baldassi al quinto peldaño de la papeleta. Afirman que si aplica el D’Hondt directo, Santos debería quedar detrás de De Loredo por ser el segundo más votado, aunque ley de paridad mediante, caería al tercer renglón. El exfuncionario schiarettista va a seguir insistiendo por la vía política, sino acudirá a la Justicia como se adelantó. Mientras, cultivará los malos modales hasta que la Junta Electoral se expida (pasó a un cuarto intermedio hasta las 19 horas de hoy) o Bullrich le de buenas noticias. Lo que ocurra primero.

La siembra

La posición del hombre de Macri en Córdoba fue la excusa para que afloraran las internas de siempre en el espacio. Juez continúa siendo el más antimacrista de Juntos por el Cambio y De Loredo, cultor de las judicializaciones internas, guarda silencio. Todo parece indicar que el juez federal con competencia electoral, Ricardo Bustos Fierro, no podrá librarse de las internas de los aliados, otra vez.

¿Podrá Bullrich en su rol de presidenta del PRO y referente de Juntos por el Cambio unir lo que ella, junto con Macri y otros dirigentes, contribuyeron a separar? ¿La revisión del reglamento que pretenden imponer Santos está incentivada por el mismo exjefe de Estado? ¿Es otro de los coletazos de la interna entre los popes del partido amarillo en un bastión clave para las elecciones ejecutivas del 2023?

Si triunfa la lectura literal del reglamento, al mitin de Bullrich irán los candidatos que amadrinó para las PASO y la radical Soledad Carrizo, quien compitió en el espacio referenciado con Negri y Santos. La tropa del PRO, la derrotada, le hará el vacío a una presidenta partidaria que eligió dar cobijo a solo una expresión de la fuerza que representa. Tampoco estarán el candidato Baldassi y el presidente del PRO, Javier Pretto, ambos de viaje.

En este contexto, hay alta expectativa por el mensaje que Bullrich deje en la choripaneada con el PRO Córdoba, de este jueves por la noche. Al cierre de esta edición aún había dudas sobre este punto de la agenda.