Con marcada agenda anti-K, HpC lanzó propuestas

Como parte de la estrategia para esta segunda etapa electoral, el schiarettismo profundiza sus diferencias con el peronismo nacional. Ya avisó que no acompañará leyes claves y que impulsará la eliminación de retenciones, entre otros proyectos para el campo.

Yanina Soria

La diferenciación en el procedimiento político y de gestión con el peronismo del gobierno de Alberto Fernández y Cristina Kirchner, será una constante de Hacemos por Córdoba en esta segunda etapa de campaña. Los candidatos y el gobernador Juan Schiaretti saldrán con mayor firmeza a recordarles a los cordobeses porqué su modelo no tiene nada que ver con el del Frente de Todos.

Aunque preliminar, la foto del 12 de septiembre ratificó que la provincia mediterránea sigue siendo refractaria a cualquier proyecto kirchnerista: lejos, con un magro resultado, la lista patrocinada por el oficialismo nacional quedó como tercera fuerza.

Ese escenario no sólo convalidó la postura anti unidad con el PJ nacional que mantuvo el gobernador cordobés, sino que marcó que por allí es el camino para crecer en noviembre. Con un elemento político adicional que ahora deberá atender Hacemos por Córdoba. Desde el Panal infieren que como parte de su campaña, el candidato a senador de la coalición opositora, Luis Juez, buscará instalar el concepto de que el schiarettismo y el cristinismo son lo mismo.

Por eso, quienes trabajan en el diseño de la estrategia electoral del gobernador consideran que es necesario salir fuerte a marcar diferencias con propuestas concretas.

Y eso es justamente lo que ayer sucedió. De una reunión de trabajo en el que participaron los candidatos a senadores nacionales Alejandra Vigo y Eduardo Accastello, y los postulantes a diputados Natalia De la Sota, Ignacio García Aresca, Claudia Márquez, Claudia Martínez, Gustavo Brandan y Rosalia Cáceres, Hacemos por Córdoba fijó ejes claves basados en una agenda, fundamentalmente, anti K.

Desde el Instituto Diseñando Ciudad, búnker político de Vigo en Capital, el peronismo cordobés avisó que no acompañará proyectos claves para el Frente de Todos. En primer lugar, se manifestó en contra de del postergado proyecto de reforma de la Justicia Federal que aprobó en el Senado en agosto del año.

No vamos a votar proyectos de reforma judicial que no sean discutidos ampliamente por todos los sectores políticos, académicos e institucionales del país. Porque un proyecto de ese tipo, que modifica a uno de los poderes del Estado y tiene impactos institucionales, necesita de una amplia discusión y construcción de consensos”, señalaron en un comunicado los candidatos. En lo específico, apuntaron, es criticable que la reforma tiene como única finalidad distribuir el poder actual de los Tribunales de Comodoro Py.

Por otro lado, también adelantaron que no apoyarán la reforma del Ministerio Público Fiscal con la que el kirchnerismo apunta, principalmente, a cambiar el procurador general, Eduardo Casal, a cargo interinamente desde la renuncia de Alejandra Gils Carbó en 2017.

Hacemos por Córdoba también buscó renovar su alianza electoral con el campo y puso en propuestas concretas la diferencia que en esa materia mantiene con Nación. Schiaretti busca dejar en claro que su compromiso con el sector sigue intacto, aunque eso suponga tensionar al máximo con el Frente de Todos.

Proponemos eliminar del cepo de exportación de carne; la eliminación inmediata de retenciones a la exportación de productos lácteos y maní por ser economías regionales de Córdoba; eliminación gradual de las demás retenciones a las exportaciones y que se tomen a cuenta de pago de Ganancias; equiparación con el tratamiento de los derivados de caña de azúcar para los biocombustibles de maíz y soja”, describieron desde el schiarettismo.

También sentaron posición en torno al tema de los subsidios nacionales y anticiparon la presentación de un proyecto de ley para una nueva distribución de fondos “garantizando la equitativa llegada a todo el país”.

El oficialismo cordobés entiende que el gran desafío que se abre en la Argentina es lograr el equilibrio de un país que tendrá al poder Ejecutivo nacional sin mayoría en el Congreso y que estará obligado a negociar permanentemente. En ese escenario el rol de la oposición, donde se ubica Hacemos por Córdoba, será central.