Para Ferrer, De Loredo es una oxigenación en la UCR

El jefe de campaña de Juntos por el Cambio dijo que el candidato a diputado ya es la renovación en el radicalismo

El intendente de Río Tercero, Marcos Ferrer, fue el jefe de campaña de la dupla Rodrigo de Loredo-Luis Juez en las PASO. Por la fuerza de los resultados, seguramente seguirá en ese lugar rumbo a las elecciones de noviembre. Ferrer estuvo en Alfil TV y analizó lo que impacta el triunfo de De Loredo en Unión Cívica Radical.

Para el riotercerense, luego de las PASO, “podemos hablar de Rodrigo como un líder consolidado de la Unión Cívica Radical”. “Me parece que ya no solo es la renovación: se ha transformado en la figura más importante de la Unión Cívica Radical en Córdoba, y se ha transformado en eso con votos. Entonces, es algo indiscutible”, reflexionó.

“Hay una reconfiguración del radicalismo en Córdoba que era necesaria, una oxigenación necesaria, como en cualquier partido político, y no hay que asustarse”, continuó.

Aclaró, sin embargo, que “esto no significa tirar a nadie por la ventana; significa que hay movimientos, que hay recambios, que hay figuras nuevas, y que esas figuras nuevas buscaban espacios hace tiempo, y que ahora lo encontraron a fuerza de votos”. “Acá nadie ha regalado nada, y ahora tenemos la responsabilidad, todos juntos, de administrar el triunfo”, señaló.

De todos modos, consideró que el liderazgo de De Loredo es “colectivo”. “De hecho todos los intendentes que formamos parte, que estuvimos con él en el proceso interno lo concebimos de esa manera”, enfatizó quizás con un mensaje que también debe ser leído en el campamento ganador.

“Es una persona amplia, inteligente, capaz de armar equipos, y además al radicalismo no le sobra nada; sería una irresponsabilidad creer que un liderazgo individualista puede conducir lo que viene”, manifestó Ferrer.

Respecto a si la Unión Cívica Radical va a pretender la candidatura a gobernador de Juntos por el Cambio en 2023, Ferrer reconoció que “siempre vamos a intentar que el radicalismo ocupe los lugares más importantes, pero hay que ganarlos”. “Esto de reclamar los espacios, como hacían algunos sectores del radicalismo, habiendo sacado el 5 por ciento en una PASO contra Macri era prácticamente una ridiculez”, admitió.

El jefe de campaña destacó los apoyos de referentes nacionales para las elecciones, pero concluyó que esos respaldos no resultan decisivos. “Siempre son importantes, pero la verdad es que la foto no te trae los votos. La gente en Argentina está aprendiendo a votar. El ciudadano sabe discernir a quién quiere y por qué”, expresó.

“Está claro en Córdoba que la gente no quería votar al kirchnerismo. La gente sabe lo que quiere votar. Por más que mañana vengan con una foto de Obama en el afiche de Alberto o Caserio va a seguir votando a Juntos por el Cambio”, siguió.

En la misma línea recordó que el gobernador Juan Schiaretti consiguió “hizo una muy buena elección en 2019 y apareció en los afiches de las candidatas de Hacemos por Córdoba, y sin embargo perdieron la elección”.

El voto a Javier Milei en CABA también fue motivo de análisis en la entrevista con Alfil TV, y dijo no estar alarmado de las coincidencias de algunos dirigentes de Juntos por el Cambio con el economista.

“La Argentina se enfrenta a problemas estructurales gravísimos, y la oposición tiene la responsabilidad de equilibrar las fuerzas y de unir todos los pensamientos. El radicalismo, ya lo decía Raúl Alfonsín, es un partido amplio y que tiene que convocar a todos”, sostuvo.

“La discusión es qué modelo de país queremos. Seguramente Milei está mucho más a la derecha que nosotros, pero tampoco quiere que nos parezcamos a Venezuela. Entonces, en algunos puntos podemos llegar a coincidir”, subrayó.

Finalmente, opinó que la aparición del intendente Martín Llaryora, tras las PASO, “tiene una explicación muy clara: hizo una elección muy mala en la Capital y yo no creo que haya caído bien eso en algunos despachos importantes. La salida de él obedece a involucrarse un poco más en la cuestión política”.