Confiado, Schiaretti quiere celebrar el domingo

El gobernador cerró ayer con un acto al aire libre en Alta Gracia. Fin para la primera etapa de una campaña ordenada y cuidadosamente digitada por quienes trazaron la estrategia electoral. Expectativa en el oficialismo.

Yanina Soria

El peronismo del gobernador Juan Schiaretti cerró ayer la primera parte la campaña con un acto presencial (el más masivo realizado por la fuerza política este año) en la ciudad de Alta Gracia.

Fue una campaña prolija y ordenada que, en verdad, Hacemos por Córdoba largó mucho antes de la fecha de inicio que fijaba el cronograma electoral. Una campaña innovadora para lo que tradicionalmente se acostumbraba a hacer en el PJ, y deliberadamente digitada desde comienzo a fin por quienes trazaron la estrategia electoral. Con un libreto claro bajado a todos los candidatos del que ninguno se apartó un sólo centímetro, porque esa fue la orden.

Ellas”, Alejandra Vigo y Natalia de la Sota, repitieron con letra de molde el mismo discurso en el primer acto y en el último; un mensaje anclado en ejes que, según los sondeos que manejan en el Centro Cívico, son los que los cordobeses quieren escuchar. Y si eso reditúa en las urnas el domingo, seguramente será la línea que se explotará hasta noviembre.

El gobernador Schiaretti movilizó a toda la estructura partidaria, dándoles especial cabida también a las fuerzas aliadas, no sólo a los partidos políticos que componen la alianza sino a los sectores que, como las organizaciones sociales, militaron y trabajaron la boleta que carece de referencias nacionales.

Y justamente la apuesta del oficialismo cordobés para estas legislativas fue transformar eso, lo que en principio suponía su mayor debilidad como era no tener anclaje nacional en una elección nacionalizada, en una oportunidad. Desde el Panal leyeron que, en un escenario de grieta y constante confrontación entre el kirchnerismo y lo que se presenta como anti kirchnerismo, maximizar frente al electorado el concepto del cordobesismo, podría ser el camino. Insistir en la idea de una Córdoba fuerte e independiente dispuesta a batallar contra los privilegios concentrados en el AMBA, fue la oferta a vender. Si funcionó o no, se sabrá el domingo.

En el balance de lo realizado hasta aquí, desde el campamento schiarettista sostienen que la expectativa de alcanzar un buen resultado el domingo fue creciendo conforme también al desenvolvimiento de la propia oposición.

Otra vez, los personalismos que cohabitan en Juntos por el Cambio y el desenlace en cuatro listas, fue como mana cayendo del cielo para Schiaretti.

Las eliminatorias que se jugarán en la principal fuerza opositora provincial, les permite a Hacemos por Córdoba ilusionarse con “resultar ser la lista más votada en las PASO”, dicen. Y aunque esa sea una verdad relativa y con clara fecha de vencimiento en noviembre, hasta entonces, el peronismo schiarettista sumaría un elemento del que tomarse rumbo a las generales.

Por otro lado, con el correr de las semanas, la inquietud que generó en un comienzo la idea de que, por primera vez, el peronismo en Córdoba iría dividido, fue apaciguándose. En el Panal trabajaron, adrede, para pegar la lista del Frente de Todos local a lo más duro del cristinismo. Correr por ese lado a los candidatos Carlos Caserio y Martín Gill, dos peronistas cordobeses de pura cepa, fue parte de la estrategia con la que se buscó agitar el gen anti K que todavía conserva buena porción de la población cordobesa.

En definitiva, ayer en la previa al acto de cierre en la ciudad de Alta Gracia, entre la dirigencia sobrevolaba la sensación de que el domingo la lista del gobernador se impondrá a la que apoya en Córdoba el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Kirchner; y conseguirá un buen lugar en la tabla parcial respecto a Juntos por el Cambio.

También es cierto que en el oficialismo cordobés saben que la del domingo es un precalentamiento y que para las generales las condiciones podrían ser otra para el Frente de Todos si es que la Nación logra mejora algunos indicadores.

El acto

En el acto al aire libre en la ciudad de Alta Gracia del que participaron todos los candidatos y parte de la dirigencia, Schiaretti dijo: “nuestra manera de actuar es hacer, hacer y hacer. Es lo que quiere el pueblo de Córdoba que se hagan las cosas no que se comenten, No somos comentaristas de la realidad, nosotros junto a cada cordobés, transformamos la realidad”. Y luego reiteró el pedido de votos para su lista: “necesitamos que nuestros candidatos, que no votan por disciplina partidaria de Buenos Aires sino por Córdoba, estén en el Congreso para defender nuestros recursos y cuidar que ninguna ley perjudique a Córdoba, para seguir en este camino del progreso con justicia social. Por eso, les pido que nos acompañen con su voto este domingo y que concurran masivamente a votar”.

Abrió el acto el intendente de Alta Gracia, Marcos Torres Lima. Estuvieron presentes el vicegobernador Manuel Calvo, el candidato a senador Eduardo Accastello; y los candidatos a diputados Ignacio García Aresca, Claudia Márquez, Sergio Busso, Claudia Martínez, Fabio Guaschino, Rosalía Cáceres, Gabriel Musso, Teresa de los Ángeles Gualda y Sergio Fittipaldi. Además del intendente de Córdoba, Martín Llaryora, y ministros del gabinete provincial.