Inquietud gremial por reunión paritaria

Sectores de Conadu y Conadu Histórica se mantienen alerta por una posible estrategia dilatoria por parte del Ejecutivo, pero los sectores más cercanos al oficialismo confían en un gesto de campaña.

Los funcionarios del Ministerio de Educación de la Nación recibirán este jueves a los representantes de las distintas federaciones gremiales docentes (Conadu, Conadu Histórica, Fedun, Fagdut, Ctera y UDA) y de no docentes (Fatun) para debatir un posible aumento salarial para los dos conjuntos de trabajadores universitarios.

La cita se enmarca en la revisión de la evolución del salario y la inflación que forma parte del acuerdo paritario firmado a comienzos de mayo.

El Gobierno intentó congraciarse con los gremios a través del montaje de un supuesto adelantamiento de la revisión, por medio de una reunión que se llevó a cabo semanas atrás. Sin embargo, la ansiada propuesta para ajustar hacia arriba los sueldos docentes y no docentes no se puso sobre la mesa, y recién llegaría en el encuentro del jueves.

Esta dilación crispó a los sectores gremiales más alejados del oficialismo, o a aquellos kirchneristas descontentos con las conducciones de sus respectivas federaciones.

En el caso de Conadu Histórica, central posicionada como opositora desde la izquierda a la gestión que encabeza el presidente Alberto Fernández, su plenario de secretarías generales estuvo a punto de convocar a un paro nacional de actividades por 24 horas para esta semana.

Un oportuno llamado desde la Secretaría de Políticas Universitarias para comunicar oficialmente la convocatoria a la reunión del martes convenció al plenario de poner la medida de fuerza en el freezer. Sin embargo la discusión continuará el viernes, y la aparición de una propuesta satisfactoria será clave para evitar una medida de fuerza que podría incluso alcanzar las 48 horas.

En tanto, si bien Conadu ha mantenido una posición de lealtad constante hacia el oficialismo nacional, en los últimos días se conoció un comunicado que podría insinuar algún mar de fondo en esta federación gremial.

A comienzos de agosto se constituyó la Corriente Sindical Federal y Popular 16 de Abril, como expresión de un sector interno de la federación, a la cual suscribe la conducción del gremio cordobés Adiuc, de acuerdo a sus publicaciones en redes sociales. Esta corriente reúne a sectores que en general han estado disconformes con la manera en que la gestión del secretario general Carlos de Feo ha manejado las negociaciones paritarias de los últimos años, sin por ello dejar de reconocerse como parte del pankirchnerismo.

La Corriente 16 de Abril se expresó al respecto de la paritaria, expresando su “preocupación ante el retraso en la convocatoria -por parte del Ministerio de Educación de la Nación- para dar continuidad a las negociaciones por la revisión del acuerdo salarial vigente”.

Además, hacen referencia al funcionamiento de Conadu, reclamando que “es urgente que desde nuestra Federación se impulse un debate democrático sobre la situación actual y los pasos a seguir”. Los lazos comunicantes entre los miembros de la Corriente 16 de Abril y Conadu Histórica permitirían suponer que este grupo empujará a Conadu hacia posibles medidas de fuerza, en caso de no encontrar una propuesta razonable de parte del Ministerio de Educación.

Los sucesores: candidatos de los oficialismos

La próxima semana, cuando el reloj marque las 20 horas del viernes 10 de septiembre, habrá concluido el plazo que establece el cronograma electoral para la presentación de candidatos a decano y vicedecano en cada una de las Facultades.

Tal como fue repasado en esta columna, no son pocos los decanos que se aventurarán a la batalla electoral por un nuevo mandato al frente de sus respectivas unidades académicas. Sin embargo, hay varios casos en los que quienes ocupan actualmente el decanato no pueden continuar al frente de sus unidades académicas por haber agotado la cantidad de mandatos que permite el estatuto de la Casa de Trejo.

En esos casos, algunos espacios optarían por los actuales vicedecanos, como una manera de dar continuidad al proyecto político vigente. En Ciencias Químicas, Marcelo Mariscal tomaría la posta de Gustavo Chiabrando, y en Ciencias Económicas Catalina Alberto haría lo propio con respecto a Jhon Boretto.

En una situación similar se encuentra Gustavo Monti, quien fue electo vicedecano de Famaf en 2017, pero hoy ya está a cargo del decanato a raíz de la licencia que la decana Mirta Iriondo solicitó para hacerse cargo de FAdeA. Como Iriondo ya ha sido electa dos veces consecutivas, Monti encabezaría la lista en esta oportunidad.

En otros casos, los oficialismos optarían por miembros de sus equipos de gestión, en general ligados a lo académico. Graciela Ferrero, secretaria de Posgrado de Lenguas, podría competir para suceder a Elena Pérez, y Guillermo De Leonardi, secretario académico de Odontología, entraría a la contienda para relevar a Mirta Lutri.

En Ciencias Agropecuarias, el candidato del oficialismo sería Jorge Dutto, actual prosecretario general de la UNC, un docente con vasta experiencia de gestión tanto en su unidad académica como en la administración central de la Casa de Trejo. Mientras tanto, en Psicología, el espacio que se referencia en la decana Patricia Altamirano no ha dado aún señales de quién encabezará su boleta.