HpC consolida tridente territorial en Punilla

Aunque Juntos por el Cambio ganó holgadamente en el departamento, la lista de Alejandra Vigo y Natalia de la Sota se impuso a la de Carlos Caserio y Martín Gill. Hacemos por Córdoba impulsa allí a los intendentes Matías Montonto (PJ) y Gabriel Musso( PS) y al funcionario Esteban Avilés, como sus principales espadas locales.

Entre las micro batallas “ganadas” políticamente el domingo pasado, Hacemos por Córdoba cuenta lo sucedido en Punilla.

Eligiendo la versión del vaso medio lleno porque la realidad es que Juntos por el Cambio arrasó nuevamente en toda la provincia, el oficialismo cordobés destaca haberse impuesto en ese departamento a la lista del Frente de Todos con el cacique local Carlos Caserio jugando a la cabeza para el tramo al Senado.

Ese corredor era uno de los que mayor expectativa generaba en torno a la interna peronista que se planteó en paralelo a las PASO, ya que, por primera vez, referentes del PJ Córdoba como Caserio o Martín Gill se medían en las urnas contra Hacemos por Córdoba.

Por eso, aunque el peronismo del gobernador Juan Schiaretti perdió contra el acumulado de Juntos por el Cambio que orilló los 49 puntos, la lista de Alejandra Vigo y Natalia de la Sota quedó segunda, desplazando a la patrocinada por el gobierno Nacional al tercer lugar. Y eso, fue un aliciente.

Pos PASO, para Hacemos por Córdoba Punilla resulta un departamento interesante de analizar por varios motivos. El más obvio y ya señalado es por lo que el “factor Caserio” representa allí. Desde el Panal creen que difícilmente el Frente de Todos pueda revertir en noviembre el orden del tablero y también apuntan que, en el proceso de elecciones partidarias aún pendiente en el justicialismo cordobés, estos resultados deterioran las acciones de quienes seguramente demandarán luego lugares en el partido.

Segundo, porque con el corrimiento del ex presidente del PJ Córdoba hacia las filas del peronismo kirchnerista, la alianza provincial trabaja en la instalación de nuevos referentes departamentales de cara al proceso electoral que más les importa, el del ´23.

Y tercero porque es el único distrito donde dirigentes de espacios no peronistas que integran Hacemos por Córdoba, jugaron con rol protagónico, como es el caso del socialista Gabriel Musso, candidato e intendente de Cosquín; y el del vecinalista Esteban Avilés, ex intendente de Carlos Paz.

Y en esa reconfiguración del mapa con nuevas referencias territoriales de Hacemos por Córdoba, Musso, Avilés y el peronista Matías Montoto de Huerta Grande, se consolidan como un tridente en Punilla. Los dos aliados representan a ciudades importantes no gobernadas por justicialistas y Montoto, cercano al ministro de Desarrollo Social Carlos Massei, es un dirigente joven, que demostró lealtad al gobernador durante toda la campaña.

Junto a su par de Cosquín, forman parte del comando de campaña regional y estuvieron muy activos junto a Vigo y De la Sota en el último tramo electoral previo a las PASO.

Y en el juego propio que abre, a su vez, cada espacio del oficialismo provincial, hay una fuerte apuesta del socialismo cordobés junto al vecinalismo para afianzar ese polo político. Allí junto a Musso y Avilés talla también el legislador y presidente del Partido Socialista, Matías Chamorro, que forma parte de la mesa provincial de campaña.

Ese sector jugó a acercar a la lista oficialista el voto no peronista estructural del valle de Punilla y para noviembre, el desafío es ampliar esa base. De hecho, está prevista una reunión en los próximos días para evaluar los números finos y redirigir la estrategia en la zona con el objetivo macro de mejorar los números para las generales.