Larreta, de abstencionista a garante de la unidad PRO

El jefe de gobierno porteño hizo un cepillado entre la dirigencia amarilla post Paso. La semana que viene se realiza en Córdoba el Congreso Nacional de la Fundación Pensar.

Por Yanina Passero

Durante la campaña por las PASO de Juntos por el Cambio en Córdoba, los precandidatos de las dos principales listas fueron exhibiendo apoyos de dirigentes reconocidos en todo el territorio. La revalidación con el “puerto” fue permanente, aunque los ganadores encabezados por Luis Juez y Rodrigo de Loredo intentaron relativizar esos espaldarazos. Y era comprensible: nadie era capaz de sopesar la influencia que podía mover el expresidente Mauricio Macri para apuntalar a sus ahijados, Mario Negri y Gustavo Santos.

El discurso doble se evidenció cuando, casi al filo del cierre de la campaña, los ahora flamantes vencedores viralizaron imágenes con el rostro de Horacio Rodríguez Larreta y los precandidatos. El jefe del interbloque en la Cámara de Diputados fue el primero en hacer berrinche. Llegó después la desmentida del jefe de gobierno porteño y la ratificación verbal de que no tomaría partido por ninguna de las cuatro expresiones y que, como corresponde a un tiempista que quiere ser presidente, apoyaría a la que resultara ganadora la noche del domingo.

Es probable que ninguno de los precandidatos y sus operadores hayan mentido cuando dejaban trascender que contaban con el respaldo del hombre fuerte del PRO para el despliegue proselitista. La gente de Santos se mostraba convencida en que era compartida por Larreta la idea de posicionar un candidato PRO en este turno con el objetivo real puesto en la puja provincial del 2023. Negri compartió un par de encuentros privados con el presidenciable durante la campaña. Los referentes del PRO en la lista de Juez y De Loredo también hacían gala de las reuniones de trabajo con el equipo del alcalde de Buenos Aires y los consejos tácticos con los que bajaban del avión en el aeropuerto Taravella.

Como sea, la elección pasó y dejó heridas abiertas que intentaron maquillarse en la foto que se tomaron Juez, De Loredo, Negri y Santos en el restaurante del hotel Neper, ayer por la tarde. La incertidumbre que genera el bastión mediterráneo cruza a sus protagonistas, pero también a los armadores nacionales de Juntos por el Cambio.

Desde la noche del domingo y durante todo el lunes, Larreta llamó a los dirigentes de la primera línea del PRO local para conocer de primera mano sus impresiones: Santos, Soher El Sukaria y Laura Rodríguez Machado fueron algunos de los amarillos contactados. El jefe de gobierno porteño no tardó nada en aplicar las medicinas del diálogo que el propio Macri y Patricia Bullrich rompieron en el partido con motivo de la reciente interna. El apoderado del PRO, Oscar Agost Carreño, mantuvo ayer largas reuniones en Buenos Aires con los alfiles de calle Uspallata, en CABA. Coronó el raid con una cita con Larreta.

En estas breves entrevistas los motivó a aprovechar esta oportunidad de descontento generalizado con el kirchnerismo para seguir trabajando. Pese a la efervescencia de los festejos, todos saben en Juntos por el Cambio que es un error asociar el voto castigo que tronó en las urnas contra el Frente de Todos como un revival amarillo. Las interpretaciones que se hagan del domingo son claves para ajustar la estrategia de cara a las generales de noviembre.

Y en ese plan motivacional, hombres de Macri y Larreta preparan para la semana que viene el Congreso Nacional de la Fundación Pensar y la locación elegida es la ciudad de Córdoba. Si bien no están definidos quiénes serán los enviados, salta a la vista la necesidad de generar espacios de diálogo de un partido que ha quedado sacudido por las internas, especialmente en este distrito.

Santos, como presidente de la filial cordobesa de este think tank amarillo, podrá levantar cabeza después de la derrota de la boleta que compartió con el radical Negri.

Como se escribió desde estas páginas, en el PRO del puerto tenían una mayor expectativa con la performance del exministro de Turismo de la Nación en las urnas y, fundamentalmente, con la influencia que podría ejercer Macri en el electorado que tantas veces lo apoyó al punto que confundió el antikirchnerismo dominante en estas latitudes con macrismo. Sin embargo, Santos sigue siendo el único candidato PRO “mejor” posicionado si se tiene en cuenta que con el mismo caudal de votos (y su fama) el árbitro Héctor Baldassi pasó de campañas legislativas a ejecutivas durante buena parte de la historia de sello recoleto en la provincia.