Macri blinda a Santos, pero vendrá Córdoba solo si es necesario

Federico Morales, hombre de confianza de Marcos Peña, interviene directamente en el diseño de las acciones del candidato a diputado. Analizan la conveniencia de una visita del expresidente si los sondeos acompañan al binomio que se completa con Mario Negri.

Por Yanina Passero

Las cuatro listas de Juntos por el Cambio que competirán en las Paso del 12 de septiembre comenzaron la semana con las actividades de rigor. Participaron de reuniones con dirigentes para repartir –según sus puntos fuertes y debilidades- los circuitos que caminarán en los próximos días; también, estuvieron en charlas con gurúes de la comunicación política. Otros, comenzaron con algunas actividades proselitistas para entrar en calor o pusieron de manifiesto herramientas del arte escénico en las filmaciones de spots publicitarios.

Asoman algunos ejes comunes: ubican al rival en la Cámara de Senadores en la figura de Cristina Fernández de Kirchner o cuentan a cuántos diputados está la Argentina de convertirse en Venezuela. Lo cierto es que, las dos expresiones mayoritarias -liderados por los binomios Mario Negri- Gustavo Santos y Luis Juez-Rodrigo de Loredo- no han insinuado cómo se diferenciarán ante el electorado.

El candidato del expresidente Mauricio Macri, Santos, ensayó un primer intento al asegurar que la lista de Juntos por Córdoba tiene la experiencia, madurez y equilibrio emocional que se necesita para defender la República. En el campamento del frente, el radical De Loredo aseguró que Cristina no querría tener sentado al frente a Juez.

Ambas expresiones de los exfuncionarios de Macri son para salir al paso, mientras se aguardan los resultados de los estudios cualitativos y cuantitativos que se traducirán en los ejes de una campaña que debe terminar sin sangre porque unidos deberán estar para las legislativas de noviembre.

Diez días después de la inscripción de los candidatos, asoma un recurso que los integrantes de Juntos por Córdoba intentarán explotar: Negri, Santos, Soher El Sukaria, Gregorio Hernández Maqueda y otros referentes buscarán instalar que este grupo expresa lo auténtico de la alianza.

Por estas horas se hacen gestiones para que la cofundadora de Cambiemos, Elisa “Lilita” Carrió, visite la ciudad en los próximos días para elogiar a su amigo Negri; mientras que Macri ya tiene trabajando a sus equipos al servicio de Santos, y por supuesto, de toda la lista.

La potencia de la maquinaria comunicacional del PRO no puede subestimarse, al punto que gran parte de ese aparato de precisión explicó que, pese a la derrota nacional de octubre, la alianza Cambiemos conservara su vigencia para los próximos turnos electorales. La coalición sigue siendo el principal espacio opositor del país y, en particular, el partido fundado en Buenos Aires, una usina de dirigentes con proyección nacional.

Federico Morales, un experto en campañas electorales que formaba parte de la mesa chica de quien fuera el jefe de gabinete de Macri, interviene directamente en el diseño de las acciones de Santos. Más allá de los ejes y estrategias, de los recursos y presencias, en ambos extremos de Juntos por el Cambio de Córdoba, existen interrogantes sobre el rol de Macri en la campaña por las Paso.

El PRO porteño afirma que el exmandatario jugará fuerte por Santos. Entienden que su liderazgo se plebiscita y, por lo tanto, quiere un resultado contundente en las urnas. Nadie ignora que la presidenta de su partido, Patricia Bullrich, permitió la división del macrismo cordobés en dos expresiones, pese a que en los comandos recoletos habían recomendado lo contrario horas después de que la mesa nacional de la coalición diera el visto bueno a las internas como mecanismo ordenador.

Ahora bien, Macri vendrá a hacer campaña a la provincia, sólo si es necesario, advierten en oficinas muy bien ubicadas de la ciudad de Buenos Aires. En primer lugar, el equilibrio debe primar, en especial, si los sondeos acompañan a su candidato.

El condicional es celebrado en el PRO local (y probablemente en el resto de la entente) porque saben que aquellos que siguieron las órdenes de Bullrich y cerraron con Juez y De Loredo quedarían expuestos y en la vereda del frente del máximo elector de Juntos por el Cambio en la provincia.

El Sukaria: “Los cordobeses somos el escudo contra el autoritarismo”

Los precandidatos de Juntos por Córdoba, Soher El Sukaria y Gregorio Hernández Maqueda, comenzaron a recorrer las seccionales de la Capital, en el marco de la campaña por las PASO. En la mañana de ayer, visitaron una panadería que dos jóvenes venezolanos abrieron en noviembre del año pasado, tras decidir radicarse en Córdoba por la crisis económica y política del país gobernado por Nicolás Maduro.

Durante la charla, los emprendedores manifestaron su preocupación por algunas señales de alarma como el racionamiento en la compra de productos básicos (aceite de cocina) y la escalada inflacionaria. Sin embargo, se mostraron contentos de estar en Argentina y, en particular, en Córdoba.

El contacto adquiere relevancia si se tiene en cuenta que Juntos por el Cambio afirma que en estas elecciones se juega la República y que desde el Congreso de la Nación se evitará llevar al país a la situación que atraviesa Venezuela.

“Reafirmar el compromiso por la República, la independencia de poderes. Los cordobeses somos el gran escudo hacia el autoritarismo y la prepotencia con la que el kirchnerismo pretende avanzar. Quiero llegar al Senado para aportar proyectos y también para decirle -de frente- muchísimas cosas a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner”, expresó El Sukaria.