Larreta pausa neutralidad con guiño a Negri-Santos

Ayer, el exministro de Turismo recibió llamados de apoyo del larretismo y el radical fue recibido en Buenos Aires por el jefe de gobierno porteño.

Por Yanina Passero

La dirigencia de Juntos por el Cambio de Córdoba, en sus cuatro expresiones, inició la semana con el relevamiento de cuadros. Los atomizados radicales y macristas tomaron lista, tantearon la lealtad de intendentes, referentes departamentales, militantes y operadores, también de hombres y mujeres del llamado círculo rojo cordobés.

Cada brazo suma para la pelea central: Mario Negri-Gustavo Santos versus Luis Juez-Rodrigo de Loredo. Por este motivo, la adhesión manifiesta se celebra y explica, por ejemplo, que la Coalición Cívica ARI gestione la visita de Elisa Carrió a la provincia para respaldar la litas de Juntos por Córdoba o que desde el campamento del exministro de Turismo de la Nación presuman lo mejor de la maquinaria electoral del PRO nacional, puesto a disposición por órdenes del varado Mauricio Macri.

Ahora bien, la participación de la línea nacional de la coalición en el distrito ganador supone algunos problemas. Se sabe que la atomización de Juntos por el Cambio en Córdoba se explica por las diferencias entre radicales, las apuestas para el largo plazo de los líderes nacionales y, también, por la interna nacional del PRO. La presidenta de la fuerza amarilla, Patricia Bullrich, partió el macrismo local al apoyar al binomio compuesto por los excandidatos a la intendencia de Córdoba. La “comandante” decidió sobre el filo del cierre de listas desafiar a su jefe, nada más ni nada menos, que en su principal bastión en el interior del país.

El tiempo dirá si la exministra de Seguridad se apresuró en acelerar su armado de cara a la puja nacional del 2023. Sin embargo, la apuesta general en despachos porteños y en los corrillos amarillos, aseguran un perfil bajo de Bullrich en esta campaña para las Paso porque si triunfa será a costa del fracaso de Macri, algo impensado si se tiene en cuenta la energía que pondrá el expresidente en las próximas semanas. Desde aquí dicen que no puede subestimarse a una de las dirigentes que mejor mide.

Fuentes porteñas habían anticipado a este medio que Macri jugará fuerte. Sus equipos trabajan para el “apóstol” y las visitas de sus armadores -que ya se los observa en sus oficinas móviles de la ciudad- serán semanales. El fundador del PRO vendrá a Córdoba si es necesario. Si observa que su candidato no necesita anabólicos, evitará tensionar con los aliados locales desperdigados en otras tres listas.

El interrogante que se abre es cómo observa el jefe de gobierno porteño y precandidato a presidente, Horacio Rodríguez Larreta, la extensión de las luchas entre sus conmilitones, también en Córdoba, en una plaza que supuestamente debía quedar al resguardo de las apetencias personales de sus referentes.

Se ha hablado mucho sobre la tensión directa con Macri y sobre la disminución de la influencia del expresidente en las listas bonaerenses y porteñas. Los alfiles en común de ambos no disimulan esta etapa de desencuentros que abre el debate por los liderazgos. Sin embargo, hombres del exmandatario aseguraron a este medio que Larreta se encontraría más cerca de Macri que de Bullrich en la estrategia a desplegar en Córdoba, aunque muestren sintonía en otros distritos después de los fuegos cruzados entre ambos.

En otras palabras, Larreta habría situado su expectativa en el triunfo de la dupla integrada por Negri y Santos, aunque no habrá posicionamientos públicos que permitan chequear la aseveración. En concreto, en esta semana de testeo de tropas y apoyos, operadores de Larreta se habrían comunicado con el también exfuncionario de la Agencia Córdoba Turismo para manifestarle su apoyo.

Hubo un encuentro de importancia que permite apuntalar esta versión. La reunión más llamativa ocurrió ayer, a las cuatro de la tarde, en la sede del gobierno porteño. Allí, Larreta recibió a Negri. ¿El resultado? Un compromiso de cooperación con la campaña.

Ahora bien, Larreta seguirá evitando unciones explícitas. Dicen en influyentes despachos porteños que sigue insistiendo en la necesidad de “provincializar” la elección Paso de Córdoba o, en otros términos, evitar padrinazgos o madrinazgos nacionales porque en pocas semanas todos volverán a caminar juntos, aunque con nuevos ganadores y heridos. Ahora bien, por lo bajo, el juego quedaría liberado.

¿Original o copia?

Como sea, la dirigencia local impedida de confrontar directamente se embarcará en una pelea por mostrarse como la expresión original de la alianza. En el bunker de Negri y Santos planean realizar el primer acto de la campaña en la ciudad de Marcos Juárez, donde ganó por primera vez la alianza en Córdoba. La fecha tentativa es el 11 de agosto.

El kilómetro cero del cambio es gobernador por el macrista Pedro Dellarossa que, en un primer momento, quería evitar un pronunciamiento a favor de alguna de las expresiones, pero logró el entendimiento con el candidato de Macri. Lo mismo ocurrió con Eduardo “El gato” Romero que decidió apoyar a Negri y a Santos después de un llamado desde el exterior de su amigo y compañero de tardes de golf.

En tanto, la dirigencia del PRO que acompaña a la lista de Juez y De Loredo (que contiene a Laura Rodríguez Machado, Héctor Baldassi y Oscar Agost Carreño, entre otros) realizó el martes un acto con referentes partidarios como Agustín de la Reta, militantes y jóvenes que sirvió para mostrar volumen político en la Capital. Viralizaron las fotos del encuentro con la consigna “El PRO está acá”.