El sur cordobés espera por Bullrich (PRO reorganizado)

La presidenta del PRO podría visitar la provincia durante la semana próxima y se estima que, en su trayecto, hará una parada en Río Cuarto. Allí la espera la militancia PRO, que busca arrogarse la responsabilidad del voto anti K en el sur donde la elección de JpC también superó a la media provincial.

Por Gabriel Marclé

Cuando comenzaron a oficializarse los primeros resultados de las PASO del domingo, el PRO del sur provincial confirmaba que la apuesta hecha fue la correcta. Tal es así que inmediatamente después de ver los conteos, en Río Cuarto salieron a señalar que la de la capital alterna fue la mejor elección de la alianza UCR-PRO-FC-CC en todo el territorio provincial. En ese sentido, los dirigentes de la Propuesta Republicana en el sur se muestran listos para hacer valer su aporte a Juntos por el Cambio en vísperas de la anunciada visita de su líder, Patricia Bullrich.
En el paso intermedio de las primarias, durante la campaña, los referentes del partido amarillo en el departamento Río Cuarto y sus alrededores se preguntaban si apostar contra la lista promovida por el ex presidente Mauricio Macri sería la opción correcta. La mayoría de los dirigentes se fueron hacia Cambiando Juntos, con Luis Juez y Rodrigo de Loredo, y las urnas respondieron con un resultado que adelanta una reorganización positiva para el partido.
El miércoles por la tarde comenzaban a surgir las primeras versiones que adelantaban la posible visita de Bullrich a territorio cordobés para ratificar su incidencia en el resultado final de Cambiando Juntos y también para reorganizar a las bases a sabiendas del buen resultado obtenido para el PRO. En esa visita, la cual terminaba de coordinarse en la tarde de ayer, surgió la posibilidad de traer a la presidenta del partido al sur provincial.
“No está descartada su llegada. La idea que tienen sus organizadores es armar una gira que incluiría a Río Cuarto, pero como parte del sur cordobés. Su intención es hablarle a la región, ya que la militancia del partido se ha extendido a zonas que antes eran consideradas hostiles”, anticipaba un dirigente regional del PRO sobre los movimientos de la ex ministra de Seguridad de la Nación, algo que podría traducirse en un paso rasante por la capital alterna y sus alrededores.
Apuesta arriesgada
Insuflados de confianza, los dirigentes y militantes del PRO levantan las banderas amarillas más alto que nunca, entendiendo que el triunfo de JpC en las PASO se debe en gran medida a la “apuesta arriesgada” que realizaron al elegir integrar con sus nombres más fuertes la lista encabezada por Juez y de Loredo.
“Apostamos todo, fue una jugada arriesgada. Pero valió la pena ya que la diferencia conseguida supero las expectativas”, señalaba una fuente cercana a Julián Chasco, el dirigente del sur cordobés que encabezó de manera regional lo que finalmente terminó convirtiéndose en un juego combinado con el radicalismo y el Frente Cívico para armar Cambiando Juntos. En este territorio fue donde se dio pelea para lograr lo que finalmente se tradujo en números, donde en ciudades como Río Cuarto la apuesta del PRO sumó más puntos que en la media provincial (llegó casi al 60% dentro de la alianza).
“El combate que dimos en el sur fue muy importante y se vio en los resultados. El interior está lleno de intendentes schiarettistas y mestristas, pero de alguna manera logramos impactar con nuestras propuestas”, señalaban desde el PRO del departamento Río Cuarto. “El resultado fue contundente, también hacia dentro. Nos ayuda a ordenar y nos da confianza para laburar en conjunto, pero con una impronta propia”, agregan.
Al PRO esta instancia le cambió la cara. Arrancaron el año con los radicales intentando aplicar supremacía en el dominio de JpC y ahora se preparan para un escenario en el cual, si las generales de noviembre lo permiten, podría tenerlos con cuatro y hasta cinco representantes del PRO Córdoba en el Congreso de la Nación. Es allí donde se entiende la influencia de Patricia Bullrich, iniciadora del impulso de la ola amarilla y sospechada responsable del rompimiento que terminó por abrir la alianza al medio.
En ese sentido, el reordenamiento en el sur provincial no será una instancia complicada, ya que la mayoría del PRO regional se había incorporado a Cambiando Juntos. Para ellos, el rearmado no implicará una fusión de agrupaciones sino una renovación de expectativas y esfuerzos mancomunados.
“Sabemos que todos van a intentar seducir a ese 7% que no fue a votar en las PASO. Pero creo que esa gente es un poco más afín a nosotros que al oficialismo y a ello apuntaremos para seguir trabajando hasta noviembre”, aseguran. El PRO del sur se muestra tan envalentonado que ya no tienen necesidad de colgarse de su fundador y líder espiritual, Mauricio Macri. “Seguro debe estar arrepentido de haber elegido mal”, se animan a tirar los otrora fieles seguidores del ex presidente. Confianza de sobra.