Plebiscito en Belgrano: ¿Alberdi o el Kempes?

El presidente Artime y su núcleo evalúan una consulta popular en los socios para definir la localía una vez permitido el regreso de hinchas a los estadios. El amor al “Gigante” Vs. Una mayor convocatoria, el silogismo.

Por Federico Jelic

Existe una creciente expectativa en el mundo Belgrano luego de la aprobación del regreso del público a los estadios por parte del Gobierno Nacional, medida con fines electorales pero de la cual lo mismo los clubes quieren sacar su provecho político. Es que luego de un año y medio o más sin actividad y con fútbol a puertas cerradas, el retorno de los socios a la cancha con aforo limitado representa una gran posibilidad para las instituciones de reivindicarse hacia aquellos que abonaron religiosamente su cuota social, a modo de compensación a su desinteresado aporte.
Pero claro, en Belgrano hay una disyuntiva que preferirán dirimir en un plebiscito oficial. Es que a fines de septiembre u octubre ya podrá ser local con el 30 por ciento de su público permitido, y restará definir qué escenario utilizar para contentar a la mayoría del padrón. ¿Apostarán a seguir siendo local en Alberdi o apuntarán a una mudanza al Estadio Mario Alberto Kempes, donde podrán ingresar una mayor cantidad de simpatizantes? ¿Prevalecerá el criterio del beneficio económico-social-político o primará la necesidad de sostener la localía en pos del proyecto deportivo?
Más allá de que puertas adentro la dirigencia tiene una postura, procurarán un consenso con el hincha sobre dicha problemática. Es como buscar reafirmar una idea preexistente con un respaldo casi lógico en el ánimo general de la parcialidad “pirata”. Y entonces, hablarán las encuentras, a pesar de que siempre es un tema que trae polémica el hecho de jugar en el “Gigante de Alberdi” con menos público o con mayor presencia en el estadio mundialista, con todo lo que eso conlleva y motoriza.

Alberdi con más identidad, al Kempes con más gente

La situación es la siguiente: una vez que el Ministro de Saluda Carla Vizzotti y el encargado de la cartera de ministerio de Turismo y Deporte Matías Lammens confirmaron que a partir del 9 de septiembre comenzarán a habilitar hinchas en las tribunas, desde el seno íntimo de la cúpula dirigencial de Belgrano analizaron las dos propuestas de localía. El presidente Luis Fabián Artime tiene su posición al respecto, no obstante, desde su círculo entendieron que lo más equilibrado sería presentar una consulta popular con los socios a los fines de consensuar en qué reducto podría oficiar de anfitrión con la nueva normalidad.
¿Cuáles son los dilemas? El estadio de Alberdi, el “Julio César Villagra” alberga a 31 mil espectadores luego de las remodelaciones en 2017, pero de acuerdo a la reglamentación de AFA, Gobierno Nacional y Liga Profesional, solo se permitirá el acceso a un 30 por ciento. Es decir, 8 mil espectadores.
Por contrapartida, el Kempes luce más tentador. Con aforo para 57 mil espectadores, el mismo porcentaje en el mundialista alcanzaría a beneficiar a 18 mil hinchas, es decir, más del doble de los que ingresarían en el famoso y ponderado “Gigante de Alberdi”. Ahí radica el concepto fundamental de la discusión.
Es que Belgrano, con el programa de salvataje y recuperación de socios “reactivá tu pasión” sin antigüedad y sin perder la condición de activo logró captar la voluntad de más de seis mil adherentes, y entonces, la masa societaria alcanza la cifra de 30 mil en los padrones. Y como el plan fue efectivo, ahora asoma en escena la disyuntiva de cómo canalizar la convocatoria y el derecho de ir a alentar al equipo luego de no haberse retrasado nunca en el pago de la cuota en tiempos de pandemia, donde no podían ingresar a los partidos.
Cálculos primarios indican que necesitarían casi cuatro partidos en Alberdi para lograr compensar a todos los socios. Mudando la localía al Kempes en cambio sería más beneficioso. En apenas dos partidos (uno y medio, siendo exactos) ya cada socio habría disfrutado de ver al club de sus amores, rompiendo una abstinencia de casi 20 meses donde solo alentaron por Radio, TV y streamings.
El hecho de mudarse al coliseo principal cordobés tiene como beneficio una mayor concentración de la familia “Celeste”, eliminar estridencias y calmar ansiedades, luego de que en algunos partidos trascendieran los comportamientos de los benditos “allegados”, es decir, del entorno de los dirigentes, muchos de ellos favores políticos, auspiciantes u otras funciones del mundo del fútbol. Ocurrió en todos los clubes. Y por eso, saldar esa deuda emocional y sentimental con el hincha es prioridad. Por eso la opción del Kempes no es descartada en absoluto.
Pero a su vez, Alberdi es Alberdi. La identificación que tiene el hincha por el estadio es inmensa, al punto de que la mayoría estaría dispuesto a resignar su presencia en la cancha con tal de que Belgrano siga ejerciendo su localía en el hogar de todos los “Piratas”. Una consulta popular ayudaría a tomar la decisión correcta con respecto al corazón del hincha pero de todas maneras, la dirigencia planea escuchar al “soberano celeste” mediante una consulta popular instrumentada de manera institucional es la que prima por encima de todo, cuyos resultados colaborarán con tomar la decisión más oportuna en lo político, ámbitos donde también se juegan partidos cada fin de semana. Solo para entendidos…
Igual, hay una opinión vinculante: la del DT Guillermo Farré. El ídolo de Belgrano, mentor del ascenso por la Promoción ante River Plate en 2011 quiere quedarse en Alberdi. Es consciente de la movida en danza, pero según su opinión, justo en el momento de levantada deportiva, no sería aconsejable dar ventajas siendo locales en el estadio provincial. Y la mirada del “Luifa” iría en ese sentido, pero igual, el referéndum o plebiscito ya tiene forma y proyecto.
¿Qué ganan con eso Artime y su séquito? Definir con legitimidad la localía de Belgrano, independientemente del cumplimiento rápido y efectivo de del retorno de los socios. Y sobre todo, sabiendo de antemano el fruto de la encuesta general, porque Alberdi despierta pasiones en el hincha que son incomprensibles a la razón y al derecho de asistir a la cancha…