Municipales: Oposición frenó la aprobación del acta salarial

El Legislativo se disponía a tratar el acuerdo salarial firmado entre la Municipalidad y el Sindicato de Trabajadores Municipales, pero los bloques de la oposición no dieron el quorum y el tema no entró en el orden del día. Argumentaron que el reclamo de algunos sectores y el mal estado de la mutual municipal motivaron la negativa.

Por Gabriel Marclé

La aprobación del proyecto que ejecutará la suba salarial de los empleados municipales se topó con la resistencia opositora. Mientras tanto, los Autoconvocados realizaron un abrazo solidario frente a la sede de la Mutual Municipal

La situación salarial de los empleados municipales se convirtió en una pelota que pasó del gremio al Ejecutivo y ahora al Legislativo, lugar en el que se encontró con un obstáculo inesperado para algunos. El oficialismo decidió darle tratamiento al acta salarial rubricada días atrás entre el Sindicato de Trabajadores Municipales y la Municipalidad, pero el tema no pudo ingresar en el tratamiento de la sesión ordinaria del jueves porque la oposición no dio quorum.

Los concejales de las minorías -particularmente los de Juntos por Río Cuarto, con mayoría en la comisión de Labor- frenaron la posibilidad de aprobar el acuerdo en el recinto haciéndose eco de los reclamos que manifestaron agrupaciones que se opusieron a la negociación que encabezó Walter Carranza, titular del STM. La asamblea de Autoconvocados y representantes de Lista Azul (agrupación liderada por Adolfo Bildoza, quien competiría en las elecciones del gremio) cuestionaron la suba del 28% y pusieron de manifiesto su preocupación por la crisis económica que atraviesa la Mutual Municipal.
Lo que expresaron desde JpRC es que se trató de un gesto de solidaridad con los trabajadores que, en simultaneo con la sesión, llevaron a cabo una movilización que terminó en un abrazo solidario en la sede de la Mutual Municipal. De todas maneras, el freno fue momentáneo ya que su tratamiento se dará sin falta la semana que viene, ya que la oposición no tendría forma de impedir su inclusión en los asuntos a tratar y la mayoría oficialista lo aprobará casi sin resistencia.

“Nos quisieron meter el tema en el sobre tablas, pero no lo hicimos porque queremos acompañar el reclamo de los trabajadores”, comentaba un edil de la oposición antes de comenzar el encuentro legislativo citado al mediodía del jueves. En el bloque oficialista asomaban las caras largas ya que no podían cumplir con algo que aparentaba ser un acto casi protocolar y que finalmente se convirtió en otro rifirrafe del Concejo Deliberante.

En consulta a la mayoría de Hacemos por Córdoba, las declaraciones denotaban la intervención de factores relacionados con la campaña electoral que está en marcha. “En cada oportunidad que tienen, ponen un obstáculo y te llevan al barro”, manifestaba un integrante del bloque peronista, intentando sugerir que las razones detrás del freno opositor no tenían que ver con el reclamo salarial, sino con los intereses personales de la primera minoría en JpRC.

El oficialismo no pudo cumplir con el mandato que surgió desde el mismísimo despacho del intendente Juan Manuel Llamosas, quien pretendía que el acta pasara sin hacer ruido, tal como había ocurrido días anteriores. El acuerdo salarial se había firmado el viernes de la semana pasada, pero no fue sino hasta el martes que los trabajadores (especialmente los disidentes) se anoticiaron de los detalles. El llamosismo pretendía hacer que su paso por el Concejo sea silencioso y libre de inconvenientes, algo que finalmente no pudo conseguir.

Mutual y “efervescencia”

La discusión sobre el acta salarial no llegó al recinto y tuvo su capítulo particular por fuera de la sesión. Allí primaron los comentarios de la primera línea opositora frente a un oficialismo que evitó dar muestras de haber perdido una batalla. También se percibió que JpRC analizó el contexto actual como “una oportunidad” para darle énfasis a una lucha de años y que siempre tuvo al sindicalista Walter Carranza en el medio.

“Hay un nivel de efervescencia poco visto en relación a otros años. Es un tiempo diferente”, lanzaban desde el bloque radical/PRO, como adelantando que se vienen momentos críticos para la situación del gremio que Carranza comanda desde hace veinte años. Pero el mayor punto de acuerdo con los sectores disidentes de los municipales tiene que ver con la situación de la Mutual Municipal.

“Siempre fue una mutual que anduvo muy bien y nunca le falló a los empleados, pero ha tenido problemas en el último tiempo. Gran parte de eso tiene que ver con los magros aumentos que tuvieron los trabajadores”, expresaron desde el bloque de JpRC luego de la decisión de no acompañar el tratamiento del acta salarial. “Es una situación sumamente crítica para una mutual que representa a los trabajadores del Estado municipal”, añadieron.

Manifestaciones

El “impasse” sobre la aprobación de la resistida acta salarial del STM podría provocar una cadena de reacciones de aquí a la próxima semana. El abrazo a la mutual de ayer mostró una actitud desafiante por parte de los Autoconvocados y demás representaciones opositoras a Walter Carranza, algo que podría repercutir en la actividad legislativa programada para el jueves 2 de septiembre, reconociendo que será el día en el que el oficialismo aprobará el proyecto.

Dentro del oficialismo se esperan que haya algún tipo de manifestación que, mediada por las restricciones sanitarias, no generarán descalabro en la agenda legislativa. Sin embargo, se presentaría como un punto de clara resistencia a un acuerdo que no solo involucra al resistido titular del STM, sino que cuenta con la responsabilidad y el abal de la propia Municipalidad.

Cabe resaltar que la asamblea de Autoconvocados solicitó la banca del ciudadano, algo que el oficialismo todavía no le ha otorgado. Si se aprobaba el proyecto del acta salarial, el pedido de la organización quedaría archivado. Desde la oposición señalaron que darán pelea para que les otorguen la banca y que el tema no pase desapercibido en el Concejo.