Bullrich, con campaña espejo para no tensionar (mas) con Macri

Mientras las encuestas muestran que será una elección peleada, la madrina de la lista de Juez y De Loredo resolvió poner su cara en la cartelería de campaña, como hizo Macri con Negri y Santos. Promete no enviar “halcones” a Córdoba y condiciona su visita a la estrategia del expresidente.

Por Yanina Passero

Patricia Bullrich ratificó a sus precandidatos de Cambiando Juntos que no vendrá a la provincia a hacer campaña presencial por ellos. Cita un presunto acuerdo con Mauricio Macri que sitúa a Córdoba como tierra prohibida para ambos. “Si Macri baja, yo voy con todo”, dicen que promete la “comandante” a la dirigencia del PRO Córdoba que le responde y busca un lugar en el Congreso a través de la lista de Luis Juez y Rodrigo de Loredo.

Cierto es que en las canteras de los apadrinados por el expresidente de la Nación, desconocen todo tipo de pacto y deslizan que es la estrategia lo único que condiciona un desembarco de este calibre para apoyar el tándem Mario Negri-Gustavo Santos. En otras palabras, no lo confirman, pero tampoco lo descartan. Con pica, afirman que la titular del PRO nacional prende velas para que su jefe, ahora rival, no pise este distrito. Macri no tiene cargo formal en la estructura del partido amarillo por lo que su preferencia cuenta como una opinión calificada, a diferencia de Bullrich que debe representar y contener a todo el partido, incluso a los macristas que están con Santos más allá del 12 de septiembre.

Como sea, la exministra de Seguridad de la Nación entiende que su momento de construir por fuera de la ciudad de Buenos Aires llegó y por eso autorizó la división del PRO Córdoba para las Paso. Está entusiasmada por las encuestas circulantes que destacan su buena imagen en el bastión, en algunos casos, superior a Horacio Rodríguez Larreta o muy cerca del jefe de gobierno porteño.

Con esta confirmación, la lista de Juez y De Loredo no contará con la visita de Bullrich antes del cierre de la campaña el jueves 9, pero el rostro de la jefa del PRO apareció por toda la vía pública, junto a los precandidatos.

La dirigente nacional juega al límite con esta campaña “espejo”. La semana pasada se dejó fotografiar con Juez en los pasillos de un canal de televisión porteño con Juez y, ayer, en una cafetería porteña se reunió con dos precandidatos para diseñar el tramo final de la campaña.

La senadora Laura Rodríguez Machado y el también precandidato a diputado Oscar Agost Carreño desayunaron ayer con Bullrich, antes del encuentro de la plana mayor de Juntos por el Cambio para celebrar el aplastante triunfo del radical Gustavo Valdés en Corrientes. En ese encuentro, acordaron desarrollar una campaña “espejo”.

Esto es, si Macri viene a Córdoba, ella también lo hará, pero advierten que jugará a fondo. Si el expresidente envía un video a sus precandidatos, el equipo de Cambiando Juntos también tendrá material audiovisual para compartir. Si hay afiches, habrá con la cara de Macri y también con la de Bullrich.

A sus alfiles, la titular del PRO les dijo que no quiere nacionalizar la campaña, aunque continuarán recibiendo “visitas” afines. Rodríguez Machado estaba definiendo la agenda y se da por descontado que tendrán un perfil menos disruptivo que el de Florencia Arietto, la especialista en antibloqueos sindicales y exasesora de Bullrich en la cartera de Seguridad.

“Suspendimos viajes de referentes tipo ‘halcón’ para evitar que escale la pelea interna”, admitieron a Alfil. Sucede que, después de las declaraciones de Arietto, cualquier otra intervención que siguiera en la “lista corajuda” –como se llaman los precandidatos de Juez y De Loredo- iba a parecer tibia.

El precandidato a senador y titular del Frente Cívico se animó a más después de eso y sugirió que Ramón Mestre no es el indicado para combatir la corrupción y que Mario Negri quiere ir al Senado para jubilarse. Como se contó desde estas páginas, la defensa negrista se encargó de Juez pero el grueso de la munición fue para Machado. La senadora, hasta el momento, había evitado rivalizar con Macri. Incluso, cada vez que tenía la oportunidad resaltaba su respaldo y pertenencia al mismo equipo.

Ahora bien, conviene preguntarse por qué Bullrich decide moderar después de que desafió a Macri en su bastión y, en segunda medida, poner su rosto en los afiches de campaña. Probablemente, la necesidad de dotar a los suyos de las mismas posibilidades que sus rivales internos sea una explicación. Aunque surgen otras hipótesis de las mismas encuestas que viralizan los patricios que muestran una distancia de dos puntos a favor de Juez-De Loredo por encima de Negri-Santos cuando se evalúa la intención de votos.

El recorte de la diferencia podría ser una señal de alerta que invita a Bullrich a sumarse a la campaña, pero sin tensionar con Macri para evitar un desembarco que Negri espera más que ningún otro candidato y que podría terminar cambiando la tendencia, en el tramo final.

Desde las canteras de Juntos por Córdoba contribuyen a este estado de incertidumbre de una elección que promete ser peleada. Dicen, sin aportar mayores datos, que ahora están ganando.

Juntos por el Cambio buscó nacionalizar el triunfo en Corrientes

Juntos por Cambio (JpC) celebró ayer el triunfo electoral del gobernador radical de corrientes, Gustavo Valdés, quien fue reelecto ayer con el 76,76% de los votos y buscó nacionalizar ese resultado electoral como forma de reposicionar a la alianza opositora de cara a las elecciones legislativas del 14 de noviembre.

La Mesa Nacional de JpC realizó su reunión habitual -esta vez de modo presencial en un local de Palermo- que estuvo marcada por un palpable optimismo, principalmente en la dirigencia radical, que asume el amplio triunfo de Valdés sobre el candidato peronista, Fabián Ríos, como un impulso a su intención de pelearle al PRO la hegemonía de la alianza opositora, a dos semanas de las PASO.

En el encuentro la cúpula del espacio puso el foco en las elecciones generales del 14 de noviembre, a la que llegarán luego de sortear las primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) del 12 de septiembre, donde tendrán compulsa interna en 15 provincias del país.

«Se analizó el triunfo de Valdés en Corrientes que nos llena de orgullo, y que es una señal categórica de apoyo a su gestión, pero también hay una lectura nacional», dijo el diputado Alfredo Cornejo, presidente del radicalismo, al término del encuentro, buscando nacionalizar la victoria del radical correntino, a pesar de que la alianza ECO gobierna Corrientes desde 2009.

Sin embargo, la titular del PRO, Patricia Bullrich, enseguida acotó que ganar elecciones implica «ganarlas una a una» y prefirió esperar los comicios nacionales antes de hacer pronósticos. Con todo, la exministra de Seguridad, en línea con su jefe político, el expresidente Mauricio Macri, le pidió a la sociedad que «se anime a ir a votar, porque no es riesgoso, es como caminar por una calle» y «todos sabemos la importancia que tiene el voto en nuestro país».